¿Cuál es la realidad? ¿La que contamos los medios de comunicación? ¿La que compartimos por las redes sociales? ¿La que nos cuentan los políticos? ¿La que nos dicen sin haberla visto? Puestos a soñar, me quedo con los ojos del niño que, guiado con su corazón, ve en Sus Majestades los Magos de Oriente, la mirada eterna de su padre, el cariño de su madre, el abrazo del hermano o sobrino, que mantienen vivo el calor de los abuelos que se fueron ya y narraron por primera vez la visita de los Reyes al Niño Dios.
Ante el nuevo Día de la Ilusión, los Reyes Magos, recordamos cómo fue la primera vez que se hicieron presentes en Antequera.

¿Quiénes son los Reyes Magos? Es la pregunta que nos hacemos desde pequeños. La respuesta depende de nosotros y la encontraremos estos días 5 y 6 de enero próximos. ‘Google’ dirá que son los que están esperando en los grandes almacenes a comprar el juguete deseado. La ACIA que los encontrarás en el comercio local. El Ayuntamiento que en sus visitas a las residencias, al Consistorio y durante la Cabalgata. ¿Pero dónde están realmente?
 
Ese niño que sigue emocionándose cada noche mágica, sigue esperando esa sorpresa en forma de regalo. Aún sueña despierto aquella Noche de Reyes de 1977, cuando sus padres le dieron ese encargo de Sus Majestades: ¡el caza imperial de Darth Vader! O el de 2012, ¡el auténtico sable láser del Lord Sith! ¿Y qué decir de sus Reyes Lorenos, de esas sorpresas que siempre nos traen?
 
Este 2017, será diferente, ya no tiene esa ilusión por saber qué le van a traer Sus Majestades. No podrá ver a su Paje Predilecto, no podremos sorprendernos. Quizá será el momento que sienta la necesidad de vivir la Navidad, la Ilusión de los Reyes Magos, todo el año. Dad las gracias a sus padres por darnos la vida, a sus hermanos por haber crecido feliz, a sus tíos y amigos por estar en los buenos y no tan buenos momentos, a los nuevos hermanos que vinieron y abrieron las puertas... y qué decir del regalo de una esposa de darte un hijo. 
 
Pero sobre todo, los padres tenemos que recoger el testigo de pajes reales, y transmitir esa magia que el abuelo Ángel nos compartió y los demás siguen teniéndola presente, y darle a nuestros hijos lo que ya empezamos con nuestros sobrinos e hijos de amigos: la ilusión de la Estrella de los Reyes Magos todos los días de nuestra vida.
 
Seguramente, habrá alguna Eufemia, Marta, Elvira, Teresa, Ana, Laura, Paula, Daniela, María, Marina, Victoria, Valvanera, Chidera o Miguel Ángel, Francis, Pablo, Mario, José Miguel, Dani, Juan, Guillermo, Jaime, Antonio José, Gonzalo, Godswill... que quieran saber desde cuándo hay Cabalgata en la Ciudad Patrimonio Mundial. Pues aquí os recordamos cómo el abuelo Ángel la mantuvo periódicamente desde 1971 hasta el pasado año... Ahora le toca promoverla desde su nuevo sitio, el Castillo del Cielo de Antequera. 
 
 
 

45 años de Historia de la Cabalgata de Reyes Magos 
La nueva Delegación de Festejos municipal, con Ángel Guerrero Fernández al frente, “quería “inventar” cosas que no tuviera la ciudad.... como el alumbrado extraordinario de las calles principales y la Cabalgata de Reyes”. 
 
Se consiguió “que la Alameda, San Luis, Infante, San Sebastián y Lucena sorprendieron a propios y extraños, con su alumbrado, modesto en cuanto a motivos, pero que, al ser novedoso, llamó la atención y gustó a todos”.  
 
Antonio Ramos, extraordinario “multiusos” del Ayuntamiento, junto a Antonio Cabello el carpintero artesano ebanista de calle Tercia, idearon una tarimas firmísimas, sobre las que se colocaron los “tronos”, que no eran sino tres sillones de terciopelo que usaban los concejales en los Plenos. 
 
Se buscaron regalillos para el Asilo de las Hermanitas, entonces en la Plaza de San Francisco, pues la Comisión deseaba empezar por “esos niños grandes que son nuestros ancianitos”, y se compraron y pidieron caramelos para repartirlos reyes y pajes durante el recorrido, que abrían las motos de los Guardias Municipales y la Banda de Cornetas y Tambores, y cerraba, tras la última carroza, la Banda Municipal de Música. 
 
