Sin una Agrupación de Cofradías en funcionamiento, pese a los intentos de Antonio García Cabello, es de nuevo el Ayuntamiento con la Comisión de Festejos la que se encarga de organizar la Semana Santa. Para ello reúne a las cofradías que aceptaron procesionar: las de la Pollinica, Rescate, Mayor Dolor y Consuelo. Por parte de los Dolores, Abajo y Arriba expusieron que “por diferentes circunstancias, especialmente por dificultades de tipo económico” no saldrían en 1970 y “condicionó su salida a una próxima reunión de su directiva, la de los Estudiantes, la del Cristo Verde”, que  ese año en vez de salir el Lunes Santo, lo harían el Viernes Santo desde Santo Domingo con el Cristo yacente de San Agustín y la Virgen de la Vera Cruz como Soledad.

El alcalde Francisco Ruiz Rojas les expuso que “las ayudas que las cofradías que van a desfilar este año precisan, alcanzan unos 40.000 duros, en números redondos, lo que rebasa el presupuesto con que para tal fin cuenta la Comisión de Fiestas. Hubo un detenido estudio al respecto, pero basándose en experiencias de años anteriores, se confía en que este importante aspecto queda resuelto”. 

Mientras tanto, devotos de la Virgen del Socorro piden salir con Ella en Semana Santa, aunque sea sola, sin lujos, ni adornos, ni bandas, ya que sería el sexto año consecutivo tras el que no procesionaba. Unos años también marcados por las diferencias del clero con las cofradías, en la última época de la Dictadura de Franco. Recogemos cómo fue la Semana Santa donde la lluvia amenazó la procesión de la Pollinica y dejó en casa a los del Consuelo que aguardó su decisión hasta las 22 horas.

1970 fue un año complicado en el mundo cofrade, tal vez de los últimos de la época que comenzara en 1943 con la fundación de la Agrupación de Cofradías. Se abrían puertas para establecer el posterior orden actual que se remató en 1988 con la recuperación de la Cofradía de la Soledad.    Los problemas económicos dejaban a las Directivas sin plantearse poder organizar unas procesiones costosas, donde conservaban un antiguo patrimonio y muchos daños producidos en el segundo tercio del siglo XX. Un año donde Los Estudiantes dejan el Lunes Santo y en el que el Cristo Verde y la Virgen de la Vera Cruz forman parte de un Santo Entierro que salió desde Santo Domingo.

La de hace 50 años, la de 1970, era una época de problemas en los senos cofrades, ya que la Agrupación de Cofradías no tenía la continuidad que tuvo en su fundación en 1943 y tenía en Antonio García Cabello, la persona que intentaba recuperar su día a día, pero se tuvo de nuevo que esperar al Ayuntamiento para que contribuyera a superar los problemas económicos de las cofradías. Unos tiempos en los que la Dictadura de Franco estaba llegando a su fin y parte del clero estaba distanciándose de él, por lo que hubo sectores que reaccionaron alejándose del mundo cofrade. Tiempos donde jóvenes cofrades reaccionaron ante esta postura del clero, en una desunión que puede que hoy siga estando latente en algunas hermandades. 

Viajando en el tiempo por las páginas de “El Sol de Antequera” previas a la Semana Santa de 1970 se recogen varias reuniones entre el Ayuntamiento de Antequera y representantes de las cofradías de Pasión. En una primera cita, el alcalde Francisco Ruiz Rojas pide a los cofrades que le respondan a un cuestionario en el que les exponían su intención o no de procesionar esa Semana Santa, qué subvención necesitarían y si estimaban la contratación de una banda de música para que les acompañasen. En caso de decir que no a la primera cuestión, el alcalde pedía que expusieran sus argumentos. Ruiz Rojas fue otro alcalde defensor de las procesiones de Semana Santa y no quería que pasaran años sin salir a la calle el patrimonio guardado con el paso de los siglos. 

Inicialmente, expusieron su apoyo a salir las cofradías de la Pollinica, Rescate, Mayor Dolor y Consuelo. Por parte de los Dolores, Abajo y Arriba expusieron que “por diferentes circunstancias, especialmente por dificultades de tipo económico” y “condicionó su salida a una próxima reunión de su directiva, la de los Estudiantes, la del Cristo Verde”. El alcalde les expuso que “las ayudas que las cofradías que van a desfilar este año precisan, alcanzan unos 40.000 duros, en números redondos, lo que rebasa el presupuesto con que para tal fin cuenta la Comisión de Fiestas. Hubo un detenido estudio al respecto, pero basándose en experiencias de años anteriores, se confía en que este importante aspecto queda resuelto”. 

