El pasado 6 de abril, la plataforma local Derecho a Vivir organizó una recogida de firmas para la iniciativa "One of us" de la Unión Europea para la protección del embrión humano.

Como voluntario, estuve en la calle Duranes explicando la iniciativa e invitando a que la apoyaran con una firma. Muchas personas cogían la iniciativa con alegría y firmaban sin pensarlo, otras personas sólo cogían información y otras directamente hacían caso omiso. Pero me llamó la atención la reacción de una mujer, que a parte de denominarme fascista, dijo que era feminista y progresista y no estaba de acuerdo con nada de lo que yo proponía. Cuando quise entablar conversación con ella, se marchó.

Ante insignificante anécdota, la iniciativa fue recogida con éxito recogiendo más de 100 firmas en alrededor de una hora y media.

No obstante por la noche me dio un poco que pensar, ¿será la defensa de la vida algo no progresista? ¿Estaremos pidiendo algo disparatado? ¿Es progresismo que como hombre, me pueda desentender de mis actos, y obligar a una mujer a una "operación quirúrgica" que seguramente le traerá graves consecuencias psicológicas en un futuro? O más aún: ¿es progresismo que una mujer se tenga que ver obligada a abortar simplemente porque no tiene un apoyo familiar o de pareja? ¿Es progresismo que la adopción en España sea eterna o casi imposible? ¿O acaso es progresismo quitar la vida de un ser humano, que precisamente no ha pedido nacer?

Es que eso es lo que estamos pidiendo, apoyo a la maternidad, apoyo a las mujeres que están embarazadas en situaciones difíciles, fomentar la adopción, crear un plan de adopción nacional ágil y eficaz y evidentemente una ley de aborto cero.

Seguramente son muy pocos puntos donde su "progresismo" se diferencia del mío, puntos en los que todos estaremos de acuerdo. Pero cuando todo se politiza, se radicaliza con la bandera feminismo y evidentemente son muchos los que se están "forrando" es mejor no tocar nada. En fin, toca seguir remando…