A los 92 años nos dejaba este martes 7 de diciembre, doña María Dolores Gálvez Romero, viuda que fue de don José María González Bermúdez, alcalde de nuestra ciudad con quien compartió su deber de estar al frente del Ayuntamiento, siendo alcaldesa en los tiempos de la Transición.

A pesar de la pandemia, tanto el velatorio como en la despedida el miércoles 8 de diciembre en la iglesia parroquial de San Sebastián, se demostró lo que sembró en vida, el recuerdo hacia ella y su marido, y el cariño que mantienen hoy sus hijas, sus nietos y familia. 

Una mujer que con su marido atendieron a su familia, el negocio familiar de la recordada platería de calle Lucena y los años al frente del Ayuntamiento. Siempre estaba ella para aportar lo que hiciera falta. La recordamos ejerciendo de alcaldesa, contribuyendo con don José María a recibir a autoridades, colectivos, ciudadanos, quien lo precisara.

Lola, como cariñosamente se le llamaba, fue un personaje de nuestra reciente historia, recordando momentos históricos como el Pacto de Antequera, las visitas del entonces director general de la UNESCO, Amadou-Mahtar M’Bow, de los presidentes de Gobierno Adolfo Suárez o Calvo Sotelo, pero también del día a día. Nos viene a la mente sucesos en la ciudad atendiendo a vecinos, los descubrimientos de la Cueva del Toro, las ferias o el desarrollo de actos en el Museo de la Ciudad. Descanse en paz una mujer buena, que además de ser alcaldesa fue una gran madre, abuela y antequerana.