Banner

ATQ Radio

 

 

Nuestras tarifas

Contactar

Contacta con nosotros



Aplicación El Sol

APP Semana Santa

Televisión

Youtube - Más videos de El Sol de Antequera

Petición de fotos


Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Encuesta

¿Conseguirá el Sitio de los Dólmenes ser Patrimonio Mundial de la Unesco?
 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Reflexión del Domingo 14 de enero, II del Tiempo Ordinario, Ciclo B PDF Imprimir E-mail
Escrito por padre Juan Manuel Ortiz Palomo   
Viernes, 12 de Enero de 2018 20:10
Queridos hermanos: En este domingo, que nos lleva a retomar el ritmo normal de la celebración de la eucaristía dominical en el Tiempo Ordinario, se centra en un tema muy importante  para la vida cristiana: la vocación, la llamada de Dios a seguirlo con toda nuestra vida.

Tanto el niño Samuel en la primera lectura como los primeros discípulos oyen esa llamada. Y desde entonces cambia su vida por completo. Siendo distintas, una casi un sueño y la otra una invitación directa, sin embargo su trasfondo es el mismo.
 
Dios conoce el corazón de las personas, su mirada es mucho más profunda que nuestra mirada superficial, que se suele quedar en meras «apariencias». Y por ello descubre el trasfondo de aquellas personas, como le gustaría hacer con todos nosotros.
 
Porque en el fondo descubrir la llamada y seguir la vocación de cada uno es, humildemente, intentar vivir de y para Dios. Y desde Él, para todos nuestros hermanos. Así descubre en el pequeño Samuel al profeta, que siendo un hombre, presentara de nuevo al pueblo de Israel la palabra de amor y esperanza que Dios quería dirigirles. 
 
Y como obras son amores, su misión no será sólo una voz más, sino que él ungirá al rey David, el amado de Dios. El mejor gobernante de su pueblo. Y en cuya casa nacería el Esperado, el Mesías, como hemos recordado en Navidad.
 
Más directa es la llamada del Señor a los primeros discípulos. Da mucha información a pesar de lo breve que es el relato. Lo primero es que Andrés y Juan, los primeros invitados por Jesús a unirse a su proyecto, eran discípulos del Bautista, y así participaban de la expectativa que muchos en Israel vivían, ante la inminente llegada del Salvador. 
 
Juan Bautista invitaba a cambiar de vida, a convertirse. Pero también había dicho que él no era el que tenía que venir. De ahí su confesión: «Este es el Cordero de Dios», el que tenía que venir. En el fondo, es una invitación para que Andrés y Juan se vayan a conocerlo.
 
Llevados por la curiosidad se van con él, quieren conocer a aquel hombre del que el Bautista tanto les había hablado. No sabemos mucho de lo que hicieron en aquella primera tarde que pasaron juntos. Aunque como ocurre con todos los momentos importantes de la vida, por mucho tiempo que pase, lo recordamos como si nos estuviera ocurriendo ahora mismo. 
 
Es lo que pasa con este texto. Muchas décadas habían pasado cuando Juan Evangelista lo recoge en su evangelio. Pero el que fue a las «cuatro de la tarde» señala cuanto vivía aún en su corazón aquel primer encuentro que les cambió la vida. A ellos y a quienes quisieron escucharlos. Como Simón, el hermano de Andrés, nuestro querido Pedro. Va corriendo a decírselo a su hermano, quiso compartir con él la noticia. Pero a este no le bastó con escucharlo, sino que quiso comprobarlo en primera persona.
 
También le cambió la vida, no sólo el nombre. Simón será desde entonces Pedro, y su vida sólo tendrá sentido desde entonces a la sombra de su Maestro, de su Señor. En muchas ocasiones el Evangelio nos hablará de ello. Y detrás de todas sus acciones, hasta de su traición, siempre estará su gran amor por Jesús. Desde aquel momento, Jesús y su Buena Noticia fue el único «sentido de su vida».
 
Y nosotros ¿hemos escuchado su voz, hemos descubierto nuestra vocación, ese camino de felicidad y plenitud que Dios quiere ofrecernos? Es uno de los trabajos siempre pendientes en la Iglesia y de los que formamos parte de ella. Para nuestra vida o para la vida de los nuestros (cuantos padres ponen «trabas» a sus hijos cuando aparece una posible vocación religiosa…). 
El Señor sigue llamando. Aunque parece que cada vez es más difícil oír su voz. Esperemos que entre todos facilitemos la «primavera vocacional» que el mundo necesita. Dejémonos ayudar por Él. ¡Feliz día del Señor a todos!
 
padre JUAN MANUEL ORTIZ PALOMO

 
  Retroceder
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Reportajes

article thumbnailLas rebajas de invierno llegan a los comercios de Antequera

  Ir a las rebajas se ha convertido en una práctica habitual entre los españoles y aunque desde hace varios años los comercios pueden arrancar sus rebajas cuando deseen, el día 7 de enero es para muchos la fecha oficial del comienzo de los descuentos de invierno. Los codazos y las carreras ya son historia en el tradicional comienzo de las...
Ver +

Otros Reportajes
 

 

 

 

El espacio del lector

article thumbnailSonrisas en el hospital

Lunes, 15 Enero 2018

La Asociación Cultural “Antequera Teatro” regaló magia y humor en el Hospital Comarcal de Antequera, ofreciendo un espectáculo de animación el pasado viernes 29 de...
Ver +

Otros Artículos
 

Opinan Redacción y Colaboradores

Redacción

Conozca Antequera

La Villa Romana de la Estación será visitable en un museo al aire libre

Una de las grandes noticias para la Antequera de la época romana se ha producido a comienzos de 2018, cuando el Ministerio de Fomento ha anunciado la aprobación del proyecto de puesta en valor de...
Ver +

Otros Artículos

Colaboradores

Semana Santa

Horarios e Itinerarios de las cofradías en la Semana Santa de Antequera de 2017

La Semana Santa de Antequera de 2017 anuncia procesiones desde el Domingo de Ramos, 9 de abril, hasta el Domingo de Resurrección, 16 de abril, con los horarios...
Ver +

Otros Artículos

 

Especial Navidad

Para Reyes, regale Literatura antequerana, disponibles en tu librería

Hay una pregunta con su respuesta que todos los años se repite en mi casa: ¿qué te regalamos para Reyes? Mi respuesta es siempre la misma: libros. Y es que aunque el tiempo que...
Ver +

Otros Artículos