“¡Y salió la Cabalgata! Modesta, pero entrañable, como lo es todo lo que se hace con más deseo que otra cosa. Los representantes de los Reyes, nos alegramos extraordinariamente de haber aceptado; todos los que trabajaron con tanta intensidad como generoso altruismo, se alegraron de haber contribuido a la alegría de chicos y mayores…”.
 
Ahí queda el recuerdo de la primera vez que los “padres” consiguieron que los niños de Antequera vieran continuamente a Sus Majestades en las fiestas de fin de año, abriéndolas desde 1971 hasta nuestros días. TQP.  Más información, edición impresa sábado 7 de enero de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 



La Historia nos puede atrapar desde cualquier lugar en la que nos topemos con ella, como es el caso de la antequerana Esperanza Varo Porras, que gracias a uno de sus profesores en Empresariales le abrió un camino hacia una pasión.
 
Con los años, esta curiosidad se convirtió en el deseo de investigar más una época determinada, dando lugar no sólo a estudiar Historia y Antropología, sino que gracias a sus conocimientos, pasión por la historia, el arte y la naturaleza a convertir sus estudios en la historia de ‘Enyra’ un libro que ve la luz entre la realidad y la ficción de una época y que sitúa a la protagonista en esta tierra que muchas veces al igual que el libro camina entre los mitos y las leyendas.

‘Enyra. Una historia de amor y coraje en la Andalucía prerromana’ es la primera novela de la antequerana Esperanza Varo Porras, que tras mucho trabajar en ella –dos años de documentación y escritura, más otros dos para su edición– vio la luz hace pocos meses.
 
 
 
banner_noticias_antikaria.jpg - 37.13 Kb 
 
Una mujer sanadora es la protagonista de esta obra donde se combinan aspectos como luchas de pueblos, relaciones comerciales y plantas medicinales. Hablamos con la autora sobre la concepción de este título. “La historia se sitúa en la segunda mitad del siglo X a.C. y se desarrolla en escenarios como el sur de la península ibérica y Tiro (ciudad estado fenicia) fundamentalmente. Es cierto que se conoce poco sobre la época en estos escenarios y que es un período lleno de misterios, mitos y leyendas; mitos y leyendas que he usado en mi relato, junto con los conocimientos que se tienen, a través de la Biblia y los textos de los historiadores clásicos (griegos y romanos) por un lado y los hallazgos arqueológicos por otro”.
 
Usando esta base, ‘Enyra’ nos lleva a esa ficción y realidad que llena la vida de muchos autores, “me he documentado para recrear de forma verosímil la sociedad, la cultura y la forma de vida en la época y en los escenarios en los que se desarrolla la novela, intentando poner de relieve la influencia que tuvo el contacto con los fenicios en el sur de la península ibérica”.

Antequera, protagonista de la obra
La novela surgió para ella como “producto de una inspiración y no de un proyecto premeditado. El relato fue brotando en mi mente como si de una fuente se tratara”.
 
La historia se desarrolla en Antequera, gracias a sus vínculos natales, pero añade “la Peña es uno de los símbolos de Antequera. Pensé que si actualmente nos resulta llamativa la visión de la Peña desde Antequera como el perfil de un rostro humano de proporciones gigantescas, cuánto más llamaría la atención a los pueblos primitivos; es por esta razón que en mi historia la Peña tiene un especial protagonismo. De la misma manera, otro de los símbolos de Antequera, como es El Torcal, tiene su hueco en mi historia donde lo llamo ‘La Montaña del Creador’”. Una lectura entretenida y cargada de historia, un regalo ideal para esta Navidad.  Más información, edición impresa sábado 7 de enero de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 



La antequerana Virgina Montaño regresó a la ciudad que la vio nacer ciudad en la noche del sábado 10 de diciembre para presentar en un concierto en directo el primer disco de estudio realizado gracias al ‘crowdfunding’ de su banda ‘Duerme Simón’ en el Cambayá Club en el Polígono de la Azucarera.

Montaño y su banda dieron a conocer su último trabajo ‘Bendita Valentía’, que tras sus conciertos en  Granada el jueves 8 y en el Muelle Uno de Málaga el viernes 9 recalaron en Antequera dando lo mejor de sí. Temas como ‘Casa infinita’, ‘Fieras en libertad’, ‘Vivir en paz’, ‘Nunca igual’ o ‘Invisibilidad’ calaron entre el público asistente que se entregó con la banda. 

