La Copa del Rey marcará el mes de marzo para el Iberoquinoa y para la afición al Balonmano. “¿Te imaginas que ganas y te metes en la final? Si llegas a la final se da la curiosidad de que puedes bajar y jugar en Europa”. Se volverán a vivir unos días intensos de balonmano de primer nivel.

El mes de enero es una cuesta que hay que superar para volver a la normalidad tras el fin de año y más aún en el Fernando Argüelles, donde el Iberoquinoa Antequera ha regresado a los entrenamientos para volver a la competición el primer fin de semana, donde se prevé gran partido con el León y nuevo homenaje a una leyenda del Balonmano. Tras una de las sesiones de entrenamiento de esta semana, entrevistamos a Lorenzo Ruiz Orellana quien destaca el privilegio de jugar en Asobal, aunque le hubiera gustado tener más puntos para seguir optando claramente a algo que es muy complicado: mantenerse.

Para empezar, ¿cómo está el equipo? ¿cómo lo ha visto después de estas vacaciones, de los mantecados, los polvorones...? “Físicamente muy bien... hemos estado una semana intensa de físico, siempre con mucha precaución por temas de lesiones... Un equipo renovado donde se ha incorporado Paulo Vinicius tras las dos bajas de Franco y Simena... Muy buen ambiente y con la gente con ganas de competir, ganas de hacerlo bien”.

¿Paulo qué tal? “Muy bien, un chaval majísimo, tiene 23 años, se ha adaptado perfectamente al equipo. Muy contento y él también está contento, yo creo que eso es lo importante”. ¿Qué espera de él? ¿Defensa, ataque? “Todo, todo. Es un jugador muy polifacético y jugador de primera línea, potente en lanzamiento y en defensa también tiene que echar una mano”. ¿Cubre las dos bajas, la misión defensiva y atacante? ¿Un 2 por 1? “ Sí, un 2 por 1 y además creo que hemos hecho un buen fichaje”.

¿Habrá otro fichaje más? “El club tiene el presupuesto que tiene y vamos a llegar hasta donde vamos a llegar y por supuesto no se gasta un duro que no se tiene”. ¿Se verá más gente de la base, del filial y del juvenil? “Evidentemente se verán junior y más gente de la casa como Álex que es juvenil, que creo que es un niño de una proyección impresionante, ahí también está Quino, algún portero juvenil, después también mi Lorencillo... son niños que son nuestros y que para lo que haga falta. Ahora mismo está entrenando Miguel, mañana entrena Lore, son niños que nos echan una mano y muy grande. Isaac también...”.

Y de la enfermería ¿cómo estamos? Teníamos a Francis el capitán, Lucas... “Pues tenemos a Francis todavía recién operado, tenemos un par de toques ahí con las musculares, pero vamos, el equipo está bien”.  Cuando le realizamos la entrevista no se conocía el positivo por el que se ha suspendido el amistoso en Puente Genil. Le planteábamos que los amistosos eran para recuperar el ritmo, a lo que nos decía que eran: “Sobretodo competir con gente de nivel y recuperar  el ritmo, acoplar o intentar que Paulo se incorpore a los procedimientos de juego ataque-defensa y ésa es la idea”.

Un parón que ha servido también para tranquilizarse un poco, porque el final de la primera vuelta compleja, somos muy pasionales por el deporte, el ver esos resultados que no llegaban, las declaraciones del míster de la última rueda de prensa diciendo ‘esto aunque no sea matemáticamente, pero solo hay un milagro...’ “Tampoco milagro, no; se pueden ganar nueve partidos... el problema es la mala suerte que hemos tenido. Después el calendario... han sido un cúmulo de circunstancias, nos han hecho estar aquí y hay que ver esto con visión. Vuelvo a decir, somos un club amateur, un club de familia... Lo importante es que esto siga, el proyecto siga”. 

