En la localidad de Laukariz (Vizcaya), nos dejaba el pasado 4 de octubre, la señora doña Dolores Sillero Gallardo, viuda que fue de don José García Castilla; de cuyo matrimonio tuvo dos hijos: María Dolores y José Manuel García Sillero. Antequerana, hija de Manuel Sillero Robledo y Dolores Gallardo Villalón, de cuya ciudad se sentía orgullosa. Persona de gran Fe; en su juventud, perteneció a Acción Católica de San Pedro. 

Enamorada de su ciudad, Antequera, siendo embajadora de cualquier ciudad en la que vivió y a la que acudía siempre que podía. Dolores Sillero, conocida como Lola Sillero, ha dejado a sus hijos y nietos un legado de valores y principios, basados en la unidad de la familia, en el respeto, en la prudencia y discreción, en la formalidad y honestidad; en la bondad, en la educación y en general, en la Fe católica.

Según era su voluntad, fue incinerada en el Cementerio de Derio, siendo despedida en la iglesia de las Mercedes de Las Arenas, para trasladar sus cenizas hasta Antequera para ser depositadas en la Cripta de la iglesia de la Santísima Trinidad, y así  descansar junto a los restos de su marido, previa misa ante Su Señor del Rescate.

Sus hijos y nietos agradecen todas las muestras de cariño y acompañamiento en este duro trance; que han asumido con resignación cristiana. Que la Virgen sea el Consuelo de su familia y que mantengan vivo su recuerdo con el cariño a esta tierra y las devociones que tenía a imágenes de la ciudad y relacionadas con San Pedro y La Trinidad a las que perteneció en vida.