“Duerme Simón” es un proyecto de canciones con una sola meta: componer temas  que no se hayan escrito jamás. Hacerlos con mucho sentido y significado y disfrutar de la elección de este camino. 

Virginia Montaño lidera esta banda que comenzó su andadura musical hace cuatro años: “Me fui a Madrid en septiembre de 2012 y a los pocos meses encontré a Álvaro que es el guitarrista y al año siguiente encontramos a Uriel y empezamos a arreglar canciones y tocamos como trío durante un año y después entró Josh, el batería... Nos plantemos grabar el disco y como no teníamos recursos decidimos recurrir al crowdfunding ya que nos hacían falta 3.000 euros, pero nos metimos en el estudio a grabar sin saber que íbamos a conseguir el dinero... pero a la semana teníamos 1.000 euros y cuando concluimos el mecenazgo teníamos 4.200 euros que nos permitió sacar el disco”.

“Bendita Valentía” es el primer trabajo de esta formación donde según Montaño: ”explica un poco todos los pequeños momentos de nuestra vida en los que somos valientes y no nos demos cuenta que hemos sido capaces de hacer cosas importantes”.
 
Objetivos profesionales de “Duerme Simón”
La ambición y la pasión por la música hace que “Duerme  Simón” tenga unos objetivos concretos: “Queremos tener los pies en la tierra metidos hasta las rodillas, pero queremos llegar lo más alto que el público nos permita... Queremos seguir lanzando al mundo canciones de calidad y ofrecer un espectáculo digno”. 
 
 
 
 
 
  
 

 
 

 


 

 

 

La cercanía de la Navidad en nuestra ciudad está dejando destacadas actividades entre las que destaca la música y sobre todo las sevillanas y el Flamenco que tanta aceptación entre el público antequerano. 

Estos dos géneros fueron muy bien recibidos por el público en los conciertos celebrados en el Teatro Torcal y en el Hotel Antequera, respectivamente de la mano de dos grandes artistas: José Manuel Rodríguez “El Mani” y “Capullo de Jerez”.

El primero puso en pie al Teatro Torcal en la noche del sábado 10 de diciembre con su espectáculo “Arriba el telón de la Navidad” a favor de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Antequera para recaudar fondos para el proyecto de confección de su nuevo Simpecado. 
 
“El Mani” derrochó todo su arte sobre las tablas del teatro antequerano, presentando a un público entregado, que casi ocuparon todas las localidades, su nuevo disco “Arriba el telón”, el número 33 de su discografía. Este trabajo es una novedosa apuesta musical con la que regresa a escena para comenzar una nueva etapa profesional ilusionante. 
 
El cantante sevillano que tanto ha aportado y sigue aportando al mundo de las sevillanas estuvo acompañado por su guitarrista desde hace 18 años “Didi” y tres artistas más que hicieron las delicias de los presentes volcándose con sus nuevos temas y sevillanas de toda la vida que marcaron época, copla e incluso se atrevió con unos villancicos.
 
Antequera y la Navidad de “El Mani” 
Antes de comenzar su concierto en el Teatro Torcal “El Mani” nos dice: “Voy a ofrecer mucho cariño y amor para darle a la gente lo que se merece. A estas alturas de fechas lo que queremos es darlo todo y además en un lugar como este teatro donde espero todos se lo pasen bien que al fin y al cabo es de lo que se trata”.
El de Gines en estas fechas tan especiales que se acercan disfruta la Navidad: “Normalmente como todas las casas de familia, rodeado de mis seres queridos y de amigos que son lo más importante en mi vida”. 
 
El arte Flamenco del “Capullo de Jerez”
Por otro lado, el Hotel Antequera vibró con la VI Mantecá Flamenca por Navidad que tuvo lugar en la tarde del domingo 11 de diciembre y que protagonizó el cantaor de Jerez de la Frontera Miguel Flores Quirós “Capullo de Jerez”. 
 
Tras un buen almuerzo servido en el restaurante del  propio Hotel Antequera sonó la guitarra de Niño Jero que puso las notas, en una tarde de derroche que el cantaor jerezano deleitó a los presentes como sólo él sabe hacerlo. En el ecuador de la velada, hasta el público se animó y se adelantaron a pies del escenario, bailando mientras “Capullo de Jerez” cautivaba con su arte para amenizar una gran tarde flamenca en estos días previos a la Navidad organizada por la Peña Flamenca Luis Perdiguero.
 