Se ha pasado muy rápida la euforia del ascenso con la realidad de estar en lo hondo y con medio pie en Plata de nuevo. “Ha sido un año de subir, casi un guantazo en la cara, pero vamos a intentar dar la imagen de lo que somos, de lo que siempre nos ha caracterizado que ha sido luchar hasta el final, ser guerreros... Hemos tenido muy mala suerte con Alberto y Nacho que no pudieron quedarse; si hubiéramos mantenido el bloque yo creo que hubiese sido diferente, pero bueno que la vida es así, hay que adaptarse y poco a poco”. 

Lo de Alberto Castro y Nacho Soto hubiera sido fundamental y puede que estaríamos hoy con otra situación. “Para mí, sí; si hubieran seguido, otro gallo hubiera cantado, estoy seguro. Hay que adaptarse, ya se ha echado la moneda con los fichajes, fichas en un momento que hay lo que hay y con el dinero que tienes y ha salido mal, y espero que con Paulo haya salido bien”.

 Lorenzo ruiz 02 22012022

 

La clasificación llevó a Lorenzo a ofrecer su cargo al Club

En este tiempo suponemos que en algún momento se ha podido plantear dejar el equipo, dimitir o que le destituyan. “Por supuesto. Al final el entrenador, queramos o no, es el responsable, y se le echa siempre la culpa. Soy el primero que siempre he dicho que cuando el club lo considere oportuno, si yo me tengo que ir a mi casa, me iré a mi casa. No me voy a ir a mi casa porque seguiré en el club de otra manera y no pasa nada. Tengo eso muy claro, estoy aquí para ayudar, para servir al club y el día que pueda servir de otra manera, pues lo haré. La idea va por ahí, la idea es profesionalizar poquito a poco el club. Hemos dado pasos de gigante en muy pocos años, pero ahora tenemos una estructura creada ya creo que buena y ahora el momento de sentar las bases”. 

De aquí al final de temporada no debe haber ningún movimiento, ni entre directivos ni en el banquillo ni de jugadores... La idea es terminar lo más dignamente posible, si existe milagro pues a celebrarlo... “Luchar hasta el final y una vez que llegue mayo, juntarnos la directiva y empezar a pensar ya en el año que viene”. 

Hemos hablado de los fichajes, de los que se fueron, ¿qué otros condicionantes han influido con los pocos puntos en la primera vuelta? “Primero, la inmadurez de equipos de esta competición. Yo creo que el nivel ha subido muchísimo, hay equipos muy maduros, muy hechos, ya muy rodados, que saben de qué va esto y eso se nota en los tiempos de los partidos. A nuestro equipo le faltaba rodaje y gente que no ha conectado, chavales que se han ido y también ha habido decisiones que, aunque nunca se debe decir esto, ha habido decisiones arbitrarias que te pones a ver los partidos y...”. 

Todo suma y todo resta. “No le voy a echar la culpa a ellos porque no la tienen, pero también es verdad que son inercias y ellos también ayudan a esa inercia. Es complicado”. 

¿Qué se ha intentado ver o analizar? En algunos partidos veíamos que en unos minutos se habría una brecha en el marcador, imposibles de corregir después. “En esos partidos el equipo no estaba. No se competía y después ha habido partidos que sí se ha competido. Pero vamos, que eso les pasa a todos los equipos. Cuanto tú ves los partidos de Asobal, por ejemplo Puente Genil, las primeras tres jornadas llevaba siete puntos y de repente va a otro sitio y les ganan de 9. Eso pasa a otros equipos también, porque el nivel es muy alto. El problema es que si no compites y encima tienes errores, el otro equipo te machaca. Hemos competido varios partidos, cinco o seis-siete partidos bastante bien y hemos tenido la balanza negativa; esperemos que la segunda vuelta sea positiva”.

¿Qué se escucha en el vestuario? Un vestuario con el contraste de muy veteranos o muy jóvenes. “Que esto es así, que ellos han vivido muchos años este tipo de liga, una liga muy dura, que tienes que tener jugadores determinantes, que eso al final es dinero, que nosotros no tenemos, y que al final que tener paciencia, creer en el grupo, creer el trabajo saldrá adelante, se verá un partido muy bueno, vamos a ganar partidos, pero quizá ya sea tarde y no pasa nada. Si se defiende, intentar mantener el máximo bloque posible, para el año que viene hacer una buena competición y estar allí, que es lo importante”. 

