Banner

ATQ Radio

 

 

Nuestras tarifas

Contactar

Contacta con nosotros



Aplicación El Sol

APP Semana Santa

Televisión

Youtube - Más videos de El Sol de Antequera

Petición de fotos


Banner
Banner
Banner
Solemne Vigilia Pascual, Noche del Sábado Santo PDF Imprimir E-mail
Escrito por padre Juan Manuel Ortiz Palomo   
Sábado, 31 de Marzo de 2018 12:00
Tras el largo y duro día, cayó la noche sobre Jerusalén. Aunque para Israel aquello no era más que la continuación de la fiesta del día de Pascua, para aquellos galileos, el duelo continuaba, el dolor seguía llenando la casa. La oscuridad que ahora inunda las calles de la Ciudad Santa, reinaba en sus corazones desde el momento de la muerte de Jesús. 
 
Así afrontaban su Madre y los pocos amigos que le quedaron al Maestro otra noche sin su presencia física, solo con el dolor por su pérdida. Acaba el descanso de la Fiesta, pero continuaba ese vacío que nada parecía llenar. Sin embargo, aquella oscura noche iba a ser de nuevo memorable. Lo fue cuando el sueño de Dios se hizo realidad en la Creación. Asimismo, fue así cuando el clamor de su pueblo en Egipto llegó hasta Yahvé, y con Moisés al frente, salieron camino de la Tierra prometida cruzando el Mar Rojo. O lo fue de nuevo, cuando el pueblo salió de la «depresión» del exilio de Babilonia para volver a la Tierra Prometida. 
 
Pero, como suele ocurrir con Dios, lo mejor estaba aún por llegar. Porque esta es la noche que cambió la Historia para siempre. Al final, la Noche, aquella noche, fue el único testigo del mayor acto de amor de la Historia, de cómo el Padre resucita a su hijo Jesucristo. Esa es la gran razón que hace que los cristianos de todo el mundo nos reunamos en esta noche santa a hacer memoria agradecida de nuestra salvación. Desde el principio la Iglesia ha denominado a esta Vigilia como la Madre de todas sus celebraciones, pues desde ella nace y se actualiza el centro de nuestra fe, la celebración del triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte. Gracias a Dios, poco a poco se va recuperando con toda su riqueza. 
 
Pide la liturgia que al menos se celebre en todas las iglesias que tengan pila bautismal. Es decir, al menos en todas las parroquias para bendecir el agua donde nacerán a la fe los nuevos hijos de la Iglesias. Porque ése es otro de los grandes sentidos de esta celebración. Si la Cuaresma nace como el periodo de preparación para los que esta noche santa iban a recibir el gran sacramento de la Iniciación, todavía hoy es para todos los cristianos una oportunidad de renovar nuestro bautismo, de refrescar la gracia que recibimos al ser hechos Hijos de Dios.
 
Comienza la celebración fuera de la Iglesia, para poder bendecir el fuego que nos permitirá encender el Cirio Pascual. Es la luz que en Cristo quiere disipar las tinieblas de nuestra vida como alumbra la oscuridad de esta noche Santa. Con nuestras velas encendidas entramos en el templo para escuchar la palabra de Dios, aún con la Iglesia prácticamente en penumbra. En esta noche, la Palabra de Dios es más que nunca, un relato de los principales momentos de la Historia de la Salvación. Como acabamos de decir, desde la Creación hasta la Resurrección vamos oyendo como Dios no sólo no se ha olvidado nunca de su pueblo, sino que su apuesta por la Humanidad sigue siendo una realidad. Y lo mejor de todo, seguirá siéndolo hasta que su plenitud sea una realidad para la vida de todos sus hijos nacidos en el Bautismo.
 
Finalmente, la Eucaristía, que volvemos a celebrar tras el «ayuno» del Viernes Santo. Ya los cristianos de los primeros siglos decían que «sin la Eucaristía no podemos vivir». Por eso, en esta noche santa no podía faltar este memorial del Cenáculo y del Calvario. Es otro de los hechos destacados de esta fiesta: el Misterio de Cristo, su Redención pasa por esos pasos de sufrimiento que terminan en su Resurrección. 
 
El Resucitado lleva en su cuerpo glorioso los signos de la Pasión, sus llagas muestran el sufrimiento que lo han llevado hasta la Gloria. Como decía San Pablo a los primeros cristianos, “Cristo me amó y se entregó por mí”. (Gál. 2, 20). Ésa es nuestra esperanza, la de disfrutar de su nueva vida. ¡Feliz Pascua de Resurrección a todos! Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción). 
 
 
 
 
 
Última actualización el Jueves, 22 de Marzo de 2018 12:13
  Retroceder
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
 

 

 

 

El espacio del lector

article thumbnailUn cierre que lleva meses roto

Miércoles, 25 Abril 2018

La zona infantil del Paseo de la Negrita se reformó hace ya tres años, incluyéndose una ‘valla protectora’ en la salida del propio parque para que los más pequeños no...
Ver +

Otros Artículos
 

Opinan Redacción y Colaboradores

Redacción

Conozca Antequera

La Villa Romana de la Estación será visitable en un museo al aire libre

Una de las grandes noticias para la Antequera de la época romana se ha producido a comienzos de 2018, cuando el Ministerio de Fomento ha anunciado la aprobación del proyecto de puesta en valor de...
Ver +

Otros Artículos

Colaboradores

Semana Santa

Solemne Vigilia Pascual, Noche del Sábado Santo

Tras el largo y duro día, cayó la noche sobre Jerusalén. Aunque para Israel aquello no era más que la continuación de la fiesta del día de Pascua, para aquellos galileos, el duelo...
Ver +

Otros Artículos

 

Especial Navidad

Para Reyes, regale Literatura antequerana, disponibles en tu librería

Hay una pregunta con su respuesta que todos los años se repite en mi casa: ¿qué te regalamos para Reyes? Mi respuesta es siempre la misma: libros. Y es que aunque el tiempo que...
Ver +

Otros Artículos