El cantaor que fue la primera vez que participaba en esta velada típica que organiza la Peña Flamenca Luis Perdiguero aseguró: “A mí Antequera nunca me ha disgustado porque he trabajado mucho por aquí. Este tipo de encuentros que hace esta peña flamenca son muy bonitos, ya que encuentras a muchas personas mayores que entienden de cante y disfrutan para que la cosa salga con mucho duende”. 
 
 
 
 
 
 
 
 

A pesar de no ser un deporte de masas como el fútbol o el balonmano, cada vez son más los que practican escalada. Un apasionado de este deporte es el antequerano de 48 años, Antonio Ángel Cabanillas García, quien consiguió junto a su compañero de cordada Juanma García, hacerse con el primer puesto en su categoría en el III Rally 12 El Chorro y con el equipo andaluz en la Liga Nacional de Escalada. 

El arte y la tradición cristiana de los Belenes son el centro de la campaña navideña de nuevo en Antequera, esta vez con un adelanto del futuro museo en Mollina, donde la Fundación Díaz Caballero quiere abrir el próximo año “un refugio para el arte y la tradición del Belén”, que aglutinará su colección de más de 6.000 piezas tras más de 20 años coleccionando piezas de Belenes por todos los lugares del mundo, gracias a la iniciativa del matrimonio formado por Antonio Díaz y Ana Caballero.
El alcalde de la ciudad, Manuel Barón, se muestra orgullosísimo de lo que su tierra consiguió ser en 2016: “Ha sido un año en el que los antequeranos hemos sido muy bien tratados por habernos dado esa posibilidad única e histórica, singular de poder haber disfrutado de ser una ciudad que es ya de toda la humanidad y que con este año podemos decir que el 2016 será el año que se recuerde que Antequera fue universal”.
Los centros educativos llegan a la recta final antes de las tan esperadas vacaciones de Navidad. Desde hace semanas, profesores preparan la fiesta para padres y abuelos, en la que ofrecerán teatros, recitales y vídeos en los que recordarán lo que se celebrará entre el 24 y el 25 de Diciembre. 
 
Este año, el Colegio de Nuestra Señora de La Victoria nos ofreció la posibilidad de poder compartir con pequeños una serie de visitas de personas que compartieron con ellos los verdaderos valores de la Navidad que deben prevalecer sobre la publicidad, los regalos en demasía y todo aquello que nos aleje del Amor del Niño Dios que cada año nace en nuestros hogares.

El profesor Agustín Rodríguez nos explica el proyecto “Desing for Change”, por el que desde La Victoria buscan que los pequeños “se acerquen a su entorno, sientan cómo es, imaginen cómo les gustaría que fuera y diseñen la manera de actuar para cambiar”.
A través de varias visitas de personas del día a día, quieren que los pequeños sientan la necesidad de vivir la auténtica Navidad que precisa de “un cambio ya que no es ni consumo ni hay que vivirla de esa manera tan acelerada y tan llena de compromisos como la que solemos vivir hoy en día”.
 
Así, además de los sabios consejos de religiosas de la Beata Madre Carmen y de los maestros del centro, pasaron entre otros por sus aulas María José Frías, responsable de Cáritas en Antequera. Tras todos ellos, tuvimos la oportunidad de compartir la visita del trinitario padre Domingo Reyes, el actor Javier Vallespín, el decorador José Carlos Capella y la periodista y modelo Teresa Martín, de los que recogemos lo que para ellos es la Navidad.

Padre Domingo: “Pensar en los que sufren, en los necesitados”
Sacerdote trinitario, el padre Domingo Reyes profundizó en el sentido evangélico de la Navidad y compartió su experiencia como misionero en Madagascar, que hoy sigue con su labor en la Fundación Prolibertas.
 
Destacó: “El auténtico padre mío es Dios. Este Dios es muy bueno con todo el mundo y quiere que nosotros nos amemos”, por lo que desde el primer momento destacó la importancia del Amor.
 
Así, en Navidad como todo el año, el Amor tiene que estar presente: “Tiene que respirarse un amor muy grande con las personas, que tenemos que perdonar, aunque nos cueste mucho, solo así intentaremos seguir a Jesús”.
 
