El antequerano Eduardo Ruiz Vegas es, desde el pasado 22 de abril, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Málaga y Melilla. Tras llevar diecisiete años en diferentes puestos directivos, daba el paso al frente para encabezar la única candidatura presentada a los comicios.

 

“Los doce últimos años he sido vicepresidente primero, y en todo este tiempo me ha impulsado a estar en esta ocupación voluntaria y altruista ha sido el trabajar por una profesión por la que estoy absolutamente enamorado, porque me parece que tiene una inserción en la sociedad tremenda, tocamos muchos temas que son esenciales para las personas o las empresas”, señala con gran pasión hacia esta labor.

En este sentido, detalla que “nos centramos en ese punto de conexión entre las administraciones, las empresas, los trabajadores, la ciudadanía en definitiva”. Por eso, “estamos hablando de la vida de todas las personas, y eso resulta apasionante porque además es una actividad que además no para de actualizarse, es muy intuitiva, y en los últimos tiempos con la pandemia ha adquirido más relevancia aún con todos los expedientes de regulación de empleo que hemos tenido que tramitar”, añade el presidente.

A pesar de tocar tantos ámbitos, la profesión de Graduado Social sigue siendo una gran desconocida para la sociedad: “Es una cuestión en la que siempre estamos trabajando, con el objetivo de ser más visibles. Es una profesión extremadamente usada y muy poco visible, lo que hace que sea una circunstancia rara. Pero eso viene muchas veces por la denominación, porque la mayoría del público nos conoce como el gestor, el asesor, el de los papeles en definitiva”.

“A nosotros nos toca hacer esa labor de visibilidad, de que nos reconozcan por el nombre y la denominación que tenemos, y ese es uno de nuestros grandes objetivos, no de ahora sino desde hace ya muchísimo tiempo”, solicita para que “se nos reconozca como lo que somos”.

Son otros muchos los retos que se plantea el equipo encabezado por Eduardo Ruiz en los próximos años. “Necesitamos una mejora en la gestión con la administración pública, que es tremenda. A raiz de la pandemia se ha tomado un camino muy virtual, por lo que es muy difícil cerrar una cita presencial con la administración”

Incluso, denuncia que “algunas aún no han abierto, lo que de cara al ciudadano es terrible por no poder ir con sus asuntos a una ventanilla, que ya de por sí era complicado, pero ahora en muchos casos es imposible”. Esta dificultad hace que “los graduados sociales estemos absolviendo mucha carga de trabajo de lo que sería la presencialidad, que el ciudadano tenga un sitio donde ir”. Así, “se podría pensar que estamos encantados porque es nuestro trabajo, pero nosotros también tenemos la dificultad de establecer esa comunicación con la administración”. “Es fundamental mejorar la comunicación y la gestión con las administraciones, si no, se creará un tapón”, asegura Ruiz.

Tampoco olvida la formación, “otro aspecto permanente, porque no somos una profesión que  podamos mirar  un libro de hace un año, ya que permanentemente hay que ir actualizándoselo. Transmitirle eso a nuestro compañeros es una constante”, principalmente “para intentar allanarles el camino y facilitarles todo aquello nuevo que va saliendo”.

 

 

Acercar los centros de conciliación a las comarcas

Toda esta labor está dirigida a un colectivo formado por cerca de un millar de graduados sociales. “Actualmente somos 956, tanto en Málaga como en Melilla”, cifra el presidente del Colegio; quien como antequerano no olvida a los colegiados de la Comarca de Antequera, con los que mantienen una estrecha relación.

Reconoce que los profesionales de la provincia tienen más dificultades en el ejercicio de su labor que los que están asentados en la capital, a pesar de que “desde el año 2006, precisamente para ir mejorando esa conexión con la provincia, hemos querido mantener reuniones con los compañeros de cada comarca para conocer sus necesidades”.

“En el caso concreto de Antequera, nos encontramos con el problema añadido de la distancia, porque todos los juzgados de los social están en Málaga, así como los centros de conciliación”. Así, “al final la dificultad que se encuentran los compañeros de las comarcas es que tienen que desplazarse para cualquier gestión, ya que no tienen una sede administrativa en su localidad; lo que supone un hándicap tanto de tiempo como de dinero”, según precisa. 

Eduado Ruiz nos explica que “los Juzgados de Antequera no atienden ninguno de los temas que abordamos los graduados sociales”. Es un tema que no va a cambiar, ya que “la tendencia es centralizar cada vez más en Málaga” todos los aspectos relacionados con lo social.

Para solventar esta dificultad “hemos propuesto  a la Junta de Andalucía que haya un centro de conciliación itinerante que pudiera tener un día en Antequera, otro en Marbella, otro en Ronda...”. De momento, no hay grandes avances al respecto, “y la respuesta es la falta de personal y de medios, aunque es algo que ya sucede en la provincia de Granada con el desplazamiento a Motril”, por lo que no es descartable que en un futuro se implante en nuestra provincia.

Sí que están más cerca los colegiados de la provincia en lo que respecta a la formación, sobre todo a partir de la pandemia, ya “que actualmente ya se imparten por videoconferencia, lo que facilita mucho la participación de todos desde sus propios despachos o domicilios”

Pese a ejercer su profesión en la capital, donde reside desde que tiene diez años, en todo este tiempo nunca ha perdido el contacto con su tierra, “donde tengo hermanos, tíos, sobrinos...”“Mi tierra es mi tierra”, asegura orgulloso de no haber perdido los lazos con su ciudad natal, “a la que visito con mucha frecuencia porque me encanta”.

No falta nunca el 8 de mayo, jornada en la que se celebra la función al Señor de la Salud de las Aguas dedicada a los gremios de Abogados (con cuyo Colegio de Antequera mantienen “una extraordinaria relación”) y Procuradores. “Es un orgullo para nosotros formar parte de las novenas, y es una forma más de acercarnos a la sociedad”, manifiesta.

Este año, además, acudirá por primera vez como presidente del colegio, “y va a ser un orgullo acompañar a todos los compañeros en un acto tan entrañable; para mí es un día muy bonito”“Le tengo mucho cariño al Señor, es algo que viene de mi familia, he estado yendo desde chiquitillo, y para mí es algo entrañable. Si encima puedo ir representando al colegio, pues mucho mejor”, señala Eduardo Ruiz, su flamante presidente.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 7 de mayo de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).