El Jueves Santo de 2022 incluye un nuevo apartado en el estilo antequerano: la forma de ir ordenados y llevar los tronos por parte de la Cofradía del Cristo de la Misericorida y el Consuelo en Antequera.

Desde el 2018 no se vivía un Jueves Santo como se venía viviendo desde los 80. La lluvia, la pandemia, el dejar a un lado el "encuentro" en Santa Eufemia, el tema de los Dolores, venían marcando los comentarios y pareceres de muchos cofrades. Hasta que salieron los de San Pedro y todo se disipó. Nos explicamos.

Lo que se vivió en este 2022 se resume en cómo una cofradía, amparada por un gran grupo de jóvenes confrades con nuevas visiones sobre entender a una cofradía y su salida a la calle, demostraron a las aceras el orden posible y magnífico de su cuerpo procesional, donde no descuidaron el número de penitentes, una de las asignaturas pendientes por cada vez más hermandades.

Luego, la forma de llevar los tronos. Si traen bandas, no son para decorar, sino para fusionarse con los tronos. ¡Y cómo lo consiguieron! La Agrupación Musical Virgen del Carmen de San Fernando de Cádiz con el Cristo de la Misericordia y la Asociación Musical Blanco Nájera de Jaén con la Virgen del Consuelo.

 

 

El público les respaldó en su salida y primeras calles

San Pedro, plaza remodelada, se llenó, no se cabía, los devotos y Antequera optó por San Pedro y llenó Cruz Blanca, Lucena, Duranes, San Francisco, Calzada, Encarnación y San Sebastián.

Indescriptible cómo pasó primero el Hijo, el Cristo de la Misericordia y luego la Virgen del Consuelo, no se pierdan los vídeos, guárdenlos porque no sabemos si se podrá volver a repetir el recorrido de este año.

Al buen paso del Cristo, los de la Virgen, con su submarino como guía y los hermanacos que avanzan con tacto, con cariño, con decisión y... tan bien se sienten bajo Ella, que mecen en el sitio, incluso van para atrás para volver con más fuerza hacia adelante. Y así en Duranes, en San Francisco, en cualquier calle de su recorrido.

Tras dejar Madre de Dios, notaron la merma en las aceras hasta que llegaron al barrio trinitario, por calle Laguna y Merecillas donde los balcones y aceras gritaban de emoción y aplaudían a los hermanacos como reconocimiento de su esfuerzo.

Y llega la esquina con Toronjo y nos encontramos con un sistema por el que baja la cruz para salvar los cables, así como hay un pertiguero preparado para alzar cables imposibles de quitar.

Vecinos que agradecen que pasen por sus calles, balcones llenos, mayores que ya no ven la luz del sol, en soledad por sus años y enfermedades. Y llegan a La Trinidad, donde aguarda el guión y directivos del Rescate.

Y como no sólo es plasticidad, bendición de los campos y petición de lluvia por parte del sacerdorte antes de "correr las vegas". Como pasó en los Cerretes, increíble la de gente que hubo en las aceras y delante de los tronos.

Y la procesión que sigue y llega a su Plaza, primero el Cristo, luego la Virgen y "encuentro" con "despedida" imposible donde una plaza reconoce el esfuerzo y el regreso de las procesiones.

A las 1,16 horas de la madrugada, entraba la Virgen del Consuelo. No sabemos qué pasará en 2023, pero lo vivido en este año, marcará nuestros recuerdos y ofrece una forma diferente de sentir y exponer una procesión en la calle. ¿Les preguntamos por el recorrido?

Por cierto, lazos de Ucrania en las campanas de los dos tronos. Los de San Pedro viven su presente que marcará el futuro inminente de nuestras cofradías. Y las cofradías para estar vivas no pueden vivir sólo del pasado, sino del presente que marcará el futuro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 ¡Busque el Especial de Semana Santa de Antequera de 2022! Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de abril de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).