A lo mejor ha sido la pandemia, la vida en general, pero tampoco se vio ese respaldo de socios, abonados, gradas... “Yo ahí estoy muy dolido, tengo que decirlo”. 

Nos referimos también, por ejemplo ahora comparando con la Copa del Rey del 2010, aquel ambiente... “Yo entiendo perfectamente que es otro paradigma, otro mundo, otra forma de visión siempre al caballo ganador, entiendo que yo no soy Ortega... yo entiendo muchísimas cosas, pero lo que no entiendo es que haya 600 abonados. Uno de los postes que mantiene el club, si queremos que esté en la élite, es el público. No se puede tener un equipo en lo más alto con 500-600... ¡ni siquiera 1.000 socios! No se puede porque no hay dinero y punto. El esfuerzo que ha hecho el club es tremendo, tremendo. Y eso ¿dónde se ve? Se ve en el esfuerzo que han hecho los monitores, que he hecho yo... pero eso es temporal. El día que no estén estos monitores o que no quieran estar, vamos a tener un problema. Es muy complicado”.

A pesar de los resultados, el club como tal, económicamente ¿bien, sin problema? “Sí, yo en eso vamos a una. Con Lourdes yo le digo ‘Lourdes tú mandas’ y ella va al duro y eso lo tiene muy clarito y lo ha tenido siempre y yo eso lo alabo. Pero es así y tenemos problemas porque, claro, las ayudas no llegan cuando tú quieres, las ayudas llegan cuando llegan y entonces mantener en el tiempo esa temporalidad, el pagar, el que te llegue el dinero... es muy complicado, al menos en un deporte y ella está haciendo en un trabajo excepcional, que tampoco se lo reconoce, ni hace falta. Por eso todo lo que se dice en la calle es que nos da igual porque tenemos muy claro que lo importante que el proyecto siga y ¿qué es el proyecto? Los niños. Eso está clarísimo. ¿Que tenemos que tener un escaparate? Por supuesto que sí, mientras más alto mejor. Ojalá fuera siempre Asobal. Que yo a lo mejor no soy el tipo que tenga que estar ahí, pues a lo mejor, pero bueno se han dado las circunstancias y yo he tenido que estar. ¿Por qué? Primero porque creo que me lo gané, al subir, pero bueno, a lo mejor con el tiempo volvemos a llegar y yo no estoy yo; pues ahí estaré ayudando el club”. 

¿Es muy precipitado preguntar qué pasará después, cuando se sepa matemáticamente donde se estará el año que viene? ¿Os habéis sentado a hablar con Lourdes? “Intentaremos mantener un bloque, intentaremos que ese bloque sea potente y ya veremos”. ¿El club está en peligro si se llega al descenso, si se baja de categoría...? “No pasa absolutamente nada.  Lo que intentaremos es salir reforzados. Reforzados el sentido de todo,  de jugadores, intentar no perder patrocinios importantes, aunque nos quiten dinero, evidentemente,  pero que al final patrocinadores saben, todos los que tenemos, que mucho dinero va para los niños. Es un proyecto de niños”. 

Porque de jugadores, salvo los más veteranos que muchos decían ‘un año en Asobal al menos’, los jóvenes lo más normal es que sigan. ¿Y la base como tal? Le vemos muchas veces en redes sociales comentando el apoyo a los niños. ¿Qué proyecto hay para la base?  “Hay para mí dos objetivos fundamentales. Yo creo que debería haber una continuidad con las niñas, es decir que tendríamos que tener un equipo en primera con niñas, que es muy complicado, pero hay que esperar por eso; y luego tener un filial o un segundo nacional aquí, donde estos niños juveniles pudieran jugar mientras que el primer equipo puede.... Yo creo que son los objetivos fundamentales ahora mismo, aparte de consolidar, que está consolidada, toda la base”. 

