Proyecto Humano acoge la otra cara, la que no se ve en sociedad ni en los postureos de las redes sociales. Es la puerta que se llama cuando una adicción, un problema de conducta, se hace presente en el día a día de una persona, de un entorno, de una familia. 

El próximo 2 de noviembre se cumplirán 30 años del inicio de la aventura de Proyecto Hombre, hoy Proyecto Humano. El pequeño local de calle Pasillas abría sus puertas con el respaldo de la Asociación Resurgir.

Fue el arranque del centro terapéutico de prevención e intervención en adicciones, con o sin sustancias y otras conductas de riesgo, que luego tendría el complemento de  Casa Menga, la vivienda de apoyo como recurso de Proyecto Humano.

En la tarde del miércoles 28 quedamos con Marisa Martín Ramírez, directora del centro terapéutico de Proyecto Humano, quien nos comparte las actividades previstas para ese aniversario y el sueño de seguir creciendo con una nueva sede, esta vez en el antiguo convento de los Capuchinos, donde esperan estar antes de final de año.

Tres decenios de aquel día que “abrimos un 2 de noviembre por primera vez las puertas en calle Pasillas. Durante 28 años hemos sido Proyecto Hombre, ahora hemos cambiado el nombre a Proyecto Humano, porque no sólo acogemos a hombres, sino a muchas mujeres que ya solían venir. Por lo que queremos que ésta sea su casa y decidimos cambiar el nombre para que todos se sientan identificados”. 

Empezaron dependiendo de Málaga, pero con el paso de los años “ya no tenemos una dependencia total del programa base porque nos hemos hecho muy grandes, con infraestructura y personal para funcionar por nuestra cuenta”.

La Asociación Resurgir sigue dando cobertura al centro terapéutico, diversificando más actividades que ahora se hacen. “El centro terapéutico tiene dos misiones: atender a las personas afectadas por una adicción y hacer trabajo preventivo. En los últimos diez años, el trabajo en prevención ha crecido bastante con el que se puede evitar tener que actuar después”.

Cada día son atendidas en su interior “unas 320 personas entre usuarios y el familiar que les acompaña. Cuando hay un menor con problemas, entre los 14 y 18 años, los padres necesitan venir más para saber cómo actuar ante el problema”. 

Son diez trabajadores los que atienden junto a “tres especialistas externos que colaboran con este programa: un psiquiatra, un especialista en trastornos alimentarios y un médico que pasan consulta con alguno de nuestros chicos que necesitan un apoyo extra”.

Además cuentan con 58 voluntarios que precisamente al hacer la entrevista, estaban reunidos en una formación permanente para desarrollar su labor.Actividades ante el 30 aniversarioEl mes de octubre prepara tres actividades ante su 30 aniversario.

“Para empezar, el sábado 8 de octubre, la Joven Orquesta Provincial de Málaga dará un concierto en Santa María a las 20 horas. Pretendemos ofertar una actividad cultural a beneficio de la prevención. La música amansa a las fieras, por lo que nos ayudará a reflexionar tras 30 años de trabajo. Es un concierto para nuestros paisanos y de las más de 30 poblaciones de las provincias de Granada, Córdoba, Sevilla y Málaga que atendemos”.

El donativo es de 10 euros e irá destinado “a programas para seguir interviniendo en la prevención. Entrar en las escuelas, formar al profesorado, responder a los padres que velan por nuestros niños que crecen en una edad muy problemática”.

Las adicciones que más atienden en 2022 son: “El consumo de sustancias como la cocaína, el alcohol y la marihuana; el problema de conductas en los menores (fracaso escolar y violencia en el hogar) y problemas con los juegos, ya sea presencial en las salones o de forma online por los medios telemáticos”.

