Este fin de semana concluye una semana intensa de visitas al Cementerio Municipal, columbarios y sitios que recuerden a los seres queridos fallecidos. En estos tiempos del segundo decenio del siglo XXI, Antequera tiene ya como costumbre despedir a sus familiares en el Tanatorio Municipal de Antequera gestionado por el Grupo Albia. Atrás quedaron las imágenes de la calle Picadero en el antiguo Hospital o las despedidas en las casas de los difuntos.

 

Tras su apertura en octubre de 2013, se ha ido normalizando su uso, a falta de que se pueda utilizar la capilla anexa como lugar de despedida católica junto al Cementerio. Conversamos con su responsable, Julián de la Maza Trigueros.

La madurez, el dejar de ser niño, se empieza a padecer cuando tienes que afrontar la despedida de un ser querido. Es algo que nos tocará a todos, estar a un lado y otro de esos días que parecen estar fuera de nuestra rutina en la que nos quejamos de todo, pero no nos damos cuenta de lo frágil que es la vida.Uno de los trabajos más complejos emocionalmente tiene que ser el de atender los servicios funerarios.

En Antequera, desde octubre de 2013 se ha ido implantando el servicio del Grupo Albia en el Tanatorio Municipal de Antequera. Un lugar donde buscan “hacen sentir a familiares y amigos que se despiden de un ser querido con dignidad y respeto, acompañándolos en los primeros pasos del duelo”. 

En la actualidad, Albia, recibe en el Tanatorio Municipal “el 80 por ciento de los decesos en Antequera, desde el Grupo Albia en Antequera, que forma parte del equipo de mil personas que forman los 250 centros funerarios en España, que atienden una media de 70.000 familias al año”.

Ante unos momentos tan trágicos, ¿de dónde sacan las fuerzas para afrontar la situación?: “Los funerarios solemos autoreactivarnos y para ello es fundamental la vocación de servicio. Sabemos que nuestro trabajo siendo difícil y complejo, es altamente recompensado por el agradecimiento de los familiares. Esta gratitud es la que da sentido a nuestro trabajo”.

¿Cuándo empieza su trabajo?: “Pues cuando la aseguradora o la propia familia del fallecido nos llama tras el deceso y nosotros contactamos con la familia y le gestionamos los servicios que precisan para la despedida del ser querido”.

¿Tienen horario o están las 24 horas?: “Permanente. El primer contacto es telefónico con algún familiar para contrastar la información y pedirles que nos adelanten lo que precisan. Nosotros estamos las 24 horas de servicio, por lo que sea la hora que sea, una vez nos lo comunican, nos trasladamos al domicilio o al Hospital para trasladar el cuerpo a nuestro Tanatorio”.

Debe ser muy complicado hablar con alguien que acaba de perder un ser querido: “Así es, nuestro trabajo es duro y difícil en todos los aspectos: atender a una familia que acaba de perder a un ser querido, es muy difícil, quizá sea el momento más duro de nuestras vidas, pero para afrontar ese momento nos preparamos y nos formamos a diario. Lo que intentamos por encima de todo es ayudar, orientar y asesorar a los familiares en base a nuestra experiencia y conocimientos. En este sentido, es importante destacar, que Albia cuenta con un departamento de Atención Emocional, que tutela y supervisa todos nuestros procesos de trabajo y ello nos permite adaptar y ofrecer ayuda constante y actualizada a los familiares que contribuye a mitigar el impacto psicológico que supone la pérdida de un ser querido”.

 

El trabajo en una funeraria y tanatorio

Un oficio como otro cualquiera. “Como para todo trabajo, hay que servir. Está claro que se trata de un trabajo especial, distinto, pero al mismo tiempo muy desconocido para el gran público. Soy de la opinión que el funerario no nace, se hace. En este sentido, todavía no existe una escuela de negocio o una academia que enseñe nuestra profesión, y por ello Grupo Albia, apuesta decididamente por la formación interna. La formación es fundamental para ser un buen profesional funerario y estar actualizado en todas las materias que afectan a nuestro trabajo diario; atención emocional, protocolo, gestión documental, conducción, tanatoestética, legislación, ofimática, son algunos ejemplos. Pero sobre todo, Albia trabaja para crear un estilo propio”.

Cuando preparan al difunto que acaba de llegar al tanatorio, ¿cómo reaccionan? Suponemos que mucho respeto y... ¿tal vez miedo?: “Efectivamente, mucho respeto y ningún miedo. Tras 20 años de experiencia en el sector, tengo la convicción y así la comparto, que los difuntos no hacen nada, en todo caso, de tener miedo habría que tenerlo de los vivos. Cuando realizamos labores de tanatoestética lo que buscamos es obtener el aspecto más natural posible del fallecido, con el propósito de permitir a los familiares el poder despedirse con la mayor dignidad y respeto que sea posible. En Albia entendemos que el recuerdo de la despedida es muy importante para la familia, y trabajamos para cuidar todos los detalles”.

