Ya todo el mundo me llama bombero”. Con esa frase, comienza nuestra aventura con Yoni Su (China, 1975) que regenta un establecimiento en la zona de las Albarizas y que este lunes 23 de julio logró extinguir, con ayuda de los vecinos y de la Policía, un fuego ocasionado en la zona colindante a los tejados del supermercado Lidl.

 

 

“El incendio fue este lunes sobre las cinco y media de la tarde, más o menos”, nos cuenta, ayudado por uno de sus empleados, José Ruz, quien fue el que, alertado por unas chicas, avisó a Yoni de lo que estaba pasando en el tejado.

 

Inmediatamente se llamó a Policía Local y Bomberos. Los primeros llegaron “en un minuto”, mientras que los segundos “tardaron quince”, detalla, agradeciendo la labor del cuerpo de seguridad.Ante la alarmante situación, “lo primero que hice es ver dónde había ocurrido. Las llamas tenían casi tres metros de alto. En un momento pensé dónde podía haber agua y cogí la manguera contra incendios del negocio y la saqué a tirones”.

 

El fuego se ocasionó en un pequeño pasillo inaccesible que existe entre la urbanización y el tejado del supermercado Lidl y del que algunos vecinos apuntan que se tira basura, bolsas o incluso colillas.

 

“Aparte del tejado hay otro más alto”, explica Yoni, no pudiendo acceder directamente a la zona de las llamas, por lo que nos cuenta que los vecinos, desde las plantas más altas, le iban indicando donde estaba el fuego para que apuntase con la manguera: “Me fueron indicando porque yo no veía en qué sitio estaba. Salía el humo muy negro y pudo haber quemado toldos y todo”, detalla. Pese a ello, no quiere que todos los méritos vayan para él y recalca que todo salió bien “gracias a Policía Local, vecinos y nosotros. Todos ayudamos”.

 

Los vecinos fueron alertados por el fuego, ocurrido a media tarde

Varios vecinos que se encontraban en la urbanización en ese momento nos relatan los hechos, ocurridos a media tarde y que sorprendió por la espectacularidad del fuego y las altas llamaradas.

 

“Algunos empezaron a ver humo y se alertó a todos los vecinos. Nos asustamos mucho porque no sabíamos lo que pasaba”, nos explica una de las personas que en ese momento se encontraba en la piscina comunitaria, que inmediatamente abandonaron. Confundidos, “el humo salía que parecía que venía de los bloques, aunque después vimos que era de la zona del Lidl”. Y es que las altas llamaradas, si bien no llegaron a las viviendas, estuvieron a punto de alcanzar los toldos de las mismas, pudiendo haber provocado un mal mayor, que algunos también intentaron sofocar con cubos de agua.

 

Puso a disposición sus escaleras en otro incendio

Aunque a Yoni le pilló de sorpresa este incendio, no es la primera vez que vive una experiencia de este tipo. Él mismo nos relata que hace dos años, mientras se celebraba la Feria en nuestra ciudad, un vecino que disfrutaba de ella se fue de casa dejándose la hornilla encendida.

 

Varias personas, alertadas porque estaba comenzando a salir humo por la ventana, avisaron a Yoni para que facilitase una escalera de gran tamaño que ayudase a subir al piso en cuestión.Su ayuda, junto a otros vecinos, evitaron males mayores y que las llamas se propagasen. Todo un héroe que no dudó en ningún momento en extinguir las altas llamaradas que este lunes sorprendieron a propios y extraños. 

Más información, edición impresa sábado 28 de julio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).