Armar un grupo que compita entre los mejores equipos de fútbol sala del mundo no es una tarea fácil. Con ese propósito, los responsables del BeSoccer UMA Antequera repasaron el mercado para reforzar al conjunto universitario de cara a su regreso a la elite. Y lo han conseguido.

 

Nano, Alberto Saura, Luis García y Victor Arévalo se han sumado a la piña de guerreros universitarios que lidera el capitán Manuel Luiggi Carrasco ‘Moli’. Hemos hablado con uno de estos fichajes para conocer algo más sobre él y las sensaciones del equipo de cara a la Copa de Andalucía y el inicio de la temporada oficial.

Él es Victor Arévalo, una de las incorporaciones más sentimentales y especiales de este verano por su vinculación natal a Málaga, a la que reconoce que echaba de menos: “No hay nada como estar en casa, como vivir donde has vivido toda tu vida, con tu clima, con tu gente, aunque es verdad que en Pamplona hice muchas amistades y tengo un gran recuerdo de mi etapa allí, pero como en casa no se está en ningún sitio y ha sido la decisión más correcta”.

En este sentido, el nuevo jugador universitario admite que siempre pensó en volver tras irse muy joven a joven al Osasuna de Pamplona, uno de los mejores equipos de España: “Lo he pensado alguna vez. Cuando estás en Pamplona solo, sobre todo cuando eres más joven, al principio lo pasas mal. Te preguntas qué estás haciendo allí, pero es lo que tiene luchar por un sueño. Al final fueron seis años y aquello es como mi segunda casa sin ninguna duda”.

Los primeros días en el BeSoccer UMA Antequera están siendo muy satisfactorios para Arévalo, quien asegura que se siente “muy bien y muy arropado por los compañeros y el cuerpo técnico desde el primer día”.

“No me gusta ponerme objetivos ni techos”

Victor Arévalo dará experiencia y calidad en Primera División al conjunto antequerano. En cuanto a las claves para lograr la ansiada permanencia, Arévalo advierte de que no hay que ponerse objetivos y centrarse en trabajar: “A mí no me gusta ponerme objetivos porque no hay que ponerse un techo. Todos los equipos tienen un presupuesto posiblemente mayor que el nuestro, pero a ganas, ilusión y trabajo no nos puede ganar nadie”.

En este sentido, el jugador malagueño será clave dentro del equipo por su experiencia:  “A mí me gusta trabajar, currar y que no me regalen nada. Si además puedo ser un espejo para los chavales jóvenes pues encantado”.

Más información, edición impresa sábado 1 de septiembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).