Protagonizó uno de los momentos más emotivos del ascenso cuando no podía ni hablar tras conseguir la proeza: “No puedo, esto es para vivirlo, para sentirlo, es el ascenso más bonito y emocionante”, decía emocionado.

Días después, en esta entrevista le preguntamos si pudo ser el momento más emotivo de su carrera. “Totalmente. Fue el cúmulo del sentimiento desde la Copa del Rey hasta el partido del sábado que llevaba adentro, que tenía que salir en algún momento. Yo estoy convencido de que si llegamos a perder el partido contra Benavente hubiera llorado desconsoladamente por lo menos hasta el domingo por la noche porque es que tenía tanto sentimiento dentro que para mí fue espectacular, fue muy bonito. Intenté contenerme las lágrimas hasta que viera a mi madre porque quería darme un abrazo con ella, pero no pude, desde que pitó el árbitro el final y me tiré al suelo, cuando abracé a Dani ya comencé a llorar y no pude parar”.

¿Recuerdas cómo estabas? “Pues sí porque fíjate cómo estaba que no manteé ni a Tete. Estaba todo el mundo manteándolo y yo abrazaba a mi madre y cuando lo vi volando digo: ¡Ay mamá! Y me dijo ella: “Ya no vayas que no llegas, que ya lleva volando cinco minutos y no te has dado cuenta”. 

¿Qué ha tenido de diferente este ascenso con otros que has vivido con el equipo?  “Ha sido un ascenso basado en la fe, en el creer que se podía hasta el último segundo, en el que por primera vez creo que merecidamente hemos llevado el cartel de favoritos en la eliminatoria y creo que hemos sido superiores y hemos cumplido. Pero sí que verdad que teníamos una presión después de ganar la Copa del Rey que nos hacía vernos obligados a ganar”. 

¿Cómo fue el día del partido del ascenso? “El sábado por la mañana tenía un dolor de cabeza que era impresionante, yo tenía un dolor aquí metido que decía: “¿Pero por qué me pasa esto?” Ni en Copa ni en liga, nunca me ha pasado esto”. Creo que era presión de la buena, de saber que estamos obligados a ganar, de que si no sería un fracaso, creo que era la verdad. Ha sido muy bonito por eso, por liberarnos, por el saber que habíamos hecho bien el trabajo y que al final lo habíamos cumplido, era el objetivo que teníamos, lo habíamos conseguido y automáticamente fue escuchar el pitido del árbitro, que fíjate faltando un segundo ellos tenían un saque de banda que tuvieron que repetir, que yo ya decía: “¿Pero qué pasa aquí? por qué no pita ya el final”.  Le decía el árbitro de todo: “Te quieres dejar de rollos que queda un segundo, que no da tiempo a nada, ¿tú te crees que nos puedes tener aquí sufriendo?” Y fue tan sufrido que como digo yo exploté por lo menos y lo que sentí fue emoción, pero sobre todo fue libertad, de decir “ya hemos terminado y lo hemos conseguido”.

De lo poco que pudimos sacarle en el partido nos dijo que el nuevo reto será mantenerse.  “Totalmente. Si alguien piensa que vamos volver a ganar la Copa del Rey te digo que se relaje un poquito que por lo menos nos permita estabilizarnos primero en la Primera División que es lo que queremos, que es lo más bonito que hay, jugar consecutivamente varios años en Primera. Nosotros sabemos que es muy difícil, ya lo hemos intentado tres veces y no lo hemos conseguido, pero esperamos que a la cuarta podamos conseguirlo. Creo que tenemos todas las armas para intentarlo”. 

No podréis ganar la Copa del Rey, pero ¿por qué no la Supercopa? “¿Y por qué no? Nosotros ya no renunciamos a nada. Te voy a decir una cosa, si juega ElPozo, el Barça y el Inter, a los tres le hemos sacado resultados positivos, así que por qué no vamos a repetirlo en una Supercopa”.

 

La celebración

¿Qué nos puede contar de la celebración? “En el vestuario nos juntamos todos para grabar un vídeo, pero aún así seguía faltando gente y no teníamos ni champán, no teníamos nada preparado, es lo curioso, que normalmente siempre hay una botellita por ahí aunque sea y tuvimos que tirar agua y powerade... Como somos un equipo sano pues tuvimos que tirar ahí cosas uno en lo alto del otro. Luego nos metimos en la ducha, celebramos dentro del vestuario, hicimos nuestras gracietas... Después de cenar nos fuimos a una discoteca en Málaga y nos pusieron el “We are the Champions” y me cogieron a mí, me levantaron para arriba. Lo celebramos dentro de lo normal, fue comedida y disfrutona a la vez, no hubo locuras”.

¿Qué le decimos a la afición para que le respalde la próxima campaña? “A todo aquel que le gustó el partido del sábado, que sepa que es imposible jugar mal así. Nosotros cada vez que hemos jugado con ese pabellón así, hemos respondido y hemos demostrado a la gente de Antequera y de toda la provincia que con su apoyo y con su ánimo todo es mucho más fácil y ojalá el año que viene en los partidos de liga haya mil y pico personas. Les pediría que hicieran el esfuerzo y nos dieran la oportunidad de demostrarle que en Primera los partidos son igual de bonitos que en Segunda, donde con su ayuda, con su pasión y su forma de animarnos vamos a hacer cosas bonitas cuando la gente se vuelca con nosotros lo notamos y ojalá sea en los próximos partidos de liga haya más de mil personas en Argüelles, sería una señal muy bonita”.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 18 de junio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).