Y, ¿cómo debemos celebrar la Navidad en el 2016?: “Tratando de imitar lo que Jesús hizo por nosotros. Si tengo muchas cosas y otros no las tienen, las comparto a disposición de los demás”.
 
Apunta que suele escuchar de las quejas de no poder comprar o celebrarla como ven por televisión, en las películas, o que los Reyes Magos no cumplen sus expectativas, por lo que aprovechó para contarles cómo es la Navidad en Madagascar, donde estuvo de misionero.
 
“Cuando veo estas quejas en nuestra sociedad, pienso cómo lo estarán pasando en Madagascar, donde los niños tienen las barrigas hinchadas por no comer, no tienen nada, pero sí tienen ilusión del día de Navidad. Allí cuando llega el día, van todos felices, contentos y les encanta bailar y cantar, con cariño, cercanía entre todos, especialmente con sus familia, y amor, que es la esencia de la Navidad”.
 
Los niños enmudecieron al escuchar cómo es la Navidad en pueblos que no tienen la riqueza material, pero donde sí valoran la familia y el amor.
 
Terminó pidiéndoles que en esta Navidad “pensar en los que sufren, en los necesitados, los que carecen de poder comer, un techo para dormir, incluso en muchas personas que son perseguidos por creer en Jesús”.
 
 
 
 
 

Javier Vallespín: “Sois lo más importante, sois los que podéis hacer que la familia vuestra esté feliz” 
Tiene la virtud de hacer sonreír a las personas mayores, y fue de los que más emocionados se fue de la clase de los niños al ver la inocencia y el espíritu que despiertan los niños. Nuestro actor de comedia más internacional, Javier Vallespín, sorprendió en su intervención, ya que dijo: “Yo hago humor para vuestros padres, pero hoy os voy a poner un vídeo para vosotros”.
 
Recoge la reacción de un niño que tras abrir un sencillo regalo (una tabla de cortar comida), se emociona y abraza a sus padres, derrochando ese amor inocente que solo los más pequeños irradian. Luego, abre un segundo regalo, una ‘tablet’, pero ya no se emociona tanto. 
 
Como destacó Vallespín: “Lo importante no es que sea una play station ni el regalo más maravilloso del mundo... es que te han regalado algo con amor, alguien que os quiere tanto como tus padres. Con una simple tabla, se lo ha agradecido a sus padres como si fuera lo más maravilloso del mundo”.
 
Tras ese ejemplo, pidió que le dijeran lo que para ellos era la Navidad, escribiéndolo en la pizarra para luego resumirles: “La Navidad puede tener este año: recibir regalos, comidas en casa, mucha gente en la calle, verte con amigos... Pero recordar siempre,  lo más importante es... la familia, que nunca se os olvide”.
 
Recordó una experiencia que vivió hace dos años: “Por trabajo, estuve fuera y no pude estar con mi familia en Navidad. Tengo una niña que se quedó sola con mi mujer aquí en Antequera. Los Reyes Magos dejaron los regalos, pero mi niña no quiso abrirlos ese día, porque quería que yo estuviera con ella, porque nos dijo que lo más importante no eran los regalos, sino estar con sus padres, con su familia, y eso es lo más importante... la Navidad es estar con la familia”.
 
Para terminar, destacó que los niños “sois lo más importante, sois los que podéis hacer que la familia vuestra esté feliz”. Y con contraste, cada día el mundo está más triste “porque los mayores se están empeñando en ello”.
 
Por ello, les pide que cambien el mundo: “Si os portáis como los mayores, serán más tristes los próximos años. Pero tenéis que confiar en vosotros, estudiar mucho, fomentar la familia, que estéis todos juntos, aprovechar siempre a los que tenéis al lado: al abuelo, al padre, al hermano... porque necesitan que los hagáis felices”.
 
 
 
 

José Carlos Capella: “En la vida, con la ilusión, lo puedes conseguir todo”
Acaba de cederle a la Ciudad de Antequera su maqueta del siglo XVIII que será expuesta próximamente en un lugar municipal. José Carlos Capella es empresario-decorador y artista, él solo, con mucha paciencia, construyó la maqueta más grande que existe de una ciudad española del siglo XVIII: ¡24 metros cuadrados! que pronto se podrán disfrutar de nuevo.
 