¿Y eso depende de estructura organizativa o de dinero? “Eso depende de dinero y de que la federación te dé esas plazas. Convencer a un niño que juegue en provinciales para subir... El niño ya tiene nivel para decir ‘me voy a un primera a Málaga’. Es complicado”. Conociendo el espíritu de Lorenzo, no vamos decir como hasta ahora el alumno, sino ya es catedrático del balonmano, ha subido a Asobal y eso es ya es algo, ¿qué os motiva, que vais a buscar para ganar esos partidos, para competir hasta el último momento...? “Muchísimo trabajo. Ya estamos con el scouting y ya estamos mirando videos, preparando bien el entreno, trabajando mucho.”

¿Puede ser lo que le escuchamos en rueda de prensa, que no tener la presión de ganar puede hacer que lleguen las victorias? “Por supuesto. Que hagamos buenos partidos, que compitamos al máximo, sin presión, yo creo que el nivel va  estar muy alto y nosotros vamos a ganar bastantes partidos”.

 

 

El aliciente de la Copa del Rey que podría ser una experiencia única

¿Y lo de la Copa del Rey? “Una pasada, un premio. Lo primero agradecer al Ayuntamiento y a las instituciones, en este caso la figura de Manolo Barón y Juan Rosas, que han impulsado esto, por el bien de la ciudad. Otra cosa que no entiendo es que la gente no entiende. Yo creo que traerse una copa del rey es algo maravilloso para la ciudad porque va a crear riqueza, aparte del nombre. Y para nosotros un premio. Ha coincidido históricamente que estamos donde estamos, así que un nuevo premio. Quién sabe. ¿Te imaginas que ganas y te metes en la final? Si llegas a la final se da la curiosidad de que puedes bajar y jugar en Europa. Sería super gracioso, pero podría darse la casualidad”. 

¿Y qué espera? No son los mismos jugadores o equipos que hace doce años. “Competir da espectáculo y me gustaría que el Pabellón se llenara. Sobre todo por nosotros, para que cuando jugara el equipo en casa, la gente nos apoyara. Que luego al final no entres o no ganas, pero hay 7 u 8 niños de la casa, es para valorarlo”. 

¿Qué le decimos a la afición para esta segunda vuelta? “Que se anime, que no nos dejen tirados, que en el deporte hay que estar en las buenas y las malas y yo creo que somos un equipo que se merece por lo menos el reconocimiento de que ha estado muchos años luchando para conseguir algo que se nos va casi a escapar de las manos, pero que al final el nivel de la B es casi igual de alto que en Asobal y que yo creo que donde tenemos que estar en estos dos niveles y el trabajo bien hecho, con el tiempo, haremos que estemos ahí”. 

¿Y ese mensaje a la plantilla para estos partidos del reinicio? “Pues lo que tú has dicho antes, jugar sin presión, vamos a divertirnos señores, que cada uno cumple su rol, no salirse de los esquemas que hemos trabajado, y a partir de ahí, lo que surja”. Como objetivo como entrenador ¿qué se pone?  “Como objetivo primero, competir; y para mí ojalá fuera de permanencia”.

¿Dónde se ve Lorenzo Cuando termine la temporada? “Yo estoy cansado, tengo que decirlo. Llevo muchos años... no sé, no sé. Se acaba un ciclo, entonces hay que mirar por el bien del club. En ese diálogo habrá que escuchar, habrá que decir y habrá que tomar decisiones”. 

¿Y cómo ve al club y al Balonmano en Antequera de aquí a cinco o diez años? ¿Cómo se está preparando esa base que siempre se defiende, se habla, se ve ahí, se palpa... ? “Yo espero que esté mejor que ahora, aunque yo no esté. Que lo que se siembra, se recoja aunque se tarden años”. Hasta aquí la entrevista a Lorenzo Ruiz Orellana, el alumno de Manolo Porras que es ya catedrático del Balonmano en Antequera porque con él se ascendió a Asobal. Un sueño de siempre, que se ha conseguido y del que al menos queda una segunda vuelta y una Copa del Rey por vivir y disfrutar.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 22 de enero de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).