Viene a la perfección las jornadas sobre adolescentes, juegos de azar y nuevas tecnologías. “Queríamos hacer un servicio a la sociedad que nos rodea donde pudiéramos prestarle un tema que nos afecta muy de lleno. Mirando alrededor, vemos cómo entran cada vez con más problemas por los juegos de azar y las nuevas tecnologías”.Y esas jornadas serán: “El viernes 14 de octubre de 9,30 a 19,30 en el Parador de Antequera. Queremos  asesorar al profesorado, a padres,  a personas del ámbito educativo que estén interesados por tener algún tipo de información de gente de experiencia y años de investigación. Queremos que vengan de los centros educativos, de los institutos, del centro del profesorado, de las asociación de padres. Les vamos a asesorar para que tengan conocimiento de esta realidad que cada vez se presenta más en forma de adicciones”.

El tener un salón de juego en una calle principal o a 500 metros de un colegio. “Ante el nuevo panorama en el que los juegos de azar nos han situado con respecto a los adolescentes y jóvenes, frente al diferente y nuevo perfil de persona que llega a tener este problema y que supera las pautas y conceptos que hasta ahora se venían manejando y que están a un paso de nuestro día a día”.

¿Y cómo afrontarlo? “Buscando la necesidad de seguir a la búsqueda de un posicionamiento nuevo en el campo de la prevención, del diagnóstico, de la relación terapéutica y del abordaje de una problemática nueva”.Hoy el móvil llega muy temprano. “Así es, incluso muchos bebés a los que le soltamos el móvil para que estén tranquilos, ¿qué ocurre después cuando se lo quitamos? Hay que prevenir ante el índice que hay entre los chavales por su irritabilidad, la frustración, la rabieta, el escándalo que armas cuando se les quita el teléfono, las alteraciones del sueño, de la conducta... El móvil no es un bicho, siempre lo digo, depende del uso que le demos”. 

¿Y qué consejo puede dar para afrontarlo desde el primer contacto? “Que tengan una conciencia crítica ante las cosas, tenemos mucho trabajo por delante. La prevención es algo que cada vez llevamos más a los colegios. Los padres, todos, los dos, tienen que ser conscientes del uso de las nuevas tecnologías. No se pueden utilizar para que se entretengan. Cada vez vienen más familias donde los niños se han hecho pasar por adultos, han utilizado el dinero de la casa desde el móvil y eso es algo que se tiene que cuidar desde el primer día”.

 

Fiesta con merienda el viernes 28 y traslado a Capuchinos 

El mes terminará con una fiesta para familias el viernes 28. “Será esta vez por el 30 aniversario, tras los dos años de pandemia. La celebramos ese día porque el día 2 es nuestro aniversario. Y por la proximidad, la temática es de Halloween, pero no se celebra por ser o no Halloween”. 

Se prepara con novedades. “Desde primera hora de la tarde la empresa que monta las actividades nos ha dicho que va a preparar muchos más para que no haya que esperar por parte de los niños para subirse a ellas. También, el Lozano va a montar una barra para ofrecer meriendas para que las familias puedan pasar una buena tarde en el Paseo”.

Tras estas actividades... el traslado a Capuchinos. “Pues así es, aunque está muy avanzado, le daremos el último impulso en el mes de noviembre.  Las dos asociaciones con las que trabajamos, vamos a estar en el mismo edificio, tanto la atención ambulatoria diurna como los que necesitan un lugar para vivir la recuperación. Todo gracias a la generosidad de los padres capuchinos que nos bendicen con esta cesión. Casa Menga tiene la residencia, que reciben la terapia con nosotros. Son chicos que no tienen hogar o que precisan de estar en una residencia. Y junto a ellos estaremos los que ahora mismo nos encontramos en nuestra sede en el Polígono”.

Hace 30 años, ¿se imaginaba que iban a llegar a lo que hoy son? “Creo que no me podría imaginar que desde un sitio tan pequeño, en calle Pasillas, pudiéramos llegar a una situación que hoy ofrecemos. Cómo empezó todo y cómo hemos ido sumando una conciencia y no sólo actuar ante la adicción, sino en prevenirla”.

Proyecto Humano, Marisa Martín... dos arcángeles custodios de la sociedad de las adicciones y nuevas tecnologías en la que vivimos hoy con tanta prisa en llegar a todo.

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 8 de octubre de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).