Luis Valentín Pareja-Obregón y Chacón, II Conde de la Camorra, Alcaide perpetuo del Castillo y Villa de Archidona, nació en Antequera el 18 de diciembre de 1714 y casó en esta ciudad el 15 de octubre de 1729 con la antequerana Juana Josefa Gálvez Segura de la Puerta, nacida el 12 de julio de 1708 y fallecida el 28 de julio de 1749.  

De Luis Valentín Pareja Obregón se dice que sirvió con celo en la sindicación general y común de Antequera, en la que se le nombró  varias veces y participó en diferentes comisiones del Ayuntamiento, especialmente la del Catastro, también fue director de la Real Sociedad de Labradores. (F.F.C.C 187.14).

Documentalmente consta esa labor representativa municipal en el acta capitular del día 31 de diciembre de 1767, donde queda reflejada su elección como Procurador General y en la del día 8 de enero de 1768, en la que se especifica su recibimiento como tal por el pleno del Ayuntamiento. En el ejercicio de esas funciones de Procurador, participa en la tramitación de un escrito que el Corregidor de la ciudad eleva al Intendente Provincial para su comunicación al Rey en fecha 28 de mayo de este año, a fin de que se permitiera reanudar la feria de ganado, que previamente había sido suspendida por diversos motivos, entre ellos porque se decía que servía solo para turbar el orden y las costumbres de los residentes, elevar los precios de las mercancías... sin que aportara su celebración beneficio alguno.

El Ayuntamiento, tras reunión plenaria y oídos todos los capitulares, decidió solicitar que la feria de ganados volviera a celebrarse por ser de interés general. En enero de 1773, fue nombrado Luis Valentín Pareja para el cargo de Síndico Personero y al culminar su mandato que era anual, propuso a la ciudad de Antequera como sede de un nuevo Obispado al igual que se había efectuado con Guadix y Almería. 

Unión del apellido Pareja-Obregón con el de Gálvez

Entroncó Luis Valentín Pareja con la familia Gálvez, a través de su matrimonio con Juana de Gálvez y Segura, propietaria de mayorazgos y patronatos en Antequera, que comprendían gran cantidad de inmuebles urbanos y rústicos vinculados a los mismos, bienes y derechos que heredaron  luego sus sucesores. Mucho de este caudal hereditario provenía principalmente de las herencias de Antonio y Fernando de Gálvez Segura, hermanos de Juana de Gálvez.

Es históricamente interesante rescatar un testimonio de Fernando de Gálvez, cuñado de Luis Valentín, a fines de conocer lo ilustre de la genealogía del apellido Gálvez, y que Fernando presentó en el ayuntamiento de Antequera en 1781 a efectos del reconocimiento de su Hidalguía. En él se informa de ascendientes suyos que participaron en la conquista de América y cómo los primeros que llegaron a dicho continente se asentaron en la ciudad de Santiago de “Guatimala”, provincia de Honduras, donde fueron Capitanes de sus Milicias y Corregidores. 

Adjunta Fernando, una certificación de un ascendiente suyo, fechada en la Secretaría de la Cámara de Justicia, en Madrid el 6 de octubre de 1676, correspondiente al Capitán Antonio de Gálvez y Segura, que textualmente dice: “Dicha persona ha servido a su costa en la ciudad de Santiago de Guatimala, en Indias, muchos años de Capitán de una compañía pagada que juntó, sin tirar sueldo alguno y socorrió de su caudal algunas pagas a los soldados. Antes fue alférez de otra Compañía. Y  D. Fernando de Gálvez, su padre, sirvió en la misma ciudad como Capitán de una compañía a caballo, que hay en ella y en otros empleos. Y D. Antonio de Gálvez y Segura, su abuelo, sirvió muchos años en la misma ciudad y fue Corregidor en Guasacapan. D. Fernando de Gálvez, su bisabuelo, sirvió asimismo como Capitán en dicha ciudad. D. Rodrigo de Gálvez, padre del anterior, fue uno de los conquistadores de nueva España y quien pasó de socorro al Perú al castigo de los rebeldes en un navío que compró, armó y guarneció de gente a su costa y con sus amigos y parientes consiguió el fin y castigo de Pizarro, gastando la mayor parte de su hacienda en esta empresa. Asimismo es poseedor el pretendiente, por varón, del mayorazgo que fundó en Antequera, el doctor Fernando de Gálvez que sirvió muchos años con aprobación, al Emperador Carlos V, como oidor en la Chancillería de Granada y asistente de Sevilla, de cuyos servicios es heredero. Representa los derechos de Gaspar Arias Hurtado, uno de los conquistadores de Nueva España y los del General D. Diego de Mazariegos que conquistó la provincia de Chiapa y ocupó grandes puestos militares y los que hicieron los Capitanes Juan y Andrés de Tubilla, también conquistadores que con criados a su costa sirvieron contra Francisco Draque, corsario pirata;  y los del Doctor Bernabé de Cárcamo, su abuelo materno que fue oidor de Lima (Mexico) y Guatimala; y los de Don Jerónimo, su hermano, que fue electo Obispo de Truxillo en Indias; y los de otros ascendientes que sirvieron en lo político y militar con aprobación, no habiendo faltado ninguno por línea paterna y materna del Real Servicio, desde los señores Reyes Católicos hasta hoy, mereciendo por sus servicios la estimación de su jefes”.