Mientras tanto, ya se adelantó que una de las novedades para esa Semana Santa sería la procesión del Santo Entierro, “pero no al estilo y a la improvisación de anteriores, sino que será una auténtica procesión del Silencio, que desfilará por nuestras calles en la noche del Viernes Santo. Esta procesión la organizará y dirigirá la propia Comisión de Fiestas, y aunque no pueden anticiparse muchas noticias en ese sentido, es propósito que la integren tres pasos: Un Cristo crucificado, la urna con el Santo Entierro y una Virgen Dolorosa. Formarían parte de ella las órdenes religiosas todas, las representaciones de todas las cofradías, las oficiales...”. Años atrás, tras no conseguir que volviera a salir el Santo Entierro del Carmen, la Agrupación de Cofradías y el Ayuntamiento promovían procesiones con el Cristo yacente de San Agustín en su urna y diferentes advocaciones marianas que hacían de Soledad, como recogen nuestras crónicas.  

Cambios en la Comisión de Fiestas, semanas antes, para que haya procesiones

Semanas antes de la Semana Santa se reestructura la Comisión de Fiestas del Ayuntamiento, con el propósito de que se organicen y promuevan las procesiones en la Semana Santa, según prioridad del alcalde Francisco Ruiz Rojas quien junto al teniente de alcalde delegado de Festejos, Joaquín Moreno Laude, cuenta con: Antonio Ríos Corrales, Agustín Jiménez Blázquez, José L. Moreno de Rojas Sarrailler, Francisco Sánchez, Ángel Guerrero Fernández, Antonio Porras Estrada, Casimiro Ruiz Serrano, Gonzalo Ruiz Rojas, Pedro Gutiérrez, Rafael de la Rosa Flores y Antonio Laborda Cerván.

Mientras tanto, Marcial Román se pregunta: ¿Un año más sin salir la Virgen del Socorro? Lamenta que si no lo hacía en 1970, ya serían seis años de la última procesión de la imagen mariana. Expone que no se cree que sean por motivos económicos y se pregunta: “¿Que el rico no puede desprenderse de unos duros? ¿Que el pobre no puede aportar unas pesetas? ¡Mentira! ¿Queréis que echemos cuentas de cuánto se dilapida, de cuánto tiramos al año?”. Considera que la Virgen del Socorro no sale “porque no nos da la gana. No sale porque tenemos miedo a gastarnos unas pesetas, porque el materialismo nos tiene atenazados o, sencillamente, simplemente, dolorosamente, porque hemos dejado de ser católicos. Si no, ¿de qué? ¿por qué íbamos a dejar a la Virgen del Socorro enclaustrada en su santuario?”. 

Nueva reunión de la Comisión de Fiestas, a la que asistieron representantes de las cofradías de La Pollinica, Estudiantes, Rescate, Mayor Dolor y Consuelo. El alcalde informó del dinero que le podía dar a cada cofradía y todas aceptaron salir, con el cambio de los Estudiantes que en vez de salir el Lunes Santo, procesionarían al Cristo Verde y la Virgen de la Vera Cruz junto al Santo Entierro desde Santo Domingo en la procesión del Santo Entierro. Por su parte, la Pollinica lo haría el Domingo de Ramos, el Rescate el Martes Santo, el Mayor Dolor el Miércoles Santo y el Consuelo el Jueves Santo. Se intentó un nuevo esfuerzo para que el Socorro saliera el Viernes Santo, pero no se consiguió.

 
 
 
 

Primera visita del obispo de Málaga, Ángel Suquía, días previos a la Semana Mayor

Entre reuniones y cultos, el 23 de febrero de 1970,  se desplazó el nuevo obispo de Málaga, Ángel Suquía Goicoechea para una primer contacto con los fieles, entre ellos los párrocos, religiosos, colegios, cofradías y asociaciones religiosas.  El Obispo se puso en contacto con los sacerdotes, a quienes pidió cumplir su deber: el de servir a la causa de Dios, estando al servicio de la Palabra para que entre todos vayamos por buen camino para confortar los corazones con su ejemplo y su palabra evangélica. Frases de hondo pensamiento, de certero en todos los corazones y que después de la solemnidad litúrgica, ya despojado de las sagradas vestiduras, al volver al templo, fue rodeado de muchedumbre que acudió a besarle el anillo pastoral y manifestarle con respetuoso entusiasmo personas que se acercaban a él.

