Cuando en el mes de marzo Derecho a Vivir Antequera empezó con unas jornadas de formación sobre el aborto en los centros escolares de Antequera, una de las preguntas más comunes que formularon los jóvenes fue la siguiente: ¿Qué es la píldora del día después? ¿Puede ser abortiva?

Sorprende también que las jóvenes que tienen esta falta de conocimiento sean el 40 por ciento de la población que son consumidores de esta pastilla postcoital que pueden conseguir libremente en cualquier farmacia.

¿Pero es realmente abortiva? La pastilla del día siguiente es una dosis de hormonas que trabaja de dos maneras distintas, dependiendo del momento del ciclo en el cual se encuentre la mujer y cuánto tiempo haya transcurrido después de la relación sexual.

En el primer caso, opera evitando que ocurra la ovulación. En el segundo caso, como funciona es cuando el óvulo ya ha sido fecundado, es decir CUANDO YA HAY UN EMBARAZO, e impide que se implante o anide en las paredes de la matriz. Aquí existe ya un SER HUMANO, al cual se le está evitando que continúe su proceso de desarrollo al no permitirle que se implante, ocasionando un aborto. 

Hay que explicar a los jóvenes que no es un anticonceptivo, pues se trata de una especie de agresión hormonal a su organismo. Y que está repleto de efectos secundarios. Dolor de cabeza, vómitos, mareos, sensibilidad en los senos, fatiga, retención de líquidos y sangrado como si fuese menstruación. Este sangrado puede deberse a la caída de las paredes del útero o matriz, o al aborto mismo. Además, severo dolor abdominal, en el pecho, dificultad para respirar y visión borrosa. Una mujer que utiliza esta pastilla regularmente puede llegar a experimentar complicaciones como obstrucción de venas y arterias, ataques al corazón, paros cardíacos, alta presión arterial e infertilidad. E incluso en España ha empezado a existir casos de ictus cerebrales a causa de su reiterada toma.

Todavía más sorprendente es que páginas webs de organismos oficiales como son por ejemplo la Junta de Andalucía, (Consejería de Salud y Bienestar Social)*, difunda que se pueda tomar a partir de los 12 años sin consentimiento paterno e incluso que no tenga efectos secundarios.

La reflexión que se les hace a los jóvenes es que verdaderamente sepan lo que se están tomando y con la intención con la que se lo toman, que no es otra que impedir la vida a un ser humano.

 

*http://www.juntadeandalucia.es/salud/sites/csalud/contenidos/Informacion_General/c_3_c_4_salud_andalucia_24_horas/pildora_postcoital