Lo que el anuncio de La Lotería o Freixenet es a la Navidad en España, el escaparate de Capella lo es en Antequera, siempre sorprendiéndonos con su ingenio. Además, este año, el Cartel de la Navidad tiene al Castillo de su maqueta como parte del mismo.
A los pequeños le insistió en tener ilusión: “En la vida, con la ilusión, lo puedes conseguir todo, ¡no la perdáis nunca! Con ella alcanzaréis las metas que os marquéis”.
 
“Desde pequeño, mi padre me enseñó y hoy con mi hermana seguimos los pasos de nuestro padre”, adaptando su comercio para la decoración: “No hace falta gastarse mucho dinero, con ir al campo, puedes coger ramas, hojas... para luego convertirlas en la decoración a tu gusto en casa”.
 
Invita a decorar los hogares, los comercios, las calles... todo lo que haga falta para que se consiga el ambiente navideño. “Imaginad y haréis maravillas en casa, decorando todo lo que queráis. Si creéis que es complicado, yo empecé un día y terminé construyendo mi maqueta con mis manos, a base de madera y pintura”.
 
Sorprendió a todos cuando les dijo que había elaborado 145.000 tejas, “todas hechas a mano, para las casas e iglesias de la maqueta, así que cuando os digáis que os cuesta algo, os digo que no hay nada imposible. Con la ilusión se consigue todo... y con tiempo”.
 
Y, por supuesto, siempre con el calor de la familia: “Yo no puedo pasar ya la Navidad con mi padre, ya que está en el Cielo. Me quedo en casa, como le gustaba a él, y lo comparto con mi madre y hermanas. ¡Aprovechad lo que tenéis! ¡Mantened lo que le gustaba a vuestros abuelos, a vuestros padres, es lo que os va a quedar de recuerdo de cómo vivieron!”.
 
 
  

Teresa Martín: “Los padres somos felices si nuestros hijos lo son”
Periodista y modelo, recordamos con orgullo cuando fue nuestra Primera Dama de Honor de Miss España. Hoy es ya madre de una preciosa hija y espera la segunda para este próximo mes de enero.
 
Teresa Martín Bueno destacó a los alumnos que no pueden obviar que en “la Navidad se celebra que nació el Hijo de Dios, por eso adornamos las calles, nos reunimos las familias...”
 
Aunque hoy las vacaciones y los regalos eclipsan la esencia de las fiestas “cuando seáis mayores, veréis que los regalos ya no son lo más importante, será ser padres. Ver cómo tus hijos se ilusionan con la Navidad: vernos a la familia juntos, las calles iluminadas, cantar villancicos...”
 
Para Teresa, “los padres somos felices si nuestros hijos los son, y si no lo estáis, estamos tristes, por lo que os pido que a vuestros padres no paréis de regalarles muchos besos, muchos abrazos, darles mucho cariño... Ése es el mejor regalo que les podéis dar”.
 
Ahora, “hay que ayudarles a montar el árbol, pero por supuesto el Belén, y... ¡el Niño Jesús no podéis ponerlo hasta Nochebuena!”. Una época donde también despedimos el año y podríamos “reflexionar lo que hemos hecho bien para continuar haciéndolo, y para ver lo que hemos hecho mal para no volver a hacerlo y corregirlo el próximo año”.
 
Teresa recordó su época de estudiante y de deportista en la que soñaba con la Navidad como niña, y ahora lo hace esperando a un hijo, que es lo mejor que le puede pasar a una persona: ser padre.
 
 
  
 
Hasta aquí nuestra experiencia con estos cuatro personajes de nuestra ciudad, que trabajan, lo dan todo por los demás, pero buscaron un hueco en sus agendas para compartir sus valores navideños con los más pequeños con el fin de vivir y cambiar la Navidad de nuestros días. Más información, edición impresa sábado 7 de enero de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 

Antequera está dando muestras de ser cuna de buenos fotógrafos y éste es el caso de Francisco Javier Coca Ávila, quien tras ser segundo premio en el Concurso “Antequera Luz de Luna 2016” con una fotografía de El Torcal, consiguió con otra hermosa instantánea el premio del Cartel de Navidad de Antequera que organiza el Ayuntamiento. 

Sobre su obra hablamos con Javier: “Buscando un  belén se me vino a la cabeza esa magnífica maqueta que tiene José Carlos Capella que hizo de la Antequera del siglo XVIII. Hablé con él para que me cediera una parte para el cartel, concretamente, la Alcazaba que nos sirvió para montarlo”.