El obispo fue esperado en la iglesia y complementado por el alcalde Francisco Ruiz Rojas, el juez de partido Mateo Díez, el capitán de la Guardia Civil Delgado Membrives, el comisario de la policía Vallecillo Morilla y otras representaciones, así como por la mañana había sido recibido por el vicario arcipreste Antonio López Benítez y demás sacerdotes religiosos que finalmente le despidieron por la noche al disponerse para su regreso a Málaga.

 


Besapié al Señor del Mayor Dolor que no celebró Quinario en 1970

La portada del 8 de marzo de 1970 se habla de un besapié del Mayor Dolor ese domingo a las 12,30 y en la iglesia parroquial de San Sebastián tendrá lugar una misa de comunión general con homilía por el superior de los trinitarios. Al terminar la misa, se cantó la salve a la Santísima Virgen y a continuación se dio a besar el pie de la venerada imagen del Señor del Mayor Dolor. Al no poder celebrarse el Quinario que la Cofradía del Mayor Dolor venía celebrando anualmente, se organizó esta misa con besapié final.

Ya el 22 de marzo, bajo el titular de “Solemnidad religiosa de la Semana Santa”, el periódico hace una invitación al pueblo de Antequera para que tome parte activa en los actos religiosos. Se insiste en el Domingo de Ramos en el que empieza la Pasión del Señor, en el Jueves Santo en la noche última de su vida donde celebró una cena para despedirse, de los oficios del Viernes Santo donde se conmemora la Pasión y Muerte de Cristo. Sigue con el Sábado Santo con la Solemne Vigilia Pascual y el Domingo de Pascua de Resurrección. Hay cultos en 1970 en los templos de: San Sebastián, San Miguel, San Isidro, Santiago, El Carmen, San Juan, La Trinidad, Hospital, Hermanitas de los Pobres, Capuchinos, Madre de Dios, Recoletas, Encarnación, Santa Eufemia, La Victoria, Belén e Inmaculada.


El Señor de la Columna, portada del Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera

La portada del Especial de Semana Santa de 1970 recoge una imagen del Señor Atado a la Columna, al precio de 25 pesetas y con 36 páginas con artículos del vicario Antonio López Benítez, Román, Fermín Requena, Fray Rafael de Antequera, Manuel Cascales Ayala, Isabel López Torres, José Muñoz Burgos, Jesús de Talavera y Juan Alcaide de la Vega. Se ilustraron varias fotografías a toda página, recogiendo cómo se procesionaban las imágenes entre el paso del decenio de los 60 a los 70.  

 

La Pollinica procesiona el Domingo de Ramos tras una fuerte llovizna

El Sol de Antequera del 29 de marzo de 1970 en portada titula: “Celebración solemne y animada de la Semana Santa Antequera” donde “como siempre ha manifestado su espíritu religioso celebrando los días que rememoran la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, con actos piadosos, masivos, en todas sus iglesias, y ha hecho pública manifestación de fe y su devoción hacia la imágenes de Cristo y de su Santísima Madre, en la ocasión de las procesiones”. 

Pero “es de lamentar que este año, por circunstancias especiales, hayan dejado de salir tres de sus principales cofradías. Si bien las que hemos tenido en la calle, ha merecido la atención del pueblo y han dado animación a toda la ciudad, se ha dejado sentir esa falta, que bien merece sea lección que mueva todos para el remedio que debe ponérseles para otro año, si, no dejándolo todo para última hora, se trabaja con la anticipación necesaria, constituyendo, como engaños dignos de recordación, una Agrupación que puede solucionar lo que este año no pudo hacerse”. 

Desde San Agustín salió el Domingo de Ramos la Cofradía de La Pollinica a las 18 horas. Antes, citaron a los niños que fueran a participar en su procesión a las 17 horas en el grupo escolar Romero Robledo de calle Calzada de donde partió el desfile de la cofradía. Salían ya los tres tronos de hoy en día en 2020 y eran acompañados por niños con palmas. Durante la madrugada y toda la mañana del Domingo de Ramos la persistente lluvia hizo temer que no pudiera salir la primera procesión de la Semana Santa, pero se despejó el cielo que alumbraba con el sol las primeras horas de la tarde, pero todavía cayó un fuerte aguacero a las 18 horas. La Directiva se decidió a salir y “tuvimos la suerte de que fuera un acierto, pues ya pudo celebrarse con toda solemnidad esta animada procesión, que con tanto cariño cuidan en todos sus detalles sus organizadores”. 