Pasan los años y cada vez hay más cremaciones y se van reduciendo los entierros. “En 2011, una de cada diez defunciones  en Antequera optaban por la cremación. Hoy, en 2019, podemos indicar que la tendencia está cambiando, y por cada seis entierros ya se producen cuatro cremaciones”.

Suponemos que la reacción ante la muerte dependerá de la circunstancia, no es lo mismo alguien mayor que una persona joven: “La reacción ante la muerte es imprevisible e inesperada. Y a cada persona le afecta de una manera distinta, independientemente de la edad que tenga o el lazo afectivo que le una al fallecido. Hay muchas formas de afrontar las distintas fases del duelo. No cabe duda, que los fallecimientos traumáticos o inesperados, máxime si son de personas jóvenes, suelen ser los más dolorosos y lo más difíciles de asimilar. Y aunque la muerte, es un proceso natural del ciclo de la vida, y así hay que entenderla, en mi opinión nunca se está preparado del todo para una despedida de un ser querido”.

 

Nuevas tendencias en los tanatorios

Hablábamos de las cremaciones cómo se han implantado tras los tanatorios en sí. ¿Qué se va ofreciendo como novedad?: “Muchas cosas, aunque no todas calan o son bien acogidas por los usuarios y familias. A corto plazo, en los tanatorios se ofrecerá la posibilidad de personalizar las estancias y espacios de la sala de duelo, con aroma terapia o proyecciones en 3D, por ejemplo. En el sector también se ofrece ya la posibilidad de realizar colgantes o pulseras a partir de las cenizas de los fallecidos. También existen aplicaciones vinculadas a redes sociales, al servicio de las familias, para poder gestionar la prestación funeraria, donde se incluyen horarios, mensajes de condolencias, venta de flores... Sin olvidar el auge de las ceremonias personalizadas de despedida, con la posibilidad de incluir orador o música durante la ceremonia. Aquí en Antequera ya se han realizado varias con mucha aceptación”.

Además del entierro católico, ¿qué más ritos se van desarrollando?: “Es cada vez más frecuente y va en aumento la celebración de ceremonias civiles o laicas. En el ámbito religioso, la comunidad Evangelista de Antequera, por ejemplo, organizan sus propias ceremonias, y suelen hacerlo en nuestras instalaciones. Por otra parte otras tendencias también en auge son las que llegan de otras latitudes. Las comunidades extranjeras son cada vez más numerosas y variadas en la provincia de Málaga, como las inglesas, alemanas o nórdicos por ejemplo. Y sus ritos funerarios y religiosos son cada vez más frecuentes y más conocidas por aquí”.

Hablando de la capilla, ¿para cuándo su utilización?: “Como ya hemos comentado en más de una ocasión, el  Tanatorio Municipal de Antequera se proyectó con el espíritu de aglutinar y centralizar la prestación funeraria de la localidad, ceremonias religiosas incluidas, por ello cuenta con dos capillas. Pensando siempre en la comodidad de los usuarios. En la práctica, las instalaciones están operativas y a disposición de los usuarios”. 

¿Entonces por qué no se usa la grande?: “En el caso de las ceremonias católicas, no estamos teniendo cobertura de oficiantes. Es una cuestión que se trasladó en su momento al Arciprestazgo de Antequera, y sobre la que todavía no se ha aportado ninguna solución. Nuestro deseo sería poder ofrecer y utilizar las instalaciones como alternativa en las despedidas católicas, siempre que así lo demandara expresamente la familia y pudiésemos disponer de oficiantes para poder celebrar la ceremonia.  Es una cuestión que no depende directamente de Albia”.

 

El empleo del Tanatorio del Grupo Albia

Un servicio en auge y ¿cuánto empleo ofrecen?: “Somos siete trabajadores directos y dos indirectos en la cafetería que son un servicio externo. Nuestra idea es seguir aumentando plantilla, ya que vamos ampliando los servicios funerarios por pueblos de la comarca, como son Campillos, Teba...”. 

¿Qué se está practicando en la capital que con el tiempo se incorporará a Antequera?: “Creo que el servicio ‘Homenaje a la vida’ que consta de un orador con acompañamiento musical donde, dentro de la propia despedida religiosa, interviene y hace una lectura con referencias al difunto presente. En la capital se va implantando y suponemos que con el paso del tiempo se irá imponiendo también en Antequera”.

Así es Julián de la Maza Trigueros, el responsable del Grupo Albia en Antequera, quien atiende el 80 por ciento de las despedidas de los seres queridos en Antequera junto a su equipo, quienes son... “ángeles de la guarda”, que preparan el cuerpo de nuestros seres queridos en su despedida de nosotros y nos ayudan a afrontar ese momento trágico. Y paradojas de la vida, en un momento de dolor, se agradece el trabajo bien hecho de los profesionales funerarios. No volveremos a ver a la persona que se nos fue... pero sí a las que cuidaron de sus cuerpos en los últimos momentos. ¡Gracias por tanto en tan poco tiempo que supone la despedida!

Más información, edición impresa sábado 2 de noviembre de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).