Lleva 14 temporadas ligado al UMA Antequera, donde fue su capitán y buque insignia. Recordamos su liderazgo en pista o sus doble penalti decisivos que tantas alegrías dieron. Al retirarse (su nombre está en el Argüelles) se dispuso a prepararse como entrenador y fue segundo de su maestro, Moli, hasta esta campaña que ha tomado las riendas del equipo. José Antonio Borrego Gutiérrez “Tete” (Málaga, 11 de enero de 1975) tiene 47 años y presenta su candidatura a ser un referente en los banquillos.

No hizo falta su pizarra mágica, ya la utilizó ante el Ribera de Navarra cuando sorprendió al rival atacando en vez de defender el resultado. El día después de la gesta, le entrevistamos por vídeollamada y le preguntamos si se cree ya que han ganado la Copa. “Sí, ya empiezas a pensar que lo que ha pasado el fin de semana es real, no es un sueño, y nos hemos despertado y no ha sido un sueño de por las noches, que te lo imaginas. No, lo hemos vivido en primera persona, lo hemos disfrutado, pero sí que es cierto que estamos todavía en una burbuja. Es que ha sido un hecho tan épico, la proeza que hemos conseguido, que realmente te cuesta trabajo asimilarlo. Ha sido brutal”.

Es fácil ser de un Madrid o de un Barcelona, hablando de fútbol, lo complicado es ser de equipos sin tanto poderío. “Vamos a ser referente para todos los deportistas humildes que sueñan con algún día colgarse una medalla o “¿por qué no voy a ganar yo un día?”. Y les vamos a invitar a que sueñen, a que trabajen, a que se sacrifiquen porque al final la gente va a pensar: “Bueno y ¿por qué no somos nosotros  como el UMA Antequera?”  Yo creo que eso es mucho más todavía y va a coger una dimensión que no se puede comparar”. 

Quizá lo complicado no es ganarla, sino llegar a la oportunidad de poder ganarla. Porque para llegar a Jaén, ¿cuántos años?, ¡qué temporada...! “La dificultad era dificilísima, el tener que eliminar a tres equipos de Primera independientemente de que tuviéramos el factor pista y jugáramos en casa. Las diferencias de la Segunda y de la Primera, tú lo sabes bien, son abismales y encima te vas a una final four y en dos días te dicen que para ser campeón tienes que ganarle a dos Primeras en 24 horas. Y encima en la situación que llegamos, es que todavía tiene aún más valor, porque vas con toda la plantilla y dices tú: “Bueno, somos capaces de dar guerra”, pero que llegamos con siete jugadores en pista. Yo creo que eso aún coge más valor”. 

En algún momento es consciente y dice ¿por qué no ganarla? ¿Teníais esperanza de que se podía conseguir? “Yo sinceramente en ningún momento de mi boca ha salido que no pudiéramos ser campeones. Sí dije que iba a ser muy difícil, que tenía que ser algo épico, que íbamos a sufrir muchísimo... También dije que íbamos a tener nuestras opciones si éramos capaces de competir, porque yo sabía que mis jugadores son capaces de ello y han estado por encima de lo que yo pensaba, también te lo digo, porque muchos de ellos han estado... Muchos están para ir a la Selección ahora mismo. Yo creo que si el seleccionador hace una convocatoria para esta semana le haríamos dudar en algunos puestos”. 

¿Cuál pudo ser la clave? No teníais nada preparado, ni camiseta de campeones como otros clubes... Llegasteis a disfrutar, a jugar a fútbol sala. “Sobre todo ser lo que hemos sido siempre; nuestra filosofía, somos una familia, nos divertimos, nos lo pasamos bien, pero cuando hay que trabajar se trabaja. Hemos demostrado que hemos llegado con ganas de divertirnos, de disfrutar de la competición pero también dijimos que no veníamos a hacernos fotos con el rival, veníamos a competir, que nuestras posibilidades eran muy poquitas, eran remotas, pero que íbamos a intentar agarrarnos a ellas, como así ha sido, y al final pues nuestra forma de hacer las cosas nos han llevado a competir, ya te digo que en los dos partidos no se podía asegurar quién era el equipo de Primera. El nivel que hemos tenido ha sido en ambos partidos de Primera División”. 

¿Ganar la semifinal al Santa Coloma ya fue ese impulso definitivo para ganar la Copa de Rey? “No te creas. Sí que es verdad que al ganar a Santa Coloma nos dio tal euforia... Cuando terminó el partido y habíamos ganado, el equipo se vino arriba y dijo “Bueno, ya estamos la final”. Yo pensaba que nos iba a pasar factura el cansancio del esfuerzo y demás, pero yo jugué una final, tuve la suerte como jugador en Valencia de jugarla y me pasó muy parecido, jugamos el día anterior, en 24 horas tienes que jugar la final y te puedo asegurar que el cansancio se te olvida. Jugar una final te da tal adrenalina positiva que no te das cuenta ni que estás cansado. Eso sí, el lunes estaban seguramente destrozados, pero el domingo estaban como una moto porque jugar una final es irrepetibles y que se agarraron y la disfrutaron como unos jabatos”.

La final histórica

Por lo que se pudo ver en televisión, se os veía muy tranquilos, escuchar esas conversaciones, indicaciones de las famosas pizarras de Tete. ¿Era consciente que estaban grabando y que lo estábamos viento todos durante el partido? “Sinceramente, no. De verdad que con esa tensión, como estaba partido... Después me di cuenta, pensé: “¿Habré dicho un taco o algo que no se pueda decir?” No era consciente de que tenía el micro pendiente de mí”.