Llevó en cabeza la Banda de Trompetas y Tambores del Regimiento de Infantería de Ceuta de guarnición en Ronda y en el guión fueron el teniente de alcalde Agustín Jiménez Blázquez, alternando con el hermano mayor honorario, José Moreno Gutiérrez, que llegó de Málaga, siendo recibido por el hermano mayor de la Cofradía, José Villalón Ramírez; teniente hermano mayor Antonio Cañas Frías; mayordomo, José Mata Vargas. Los hermanos del Señor de Jerusalén fueron dirigidos por José María Muñoz; el de la Oración del Huerto por Federico Esteban Vílchez y el de la Virgen de la Consolación y Esperanza por José Villalón Ramírez. El primer trono fue con niños con palmas y lo demás con penitentes, cerrando la Banda Municipal de Música la primera procesión del año 1970.


Alta presencia de la Guardia Civil y las saetas de la Niña de Antequera con el Rescate

Mientras, el Martes Santo, la Cofradía del Rescate a las 20 horas, tras el desfile de la armadilla a las 19 horas. El itinerario según el callejero de 1970 fue: Porterías, Vega, Laguna, Ramón y Cajal, Infante don Fernando, Lucena, Cruz Blanca y a su templo. Como curiosidad, en la crónica de 1970 se le llama “como Cristo de Medinaceli”. Una procesión donde hombres y mujeres le acompañan alumbrando durante el largo itinerario y durante la hora de su tránsito por las calles de la ciudad, así como también forman filas ante la Santísima Virgen de la Piedad. Fueron sus hermanos mayores José Ramos Espinosa y José Montes Ramos al frente de sus hermanacos.

En la cabeza de la procesión, la Banda de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga con cornetas, tambores y gaitas. Fueron recibidos por el capitán José Delgado Membrives y estuvieron también presentes: miembros de la Guardia Civil de Archidona, Teba y Campillos, así como el jefe de servicio de Tráfico, el sargento Mariano Vázquez. Evidencia la relevancia de la Benemérita con el Rescate en Antequera. Y una sección tras el Cristo que hoy sigue vigente. 

También contaban con el acompañamiento del Acuartelamiento de Aviación de Bobadilla con el capitán José Romero Carbón al frente. En la cabeza de la procesión iba un piquete de la Guardia Civil a caballo. En el guión, alternaron el teniente de alcalde José Jiménez Luque; el hermano mayor de la Cofradía, Carlos Cruz Jiménez; el teniente hermano mayor, Antonio Gallardo Sánchez y el mayordomo Antonio González Ruiz. También estuvo el trinitario Arturo Curiel (devotísimo del Señor del Rescate y de la Virgen del Socorro, colaborador que fue de este periódico) y el caballero mutilado Rafael Pérez Arcas. 

En distintos lugares del trayecto “la conocida artista “Niña de Antequera”, como todos los años, cumplió sus promesas cantando saetas al Señor del Rescate y a la Virgen, en medio de la mayor emoción popular y también “El Niño de Aguadulce”, Soto y otros espontáneo cantaores que dieron ambiente en estos momentos de la procesión”.


El Mayor Dolor, el Miércoles Santo con multitud de gente y bengalas

Los de San Sebastián salieron a las 21 horas de la noche del Miércoles Santo. Desfile de la armadilla a las 20,30 horas y los “pasos” salieron de la iglesia por Encarnación, Calzada, Diego Ponce, Ramón y Cajal (Cantareros), San Luis, Infante don Fernando, Plaza de San Sebastián y a su templo. Un desfile “impresionante que presenció una gran multitud de personas en todo el trayecto del recorrido, y que al final, mediada la noche, invadió materialmente la plaza San Sebastián y calles adyacentes, mientras, enfrentados los ‘pasos’, se quemaban en círculo un centenar de bengalas multicolores, las músicas lanzaban al aire sus vibrantes acordes y todos los corazones palpitaban de emoción ante el impresionante espectáculo”. 

