Semana Santa de 2022. Desde 1974 nunca se había interrumpido un pregón de la Semana Santa, a pesar de lo complejo de los años 70, como pasó en 2020. No somos nada sin la salud, nunca mejor dicho. “Pues sí, pues ésa es la vida. Tú ya sabes que llega un día en el que te dicen ‘tomáte una cocacola’... La vida en la que recibes una llamada y tu hermano tiene un accidente gravísimo de tráfico, recibes una llamada o simplemente tienes que llamar a alguien para decirle pues que te ha pasado esto y que estás en la UCI. La vida es así, es vivir, ser lo más felices que se pueda el tiempo que se pueda y ayudar a los demás a que sean felices. Ésa es la vida. Entonces pues igual que ha pasado con el pregón pues pasa con la vida”.

Ahora la guerra. Le dedicas tiempo a preocuparte en montar una procesión y están matándose. Ver a los niños, las mujeres, los hospitales... ¿cómo tenemos que tomar este final de Cuaresma y la Semana Santa con lo que está pasando alrededor? “Tenemos que pensar si la oración sirve para algo. ¿Rezar sirve? Si rezar sirve, evidentemente estamos llamados a rezar. Si tenemos la fe de que rezar sirve, nuestra obligación es rezar por esta gente, por las personas que perdieron sus casas en La Palma, por la gente que ha fallecido por causa de este Covid 19, por la gente que está perdiendo el empleo, por tanta gente que está removiendo su suelo por todas las circunstancias que están alrededor nuestra. Y si rezar sirve, nuestra obligación como cristianos es rezar por ellos. ¿Y cómo rezamos los cofrades? Nosotros rezamos bajo un capirucho, con un rosario y una mantilla, con un trono, con las andas, con una maza... ¿Que hay alrededor muchas fiestas? Pues claro. ¿Que hay alrededor mucha alegría? Pues claro. Pero el cofrade reza con una corneta, el cofrade reza preparando anualmente ese momento de intimidad con el Cristo o la Madre. Entonces ¿cómo nos enfrentamos nosotros a una Semana Santa con gente que está muriendo por balas? Rezando. Y si somos capaces de rezar en nuestro trono, yo creo que somos capaces de transformar el mundo”. 

 

El cofrade del siglo XXI

Le preguntamos ¿cómo es el cofrade del siglo XXI? El de antes atendía al entierro de los difuntos, a las necesidades espirituales de sus cofrades... Hoy vemos lo de la donación de sangre. ¡Qué transformación! Este siglo ¿cómo se recordará en el futuro viendo tanta historia, pero viendo ejemplos, insisto como el de la sangre en le besapié del Rescate? “El cofrade del siglo XXI es un cofrade que vive más auténticamente la espiritualidad. Eso para empezar. ¿Por qué? Pues porque la sociedad va en contra de la religiosidad. La sociedad, el mundo digital, la cultura, la política liberal, va en contra de la Iglesia, en contra de los valores cristianos, entonces el cofrade que está, es mucho más auténtico. No es un cofrade que esté amparado bajo un ‘estar bien mirado’; más al contrario, los cofrades estamos mal mirados en muchos factores y sectores de la vida. Entonces ¿cómo es el cofrade del siglo XXI? Yo entiendo que es mucho más auténtico, más valiente, un cofrade que  es auténtico y valiente vive en y por el mundo en el que vive y que le rodea y por eso lo del Rescate de la donación de sangre es una pequeña pincelada, visible, porque depende de terceros siempre, que son los verdaderos protagonistas, que son los que donan sangre, pero ¿qué cofradía no tiene una labor social encomiable en Antequera? ¿Qué cofradía en Andalucía no tiene una labor encomiable? Todas. Yo te digo que el cofrade del año 2021, 2022, del siglo XXI, es un cofrade valiente”.

¿Cómo ha sido esa espiritualidad, ese rezo de manos del pregonero durante estos dos años? “¿Sabes dónde me llama mucho la atención ver la cara de Señor del Rescate? En el Cementerio. Yo cuando visito a mis fallecidos, que los he tenido, mi abuela murió precisamente cuando empezó todo esto, cuando fallecen las personas y te vas allí y vas viendo la fe en esos momentos duros como es una fría lápida o cuando te das un paseo por el Hospital y te das cuenta que hay estampitas de la Virgen del Socorro, de la Virgen de la Piedad, de la Virgen de la Cabeza, dices tú: ‘Ésa es la espiritualidad, eso es lo que uno ha tenido que vivir’. Nosotros hemos vivido cosas muy fuertes, Curro, nosotros hemos vivido encerrados en casa; pero no encerrados porque hubiera un estado de alarma, sino encerrados por el miedo. Nosotros hemos ido al supermercado con guantes y hemos llegado y hemos pasado bajo lejía todos los mandados que hemos comprado y eso lo hemos hecho todos los antequeranos. Entonces ese miedo lo hemos vivido”.

