El rodaje se llevó a cabo entre los días 6 y 7 de octubre, mientras que las “Guerreras” se preparaban para su partido en el Fernando Argüelles, Baute bailaba en los alrededores de la Ermita de la Vera Cruz, con la promoción de la ciudad tanto por su panorámica monumental como por la Peña de los Enamorados.