Sobre el montaje su autor nos dice: “Me llevé a mi sobrina, Alicia Gómez, que tiene tres años junto con otro sobrino. Nosotros coronamos para terminar el árbol de Navidad poniendo la estrella y entonces queríamos coronar el montaje que habíamos hecho del belén poniendo la estrella en el punto más alto de la torre de la Alcazaba y ese es el momento que recogí”.

La fiesta de la Navidad para Javier Coca
Nuestro autor del cartel de estas fiestas vive la Navidad  de manera especial: “La vivo desde la perspectiva de los niños y con la ilusión que les mueve. Aprovechamos para viajar y para ver a la familia. Este año tenemos la tristeza de que mi suegro falleció… Tuvimos la fortuna de que él vivió la ilusión de la preparación del cartel y llegó a conocer la noticia de que había sido premiado y que su nieta iba a ser la imagen de la Navidad de Antequera. Éste es un momento muy especial en los que te acuerdas de las personas que faltan”.
 
Los proyectos del fotógrafo 
“Estamos preparando el renovar la cartelería del Ayuntamiento porque está un poco obsoleta y vamos a poner los sitios icónicos del Patrimonio de la Humanidad. Desde AFA se contó con nuestra colaboración para el Sitio de Los Dólmenes y he hecho un proyecto donde he fotografiado los solsticios y equinoccios de los tres dólmenes, un proyecto muy interesante”, concluye Coca. Un antequerano con gran talento y humanidad que dará mucho que hablar. 
 
 
 
 
  
 
Desde hace siglos el hombre se felicita la Navidad o se desea felices fiestas llegando estas fechas. Como cristianos nosotros nos felicitamos la Navidad. La razón se nos da en la liturgia del día de hoy: “La palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”. Ésta es la gran noticia que hoy celebramos. La buena noticia de un Dios que está con y en medio de nosotros. 

 Por ello, nuestra actitud en esta esplendorosa mañana de la Navidad no puede ser otra que ésta: Alegría, alegría, alegría. Alegría por los niños que acaban de nacer y los que van a nacer. Alegría por los más ancianos que en estos días viven una Navidad más.
Alegría para los que tienen esperanza y para los que ya la han perdido. Alegría para los abandonados por todos. Alegría para las madres de familia que en estos días estarán más cansadas de lo habitual preparando las comidas, y para esos hombres que a lo mejor en estos días se olvidan un poquito de ganar dinero y descubren que hay cosas mejores en el mundo.
 
Sí, hermanos, ¡Alegría, alegría para todos! Alegría, porque Dios se ha vuelto loco y ha plantado su tienda en medio de nosotros. Alegría, porque Él, en Navidad, trae alegría suficiente para todos.
 
La Navidad encierra un secreto profundo que, desgraciadamente, se les escapa a muchos de los que hoy celebrarán “algo”, sin saber exactamente qué.
 
Muchos no pueden ni siquiera sospechar que la Navidad nos ofrece la clave para descifrar el misterio último de nuestra existencia. Generación tras generación, los hombres han gritado angustiados sus preguntas más hondas. 
 
¿Por qué tenemos que sufrir, si desde lo más íntimo de nuestro ser todo nos llama a la felicidad? ¿Por qué tanta humillación? ¿Por qué la muerte si hemos nacido para la vida? (Desde aquí un fuerte abrazo para todas la familias que por primera vez les faltará algún familiar a la mesa. También para vosotros familia Guerrero). 
 
 
 
 
 
Los hombres preguntamos... Y preguntaban a Dios porque, de alguna manera, cuando estamos buscando el sentido último de nuestro ser, estamos apuntando hacia Él. Pero Dios parecía guardar un silencio impenetrable. Ahora, en la Navidad, Dios ha hablado. Tenemos ya su respuesta. Pero Dios no nos ha hablado para decirnos palabras hermosas acerca del sufrimiento, ni para ofrecernos respuestas profundas sobre nuestra existencia. Dios no nos ofrece palabras. No. “La Palabra de Dios se ha hecho carne”. Es decir, Dios más que darnos explicaciones, ha querido sufrir en nuestra propia carne nuestros interrogantes, sufrimientos e impotencia.
 
Dios no da explicaciones sobre el sufrimiento, sino que sufre con nosotros. No responde al porqué de tanto dolor y humillación, sino que Él mismo se humilla. Dios no responde con palabras al misterio de nuestra existencia, sino que nace para vivir Él mismo nuestra aventura humana.
 
