Entre finales de octubre y principios de noviembre, el Cementerio de Antequera congrega a familiares y amigos de las personas que descansan entre sus calles y plazas. Son días donde se le llevan flores en señal de recuerdo ante la festividad de Todos los Santos y Difuntos.