Dicen que sin chirigotas no hay Carnaval y en Antequera no iba a ser menos. Antes y después del pregón de Salvador, el público pudo disfrutar de las actuaciones de la ‘Chirigota de Los Pocos’ que hicieron su estreno en las tabla del Teatro Torcal con los ‘Latin Lovers’ unos frailes ‘picarones’ que hablan un latín muy particular y que fueron los primeros en actuar. 

Comenzaron con la presentación donde hablaron de lo aburrida que es la vida monacal y de cuanto les gusta el latín utilizando divertidas combinaciones de palabras. En el pasodoble rindieron homenaje a Antequera como Patrimonio Mundial y el orgullo que sienten de ser antequeranos, pero también hicieron un repaso a aquellas cosas de la ciudad que se deben mejorar.Los cuplés estuvieron dedicados, el primero a una curiosa experiencia en el Antequera Light Festival y el otro, de una manera reivindicativa, al Teatro Torcal hablando de una necesaria reforma para la ciudad.  

Todo ello acompañado de un divertido estribillo: “El voto de pobreza lo llevo con entereza, el voto de la obediencia lo llevo con más paciencia y el voto de castidad, ese no lo voy a votar”. Para finalizar cantaron un popurrí donde hicieron referencia a situaciones cotidianas de la vida antequerana y de la vida del fraile con una vis muy cómica. Para concluir invitaron a todos los antequeranos a salir a la calle y disfruten del Carnaval. 

Tras finalizar Salvador Fernández con su pregón, llegó la “Chirigota de los Niños” que este año se presentaron ante su público con el nombre ‘Los que se estrenan’ quienes en su presentación hicieron alusión a su disfraz de este año que son ilusionados niños y niñas vestidos de Comunión acompañados de un sacerdote. En dicha presentación recrearon una original y divertida eucaristía donde salen a relucir los pecados de los niños, las confesiones… 

En el primero de los pasodobles recordaron las figuras de los recientemente desaparecidos letristas gaditanos Juan Carlos Aragón y Manolito Santander y las agrupaciones que formaron a lo largo y por supuesto sus indiscutibles letras.  En el segundo, hicieron alusión a lo que un niño aporta a la vida de sus padres. 
Sus cuplés hablaron de las divertidas vivencias de un niño cuando acude a su cita con el médico y de las curiosas cartas que los niños escriben a los Reyes Magos y al Ratoncito Pérez.

Para finalizar, el popurrí estuvo plagado de un montón de referencias hacia su disfraz, a un sacerdote algo bebido, el momento de la confesión, las lecturas del evangelio por parte de los niños… entre otros momentos divertidos que arrancaron las carcajadas del público. Cerraron con un emotivo mensaje donde el niño se ha hecho mayor y se ha hecho carnavalero y vive y ve el Carnaval con los ojos de el niño que fue.


Otra de las agrupaciones que hicieron su presentación, pero en la Sala de la Escuela Municipal de Música, fue la veterana ‘Chirigota Antequerana’ que este año bajo el nombre de ‘Jódete’ (Joputas de la Dirección de Tráfico) sorprendió a todos con su disfraz de radares de tráfico. 

Como no podía ser de otra manera, la agrupación realizó su presentación haciendo alusión a su disfraz de despiadados radares de tráfico que su único objetivo es cazar a los conductores. En sus pasodobles cantaron a lo que les gusta ser un radar en su día a día siendo éste un trabajo muy ‘noble’, a un radar locamente enamorado y a la pasión que tienen hacia el Carnaval.

En sus divertidos cuplés hicieron alusión a divertidas experiencias con el  coche del alcalde Manolo Barón y de Pedro Sánchez, a las tres chirigotas que forman y participan en el Carnaval de Antequera, al curioso regalo que le hacen a su novia, a las campanadas de Canal Sur en la Plaza de San Sebastián, al director de la chirigota por su empeño con el disfraz, a un peculiar corredor y a los inconvenientes que tiene el disfraz para ir al baño.

Finalizaron con un original popurrí que no dejó indiferente a nadie y donde sacaron a relucir temas como las desagradables fotos de los radares a los conductores, el coronavirus, el problema de la carne mechada, los que pusieron el suelo de Plaza San Sebastián, una singular fiesta de los radares en Caracho, el Antequera Light Fest y cerraron con un mensaje de disfrutar y vivir intensamente el Carnaval.

Más información, edición impresa sábado 29 de febrero de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).