El pasado 12 de febrero, se recibía la mala noticia del fallecimiento de doña Yaye Parrado García, quien a los 66 años descansaba en paz tras toda una vida con su familia, trabajando y superando adversidades de salud.

Mujer muy conocida tras sus años por el Hospital de San Juan de Dios, ayudó a su marido e hijo en el Bar Chicón. Siempre se mostraba amable al paso por las calles, viéndosele mucho por la zona de la Plaza de San Sebastián, donde mostraba el gran corazón que tenía al preguntar siempre por las familias de las personas que se encontraba.

Desde aquí, nuestro pesar a su esposo, José Chicón Artacho; su hijo, Juan Pablo; su nieto y familia, a quienes el Señor del Mayor Dolor (a quien ella le tenía devoción), seguro que le habrá abierto las puertas del cielo y dará fuerzas para superar esta insustituible persona.