¿Qué momento fue clave en la final? ¿Cuándo sabe Tete que si no se complica se podía ganar la final? “Te aseguro que hasta que faltó un segundo no me daba por ganador porque esto es fútbol sala, ya tú lo sabes. Pero cuando íbamos 3-1 y quedaban cinco minutos todavía y no nos habían metido el 3-2, hubo un momento que ya decía: “Que ya queda muy poco”. Y miraba para el banquillo contrario diciendo “me van a sacar el portero a cuadro en cualquier momento...”. Y sí que es cierto que a lo mejor nos vino hasta bien que nos marcaran el 3-2 porque eso les hizo que no utilizaran el portero jugador hasta a falta de dos minutos y medio. Y el equipo dio un paso adelante, cuando nos marcaron el 3-2 parecía que nos íbamos a hundir y tuvimos dos o tres oportunidades consecutivas para hacer el 4-2. Fue increíble”.

El impacto de Miguel, el momento en el que el capitán se queda inmóvil, ¿qué pensaron en el banquillo? “En pleno partido pensé: “Como no vuelva aquí a la pista, no sé que vamos a hacer”. Pusimos a calentar a Campano, el juvenil, que estuvo a punto de salir, pero realmente ya una vez que ha terminado el partido lo hemos hablado los jugadores, lo hemos comentado así en plan informal, nos vino bien. Fue un momento que estábamos pasándolo muy mal, que nos estaban agobiando, nos estaban metiendo casi en 10 metros y quieras que no el equipo respiró”.

Y con el 3-2, para eso está Cone, ¡qué recital! “Para ganar un título, no sólo el UMA Antequera, cualquier equipo, el Barcelona... el portero tiene que ser uno de los mejores jugadores porque si no, no tienes nada que hacer. Eso para empezar”. 

¿Qué pensó cuando el árbitro pitó el final del partido? “Emoción... Sin querer se me saltaban las lágrimas porque sinceramente no me podía creer lo que estaba pasando. De verdad que hubo un momento que decía que no podía ser. Durante la comida al mediodía hablando con el cuerpo técnico decíamos: “¿Y si ganamos?”. Y después nosotros mismos nos contestábamos: “No lo pensemos eso porque es muy difícil, sería la historia muy bonita, somos el equipo de Segunda que hemos llegado a la final y ya hemos hecho historia, ganarla ya sería para los titulares  fantástico”. Y ha pasado. La verdad que es brutal”.

¿Nos podría compartir si no el nombre, el mensaje o las palabras de algún jugador que le dijera después de ganar? “Recuerdo un jugador que me dijo: “Gracias, míster por haberme traído aquí”,  y me decían mil veces gracias, todos muy agradecidos, que me lo merecía yo más que nadie por lo que habíamos trabajado... Fueron muchos, pero yo también inmediatamente les decía que no, que ellos eran los actores principales y que gracias a ellos hemos conseguido algo. También me quedo, y lo hemos estado comentando en el equipo, Humberto, de Valdepeñas, un jugador brasileño que ha ganado muchos títulos con Movistar, dándonos la enhorabuena, que lo merecíamos, que habíamos hecho un trabajo encomiable...”.

Tras la victoria

¿Cuántas llamadas, mensajes, whatsapp ha podido recibir? “Casi las 400 conversaciones.Todavía voy por doscientas y pico y no me da. Ha sido una locura. Se ha volcado la gente, familiares, amigos, gente del fútbol sala, gente del deporte en general, gente que le hemos inspirado en ese trabajo de humildad que le hemos dado al deporte, de que si se trabaja, si se compite, si se ilusiona, algún día el deporte es tan bonito, es tan maravilloso, que los sueños se cumplen y en eso estamos”.

Hasta el momento ¿el mejor día de su vida deportivamente? “Como entrenador, seguro; y no sé si lo volveré a repetir. Yo le dije a los jugadores y te digo otra anécdota, seguramente alguien de aquí volverá a jugar una final, hay gente muy joven, pero lo que estoy seguro que muchos de nosotros no nos vamos ver en una como ésta. Y entonces yo les dije: “Mirad, disfrutadla y competidla porque no sabemos cuándo vamos a repetirla y era jugar una final”.

Ojalá que todos esos mensajes y apoyo haga que se llene como mínimo el Fernando Argüelles para el partido ante el Alzira. “Nuestro objetivo era luchar por ascender, porque ascender es muy difícil y seguimos igual. Ahora nos hemos quedado con hambre, tenemos ganas, nuestra labor ahora es mentalizar a los jugadores, que yo estoy seguro que lo van a hacer, porque ahora mismo lo que tenemos que seguir es la inercia positiva que tenemos, y esperemos que en el partido del sábado seamos capaces de competir, de dejar la eliminatoria abierta”.

¿Qué le decimos a los jugadores? “Que hay que centrarse; no pensar en nada más, son dos partidos y esta gente le veo las caras y tienen ganas de jugar cuatro; pero vamos paso a paso, van a ser dos partidos con mucha intensidad, con mucha tensión y bueno, estoy seguro que lo vamos a dar todo, e independientemente de que pasemos o no pasemos, yo estoy seguro que si no pasamos, Alzira va a tener que sudar mucho mucho”.

Los sueños se hacen realidad, no iban por el azar, no fueron por suerte, han derrotado a cinco equipos de Primera División...  Muchas gracias míster. “Muchas gracias a vosotros, ya sabéis que para nosotros es fundamental vuestro apoyo, yo sé que vosotros siempre estáis ahí detrás de nosotros y lo agradecemos de verdad y vosotros también sois campeones de la Copa del Rey”.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 21 de mayo de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).