¿Que llegaría a sentir Jesús cuando sabía a lo que se enfrentaba en el momento de su pasión? ¿Qué semejanza podríamos encontrar con lo vivido? “Él tuvo dos grandes tentaciones, en el monte de los olivos la primera y  en la cruz la segunda. Pero me quedo con la imagen del Cristo Caído de Servitas. El Cristo Caído de Servitas se cae, pero su cruz, no. Esa imagen y además muy  presente ahora con mi amigo Juan Antonio, que ya sabemos el tema que ha tenido con el interior de su coche y demás.  Pues yo vivo muy presente ese Cristo por él, por su familia y me llama mucho la atención eso, cómo podemos acercarnos a Él. A Él se le cae todo, se cae él mismo, pero la cruz no. Y ésa es la actitud, desde luego que tenemos que seguir”.

Cuando ha visto esa imagen en La Palma o en Ucrania de ese crucificado del templo... muy duro para alguien ver cómo se tienen que llevar su imagen de su sitio. “Yo no creo en la imagen, yo creo lo que representa esa imagen, el Señor del Rescate es el vehículo que yo tengo para ponerle cara a Cristo. La Virgen de la Cabeza, la Virgen del Socorro, la Virgen de la Piedad... ésas son las caras que yo le pongo a la Virgen, a la Madre, pero no es la Madre. Entonces cuando yo veo que intentan salvar a una imagen lo que intentan salvar es esa fe que hay detrás, esa fe que nos sustenta, esa fe que cuando llegan esas llamadas que hemos hablado antes, que llegan un 11 de noviembre o llega un 16 de junio... cuando llegan esos momentos duros pues esa es la fe a la que no agarramos; entonces lo que salvamos no es la imagen del Señor del Rescate, o del Señor del Mayor Dolor, lo que salvamos es lo que lo que nos lleva por dentro”.

 

Lo positivo de quedarse dos años en casa

Terminando le exponemos ¿qué tiene de bueno estos dos años de quedarse los tronos en casa? “¡Se han caído las caretas. Las caretas, se han caído. En los momentos que hemos vivido se ve la gente de verdad, se ve la solidaridad, se ve el compromiso que tenemos en la familia y yo lo que más contento estoy es que se han caído las caretas; la hipocresía ha volado con esto”. 

¿Qué nos aconseja el pregonero para vivir esta Semana Santa del 2022 de una manera diferente?  “Yo os aconsejo como Dimitri, que quiso una tarta de cumpleaños y rezó y le escuchó. Pues igual que este chico rezó con fe en una tarta de cumpleaños, fíjate en una tarta de cumpleaños, pues que nosotros vivamos con fe, con fe de verdad, que sirve rezar; y esa fe que sirve rezar pues la llevemos a nuestro día a día. Y llegará el Domingo de Ramos y volverán las golondrinas a trinar;  y volverán y volverán y volveremos a ver los Estudiantes, a ver el Señor de Mayor Dolor, volveremos a ver la Cofradía de Servitas, a la Virgen de los Dolores, la Virgen del Consuelo, volveremos a ver las tres cofradías del Viernes Santo: del Socorro, volveremos a ver la Paz, volveremos a ver al Cristo Yacente, al Señor del Rescate, nos volverá a bendecir, este año además con la novedad de distintos itinerarios, vamos a poder disfrutar de algo distinto que no es lo que siempre estamos acostumbrados... Llegará el momento y lo que hay es que disfrutarlo y vivirlo”.

Ahí quedan sus consejos ante otra Semana Santa vivida como pregonero. Buena oportunidad la de buscar lo que nos compartió en 2020, 2021 y ahora en este 2022. Manolo García de la Vega, el de Cáritas, el del Rescate, el del Pregón esperado, el hijo, el padre, el esposo, el amigo... el discípulo de Cristo con el corazón más grande posible.

 

¡Busque el Especial de Semana Santa de Antequera de 2022! Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de abril de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).