El pasado 15 de febrero, se celebró el V Encuentro de voluntarios de Derecho a Vivir. Una de las gratísimas sorpresas fue la ponencia inesperada del eurodiputado Jaime Mayor Oreja. Nos explicó una iniciativa ciudadana europea llamada ONE OF US –uno de nosotros–.

Es una campaña promovida por ciudadanos y organizaciones de todos los Estados de la Unión Europea que busca la prohibición de que la UE financie actividades que impliquen la destrucción de embriones humanos. Se deben reunir un millón de firmas antes de noviembre de 2013 para poder plantear esta cuestión a las instituciones europeas y que sea debatida en el Parlamento Europeo. La iniciativa busca impulsar el debate sobre el derecho a la vida del no nacido a nivel continental.

"Es un hito histórico, es la primera vez que todos nos unimos para defender la vida" fue una de las frases más destacadas de Mayor Oreja, el cual aludió a la importancia de que incluso Benedicto XVI apoyara públicamente esta campaña en dos ocasiones.

Una de las numerosísimas preguntas que le hicieron a Mayor Oreja fue el por qué la Unión Europea no atacaba al aborto directamente. La respuesta fue que el alcance de esta iniciativa Ciudadana Europea se limita a los ámbitos de la competencia de la Unión Europea, de los cuales está excluido el aborto, cuya regulación se mantiene como una competencia exclusiva de los Estados miembros.

Los promotores de la Iniciativa Ciudadana Europea "Uno de nosotros", así como todas las personas que apoyan esta Iniciativa, piden a los responsables de la Unión Europea que aseguren el respeto a la dignidad del embrión humano desde el momento de la concepción en todas las áreas de competencia de la Unión Europea.

El embrión humano es uno de nosotros. Ayúdanos a defenderlo en Europa, es el lema que encabeza la página web www.oneofus.eu, es la página donde se puede recoger firmas digitales a esta propuesta.

La plataforma local de Derecho a Vivir próximamente organizará recogida de firmas, en formatos especiales, por esta causa. El objetivo es que España se sitúe a la cabeza de Europa en la lucha. En primer lugar, para evitar la financiación de la destrucción de embriones humanos. Y posteriormente, para conseguir la derogación de la ley del aborto, poder promover una ley de defensa de la vida desde su concepción y una ley integral de apoyo a la maternidad.