Ha sido la revelación anotadora esta campaña: uno de cada tres goles han salido de sus botas y esto lo ha notado el equipo. Es de Cieza, Murcia, se llama Fernando Cobarro. 37 en liga, 5 en copa y 3 en la fase de ascenso. 

Le preguntamos a pie de pista al terminar el partido, si le dio con el tacón en el gol y no lo sabía, pero al entrevistarle sí pudo verlo. “Sí, yo no era consciente de que la había tocado, yo le di al balón lo justo para que entrara. En ese momento no era consciente de cómo le había dado”. 

Esas cosas ¿salen de la cabeza, del corazón, de la pierna? “Eso es inspiración creo yo”.  Siendo Moli entrenador del equipo apostó por Cobarro, habló para que pudiera tenerse aquí, fue su primer año y ahora aprovechó el consejo de su nuevo “profe” que le dijo lo de jugar un poco más adelantado, dispara más y supongo que en su carrera 45 goles pocas temporadas habrá hecho. “Tantos goles, no. En mi último año en el filial de ElPozo sí alcancé una buena cifra, unos 20 goles, pero no tanto como este año”.

Unos días después ya del ascenso, ¿se lo creen ya?: “Estaba cenando con Quique y es difícil asimilarlo porque llevamos desde el 3 de agosto entrenando y esto no se asimila en 1, 2 ó 3 días, vamos a necesitar… yo creo que lo voy a similar cuando esté en casa con mi madre”.

Lo que habéis hecho es para aparecer en los libros de Historia. “Lo que hemos hecho ha sido increíble, ha sido historia del deporte, no sólo del futbol sala, sino del deporte. Esto va a estar mucho tiempo en la cabeza de mucha gente pienso yo. Al final cómo te explicas que un equipo universitario, un equipo semiprofesional, un equipo de Segunda División, gane un título nacional, una temporada y consiga en un mismo mes ascender a Primera. Es muy difícil”.

El fútbol sala es el deporte más igualado y espectacular que puede haber de los de primera línea, en el sentido de que puede pasar lo que habéis hecho esta temporada.  “Es un deporte muy frenético, que se define por pequeños detalles, y como hemos visto esta temporada es que no hay un minuto que puedas dejar de correr porque te remontan un partido en 10 segundos”.

 

La entrega de una familia

Se os ha visto cansados pero muy seguros. Después de ganar la Copa del Rey ¿estábais casi obligados a ascender? “Tete decía que pasara lo que pasara ya era un temporadón, pero una vez que ya pasas la eliminatoria con Alzira, que fue muy dura, te ves que Benavente está en la final, que es un equipazo también, pero ya tienes el plus de jugar en el Argüelles la vuelta y poder ascender en tu casa y pensamos y decimos que es que no, que no se puede escapar”.

Estudia Historia, ¿cómo titularía esta temporada? ¿Cómo la escribiría en los libros de Historia? “Suena a topicazo que la ilusión, el compromiso, el trabajo… pero al final es la realidad. Pienso que la clave fue el partido de Ribera que ganamos en el Argüelles por 9-5, ahí nosotros mismos nos creíamos que éramos jugadores de primer nivel y fue el salto competitivo que nos dio llegar a la Copa y disfrutar, porque íbamos a disfrutar y al final conseguirla, y este final de temporada ascendiendo sabiendo que tenemos buenos jugadores y que el otro rival nos puede ganar, pero tiene que hacer un partido impecable. Y la titularía: pues como he dicho en las redes sociales: que los sueños hay que conquistarlos; están ahí para luchar hasta el final por ellos. Y esta temporada ha sido así. Y  si me perdonas que te diga una cosa, el otro día lo pensé, el lema de este año, este tramo último de la temporada, ha sido ‘Hacemos historia’, y yo pensé: “Yo estoy estudiando Historia, qué casualidad” y me hizo mucha gracia. No había caído yo en eso”. 

¿Qué ha cambiado? Porque eso de los valores universitarios, eso ya lleva muchos años. “Si lo resumes a lo mejor te lo digo en una palabra: ambición. Yo creo que hemos tenido ambición. Salto a salto, partido a partido, hemos ido consiguiendo los objetivos; meternos en la ‘final four’, llegar hasta los playoffs, competir todos los partidos y eso ambición creo que ha sido”. 

Y volviendo a la historia, si hubiera más equipos estilo del UMA Antequera, el Jaén o el Valdepeñas… se comprobaría que el nombre no lo da todo.  “Al final todo se decide en la pista. Son cinco contra cinco. Que puedes tener peor día, sí, que te pueden ganar porque son excelentes jugadores los contrarios, pero como demostramos en la Copa estamos todos juntos los 40 minutos porque se vio en la pista y luchamos cada balón. ¡Era impresionante!”.

Si fuera seleccionador nacional ahora tendría complicado a quién convocar, porque habéis hecho también revalorizar a los jugadores de la tierra. “Este año todos los jugadores del equipo han estado a un nivel por encima, es lo que te digo, nos hemos creído que somos buenos jugadores, que somos grandes jugadores”.

¿Algún detalle que no se haya compartido y te gustaría que se supiera? “Yo soy de fuera, llevo aquí dos años, me siento partícipe de todo, estoy muy contento y me siento parte de aquí, pero ver las caras de los que llevan aquí muchos años como Miguel, Óscar, Tete, Crispi, José Carlos, Claudio… a mí me llenó de alegría. Yo estaba muy emocionado también”. Apunten a este joven jugador de 24 años.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 18 de junio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).