Antequera se suma a un nuevo mapa, el del Paleolítico, al encontrarse el que sería el primer poblado conocido, fechado entre 30.000 y 60.000 años, que enlaza con la ruta de los núcleos que venían de la Costa del Sol para cazar y buscar alimentos en la fértil vega antequerana.

Se trata de un yacimiento formado inicialmente por una cueva con pinturas rupestres, así como un enterramiento y cerámicas de la Edad del Cobre, que se han encontrado casualmente tras el aviso de dos senderistas que vieron una mandíbula que fue el detonante del hallazgo. 

Las pinturas relacionan a este lugar con las cuevas de Nerja, Ardales o del Rincón, lo que lleva al descubrimiento de un lugar por la zona de las Pedrizas y los Pinos del Romeral, que estaba siendo buscado desde hace más de cincuenta años.

Hasta ahora, se conocían poblados neolíticos de hace 6.000 años entre la Cueva del Toro del Torcal de Antequera y las comunidades que construyeron los dólmenes de Antequera, pero al valor excepcional universal del Sitio de los Dólmenes de Antequera que la UNESCO reconoció como Patrimonio Mundial, se suma un nuevo vestigio que será centro de investigaciones en los próximos años.

Los senderistas comunicaron al final del año pasado al Área de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento que se encontraron con una mandíbula humana entre otros objetos, donde fueron y se sorprendieron por lo que había en el lugar, según destaca el arqueólogo municipal Manuel Romero.

El alcalde de Antequera, Manuel Barón y la teniente de alcalde delegada de Patrimonio Histórico, Ana Cebrián, lo califican como “uno de los hallazgos arqueológicos de mayor importancia en las últimas décadas en la provincia de Málaga”. 

Se trata de un yacimiento donde ya sea por movimientos naturales o por una cantera próxima, han hecho sacar al exterior el interior de una cueva con pinturas paleolíticas y un enterramiento posterior fechado en la Edad del Cobre.

Entre los primeros expertos en su investigación han estado el arqueólogo municipal Manuel Romero y lo especialistas de las cuevas de Nerja y Ardales, Luis-Efrén Fernández y Pedro Cantalejo, así como el especialista del Arte Rupestre Paleolítico, Hipólito Collado.

Se trata de la presencia humana más antigua localizada en el municipio de Antequera, que conserva un panel con manifestaciones gráficas paleolíticas realizadas con pigmento rojo.

 

Pinturas rupestres en el exterior tras el paso de miles de años

Está en un gran bloque que se ha desplomado unos 90 grados de su posición original, por lo que los signos dibujados, originalmente verticales, aparecen ahora en horizontal. Son dibujos no figurativos, donde se emplearon pigmentos rojos obtenidos del óxido de hierro y consistentes en manchas, trazos lineales, barras y puntuaciones realizadas con los dedos o sopladas (pulverizadas o escupidas) sobre paredes de cavidades naturales, con estalactitas, estalagmitas, pliegues o aristas.

Se han comparado con otros similares detectados anteriormente en las cuevas de Nerja, Ardales, Higuerón y Victoria (Rincón de la Victoria), Calamorro (Benalmádena), Pecho Redondo (Marbella) y la Pileta (Benaoján).

Comparando con las investigaciones previas en Ardales y Nerja, se pueden fechar entre hace 30.000 y hasta 60.000 años, lo que los sitúa en las fases previas al conocido Arte figurativo Paleolítico Europeo.

Conformarían un ciclo que se viene denominando “horizonte anicónico” y que tiene una amplia extensión geográfica. Una vez se pueda proceder a una investigación científica en el terreno se podrán realizar dataciones concretas sobre su antigüedad combinando analíticas de Uranio-Torio y Radiocarbono.

El alcalde de Antequera, Manuel Barón, ha calificado el descubrimiento como “un hecho singular, histórico e inédito”, trasladando el hecho de que “a partir de ahora retrocede en su historia hasta unas decenas de miles de años hacia atrás pasando del Neolítico al Paleolítico gracias a este hallazgo”.

Por su parte, Ana Cebrián ha confirmado que el yacimiento ya es Bien de Interés Cultural (BIC), trabajándose ya en un proceso de investigación más amplio y profundo, para protegerlo y ponerlo en valor.

“Se reafirman y se consolidan todas las teorías todas las teorías existentes como que la provincia de Málaga es un lugar único en lo que significaba el Paleolítico dentro de la Europa Continental. Además, Antequera vuelve a ser, hoy más que nunca, ciudad milenaria, paleolíticamente milenaria”, aseguraba el Alcalde. 

Junto con cavidades extremeñas, portuguesas y de la Cornisa Cantábrica, Málaga se ha convertido en un verdadero “laboratorio” para la datación del interpretación del Arte Paleolítico.

Al respecto han informado el arqueólogo municipal y coordinador de todas las actuaciones que se están desarrollando, Manuel Romero, así como los especialistas Luis-Efrén Fernández y Pedro Cantalejo, conservadores e investigadores responsables de la Cueva de Nerja y la Cueva de Ardales.

Es un nuevo campo de investigación donde se localiza lo que se esperaba, pero no se tenían datos: una zona paleolítica en la encrucijada de caminos que siempre ha sido la zona de Antequera por su localización en el mapa.

 



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 14 de mayo de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).