Ya no estamos perdidos en nuestra inmensa soledad. Ya no estamos sumergidos en pura tiniebla. Él está con nosotros. Hay una luz. “Ya no estamos solitarios sino solidarios”. Dios comparte nuestra existencia.
 
Ahora todo cambia. Dios mismo ha entrado en nuestra historia y en cada vida personal. La creación está salvada. Es posible vivir con esperanza. Merece la pena ser hombre. Dios mismo comparte nuestra vida y con Él  podemos caminar hacia la plenitud.
 
Como los pastores, sin nada, vacíos de todo lo externo, simplemente con lo que somos, podemos caminar hacia el portal para encontrarnos con el Niño, con la “Palabra de Dios hecha carne”. 
 
Porque sí, no lo olvidemos, Dios “tiene palabra” y la cumple. Por eso, la Navidad es siempre para los creyentes una llamada a renacer. 
 
Una invitación a renacer la alegría, la esperanza, la solidaridad, la fraternidad y la confianza total en el Padre. Hoy, más que nunca, debemos estar felices. De todo corazón os deseo Feliz Navidad a todos los lectores.  Más información, edición impresa sábado 7 de enero de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 



La sociedad que nos ha llegado al año 2016 precisa un cambio, que no está ni en los políticos, ni en las empresas, ni en la calle... está en los niños, en los colegios, con los profesores, quienes están llamados a formar las personas que dirijan, sostengan, transformen nuestra sociedad.
 
Estos días, en las aulas de todos los colegios se concluyen las clases con teatros, cánticos de villancicos y alegría con las familias. En La Victoria, hay dos clases que bajo el método “Design for Change” quieren sumarse a una corriente internacional que pretende cambiar el mundo.

El maestro y conocido apasionado del baloncesto en nuestra comarca, Agustín Rodríguez, nos llama junto a la hermana franciscana Gema para pedirnos que presenciemos su iniciativa para dar cabida en nuestras páginas, si lo estimamos oportuno. Accedimos, buscamos tiempo y, cuál fue nuestra sorpresa, que no se merecen un espacio, sino varias páginas, en este número que marca el inicio de la Navidad en Antequera.
 
Buscando innovar y mejorar la educación y enseñanza, se acogen al movimiento internacional, “cuyo objetivo es ofrecer a niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo desde su propio entorno”, según la web española.
En 2001, Kiran Bir Sethi, una madre preocupada por la educación de sus hijos, “decide no quedarse de brazos cruzados y funda la Escuela de Riverside en Ahmedabad. Con ella surge en 2009 el proyecto Design for Change, que rápidamente se extiende a nivel internacional”.
 
 
 
   
 
La idea en Antequera
Buscan que “los pequeños se acerquen a su entorno, sientan cómo es, imaginen cómo les gustaría que fuera y diseñen la manera de actuar para cambiar”, sigue Rodríguez.
 
Ante la Navidad, pensaron qué mejor idea que reflexionar sobre ella: compartir qué creen que es, recibir nociones en clase, testimonios de personas ajenas al día a día, salir a la calle para compartir sus vivencia y resumirlo todo en un vídeo-sorpresa que proyectarán esta próxima semana a sus padres y difundirán por las redes sociales.
 
Con tanta prisa, móviles, ocupaciones, agendas, tareas, materialismo... se está perdiendo la identidad de la Navidad. “Se nos está olvidando lo que realmente queremos celebrar los cristianos, que Jesús va a nacer en cada uno de nosotros”.
 
Tras estos días extraordinarios, han salido a la calle, pasado por el Mercado de Abastos, Plaza Castilla, Paseo Real, incluso entraron al Ayuntamiento, visitado residencias y Hospital para contar al mundo lo que realmente es la Navidad. “Queremos llevar alegría, ilusión y esperanza a las calles, a las familias, para que así lo vivan en casa cuando se reúnan por Navidad, y celebren que el Niño Jesús nace cada vez que llega la Nochebuena y nos trae amor”.
 
Energías y ánimos no les falta al centenar de pequeños que se proponen cambiar la Navidad, que sea lo que es, y que no haya árboles que tapen el pesebre donde nace un Niño que busca el amor de las familias. ¡Gracias!  Más información, edición impresa sábado 7 de enero de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).