La procesión la abría la Banda de Trompetas y Tambores del Regimiento de Ceuta, precediendo un piquete de marciales gastadores el paso del Señor que iba dirigido por Luis Aranda García. Seguía la Banda de ingenieros de Granada y detrás de la Virgen, que tenía de hermano mayor a Agustín España García, la Banda de Música. En el guión alternaron el teniente de alcalde, Joaquín Moreno Laude, el coronel jefe del Regimiento de Ceuta, Manuel Santa Ana y de la Rosa, el jefe del batallón de la guarnición en Ronda, teniente coronel Víctor Garay; y el teniente coronel de Estado Mayor, Manuel Figuereola. También estuvieron presentes; Francisco Blázquez Bores, académico de la Real de Bellas Artes y Letras de Sevilla; el hermano mayor de la Cofradía, Juan Luis Moreno Laude y el vicepresidente Francisco Molina Pérez.


La lluvia deja el Jueves Santo a los del Consuelo en San Pedro sin salir

Mientras que para el Jueves Santo, los del Consuelo tenían prevista su salida para las 19,30 horas, tras el desfile a las 19 horas. El itinerario previsto era: Santa Clara, Plaza de San Francisco, Calzada, Encarnación, Plaza de San Sebastián, Infante don Fernando, San Luis, Ramón y Cajal (Cantareros), Lucena, Cruz Blanca y a su templo. La imagen de la Santísima Virgen estrenaba unas manos costeadas por Alicia Alcaide de García Jiménez y el Señor unas potencias de oro, realizadas por el platero José María González.

“El nublado de todo el día del Jueves Santo produjo al fin la lluvia a la caída de la tarde, motivando la suspensión de la procesión del Consuelo”. A las 21 horas, la Cofradía con la Banda de la Guardia Civil del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro hizo el desfile hasta San Pedro, “pero ya a las 22 horas las persistentes lluvias hizo acordar la suspensión definitivamente”.

 

El Cristo Verde y la Virgen de la Vera Cruz en el Santo Entierro desde Santo Domingo

Antes de la procesión, Vía Crucis a las 3 de la tarde desde la iglesia de San Sebastián hasta los Remedios, por sacerdotes y religiosos. Después de haber llovido toda la mañana, mejoró la tarde y esto permitió que saliera de la iglesia de Santo Domingo la procesión del Santo Entierro de Cristo “organizada por los Estudiantes cuya cofradía no pudo salir del Lunes Santo, sacando dos de sus ‘pasos’: el Señor de la Buena Muerte (Cristo Verde) y Nuestra Señora de la Vera Cruz en Soledad. Gran multitud de personas presenció la procesión en todo su recorrido”. Bajaron y subieron “a la vega” por Cuesta de Zapateros para regresar a Santo Domingo, como recuerda 50 años después, Francisco Rosales León. 

Una banda juvenil de tambores y trompetas formaba el cortejo con las representaciones de la Cofradía de La Pollinica, Señor del Rescate, Mayor Dolor y del Consuelo. El guión estudiantil contaba con Francisco Rosales León, portando un lazo negro por Santiago Vidaurreta Argüelles, hermano mayor que fue del Cristo Verde. Antonio Benítez Vílchez dirigía al Cristo de los Estudiantes; seguido de la Sagrada Urna con el Cristo Yacente de la iglesia de San Agustín, conducido por Antonio Porras Estrada. Detrás el Excelentísimo Ayuntamiento bajo mazas, presidido por el alcalde Francisco Ruiz Rojas y demás autoridades. La Banda de Música y finalmente la Santísima Virgen de la Vera Cruz que estrenaba un puñal de plata repujada.

 

 

Información básica para el coronavirus
·Teléfonos exclusivos para el Covid-19 “coronavirus: 900 400 061 y 955 54 50 60 (Salud Responde).

· No usar el 061 ni el 112: Las autoridades piden que no se llame a esos números porque colapsan las centralitas e impiden la atención de otros casos en los que hay una urgencia vital. Los números a los que hay que llamar para consultar dudas y hacer preguntas sobre el coronavirus son el 900 400 061 y el 955 54 50 60 (Salud Responde).

· Qué es el coronavirus: Virus que circulan entre animales, pero que algunos pueden afectar a los humanos, el nuevo se identificó en China a finales de 2019.

· Los síntomas: Fiebre, tos y sensación de falta de aire.

· Prevención: Lavar las manos frecuentemente. Evitar tocar los ojos, la nariz y la boca. Al toser, cubrir la boca con un pañuelo desechable o contra el brazo con el codo flexionado. Con síntomas respiratorios, evitar el contacto próximo con otras personas.

· Con síntomas: No acudir al Hospital, sino llamar a los teléfonos indicados: 900 400 061 y 955 54 50 60 (Salud Responde).

 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 18 de abril de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).