Prosigue el testimonio de Fernando de Gálvez con otros ascendientes, uno de los cuales llamado también Fernando de Gálvez, estuvo casado con Inés de Calderón, hija del Capitán Francisco Calderón, el viejo conquistador de la provincia de Nueva España y de Guatemala, y por línea materna descendiente legítimo del general Diego de Mazariegos y también del Capitán Bernal Díaz del Castillo uno de los primeros conquistadores.

La ascendencia de Antonio y Fernando de Gálvez, cuñados de Luis Valentín Pareja Obregón, hasta llegar a los primeros conquistadores de Nueva España procedía de Santaella (Córdoba), desde la que vinieron a Antequera donde fueron propietarios de mayorazgos desde 1484.  (F.F.C.C. caja 175.2). 

En la genealogía del apellido Gálvez se hace un recorrido, además, por las uniones de este apellido con los de Segura, Téllez, Narváez, Viedma... Entroncándolos con los 300 infanzones que llegaron con el Infante Don Fernando en la conquista de Antequera en 1410, de quien recibieron tierras en los repartimientos efectuados y a la vez con los primeros conquistadores que con posterioridad acompañaron a Hernán Cortés en el descubrimiento de Méjico y Nueva España. 

De uno de sus ascendientes por línea materna, un tal “Ruiz Jiménez de Segura” se dice que vino de la provincia de Guipúzcoa, cuando se ganó Antequera. Él y sus hijos estuvieron en esta frontera 80 años defendiéndola de los moros, y por sus servicios le dieron el cortijo de Puertollano, muriendo algunos de los hijos en lucha contra los moros en la batalla de las Lomas de Málaga, donde sucumbieron muchos caballeros de Antequera. (F.F.C.C. 175.24).

Luis Valentín Pareja Obregón y Chacón muere el 1 de agosto de 1779 y le sucede en el Condado su hijo primogénito Vicente Domingo Pareja Obregón y Gálvez, como III Conde de la Camorra.

III Conde de la Camorra: Vicente Domingo Paraja Obregón y Gálvez

Vicente Domingo Pareja-Obregón y Gálvez, III Conde de la Camorra, Marqués de Villanueva de Cauche, fue Gentil Hombre de Cámara de Su Majestad, Maestrante de la Real de Sevilla, Alcaide perpetuo del Castillo y Villa de Archidona y Alférez Mayor de dicha ciudad por el Santo Tribunal de la Inquisición. 

Nació en Antequera el 3 de marzo de 1737 y casó el 5 de mayo de 1765, con Isabel María de los Remedios de Rojas Teruel de Arrese Quesada y Toledo, hija del III Marqués de la Peña de los Enamorados. 

Fallecida su esposa casó de nuevo Vicente Domingo, el 28 de octubre de 1806, con Trinidad Rojas y Narváez, nacida en Loja el 23 de junio de 1777, que falleció el 12 de mayo de 1855. Vicente Domingo falleció el 14 de septiembre de 1818.

Este Conde de la Camorra, entre otros títulos ostentaba el de Alguacil Mayor del Santo Tribunal de la Inquisición del Reino de Granada y el de Protector Especial de toda la religión de Trinitarios Descalzos, fue Director de la Real Sociedad de Labradores, Subdelegado de la Real Fábrica de Bayetas, Regidor de la Lana de esta ciudad y Señor de las Capellanías fundadas por Francisco Pareja Obregón, María de Gálvez, María de Segura y Laura de Góngora.