Antequera amanecía el jueves 2 de diciembre con la triste noticia del fallecimiento a los 85 años del que fuera su alcalde, Joaquín Jiménez Hidalgo, un político que fue testigo y partícipe en la Transición Española, llegando a ser presidente de la Diputación Provincial de Málaga, senador del Reino de España y parlamentario andaluz.

Alcalde que fue de la ciudad entre 1975 y 1977, hasta que fue designado presidente de la Diputación Provincial, siendo después senador y parlamentario andaluz, por lo que fue uno de los políticos más activos, influyentes y alcalde que llegó al más alto nivel de la Política.

Tras el conocimiento de su pérdida, el Ayuntamiento declaró luto oficial, suspendido las actividades de inauguración de la campaña navideña y anunció que se velaría durante la tarde en una capilla ardiente en el Salón de Plenos. Allí se colocó una copia de un retrato pintado por el artista Revello de Toro.

A las 14,15 horas, llegaba el féretro que subió hasta el Salón de Plenos, en cuya puerta aguardaban el alcalde Manuel Barón y el teniente de alcalde Ángel Seguridad, así como una escolta de honor de la Policía Local.

En el interior, su esposa Francisca Bermúdez Ortigosa, acompañada por sus hijos: Diego, Joaquín, María Jesús, Virginia, Francisco, Tomás y Emilio; nietos y familiares más cercanos. Tras el silencio al entrar el cuerpo si vida, el Alcalde entregó una bandera de la ciudad que le colocó un hijo y una nieta sobre el féretro.

Desde ese momento y hasta las 21 horas, fueron mostrando su pesar amigos y vecinos que lamentaban la pérdida de este personaje de la ciudad, como político y como empresario que fue del mundo agrícola con los tractores John Deere.

El duelo siguió en el Tanatorio de Antequera hasta las 23 horas y se reanudó a las 9 de la mañana, siguiendo los protocolos vigentes de la pandemia. Ya el viernes, a las 11 horas fue despedido en la iglesia colegial de San Sebastián.

Presidió el arcipreste Antonio Fernández, con la ayuda del carmelita Juan Luna. El Arcipreste destacó su papel de servidor a la sociedad.  Utilizó parte del Evangelio pronunciado en el que comparó el puente de la vida con el de su labor, desde la familia a la Política, pasando por el campo. 

Agradeció al Ayuntamiento por haber dejado que se velara en su Salón de Plenos, ya que fue un personaje muy activo en la época de la Transición. Terminó mandando un mensaje de consuelo, de ánimos, esperanza de vivir el momento con dolor y con paz interior. Fue enterrado en el Cementerio de la Ciudad.

JoaquinJimenez 02 04122021

 

Pesar de los alcaldes de Antequera

El actual alcalde Manuel Barón manifestaba que lamentaba “desde el Ayuntamiento y personalmente la pérdida de un antequerano ejemplar, ejemplo de honradez, de honestidad y figura política del máximo nivel en la Transición Española en Antequera”.

Fue alcalde “en el paso crucial de la Dictadura a la Democracia”, haciendo “esa magnífica Transición”. Y fue “un gran hombre, que tanto el dio a la ciudad”.

Contactando con alcaldes anteriores, Ricardo Millán recuerda que tuvo ocasión “de tratarlo con más intensidad, con el nombramiento de Hijo Adoptivo en el 2004. Dedicó toda su vida a nuestra ciudad, bien en el ámbito de la política como en el de la empresa, teniendo en ambos casos, una gran consideración por la ciudadanía”.

Por su parte, Jesús Romero destaca su faceta como profesor de Educación Física. “Me dio clase de gimnasia en los Carmelitas y recuerdo con cierto cariño cómo me animaba a superar las pruebas de subir la cuerda hacia arriba y saltar el potro y me decía: ¡Benítez, tú puedes!”.

Y Paulino Plata recuerda: “Fuimos constituyentes del Parlamento de Andalucía y compartimos aquellos primeros cuatro años de esa histórica legislatura. Fue un hombre amable y dialogante que vivió los momentos complejos, delicados y esperanzadores de la Transición y con su moderación aportó su granito de arena a la consolidación de la Democracia”.

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 4 de diciembre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).