Hace años que decidí darme banquetes de sonrisas, sol, buen rollo… pero me detengo, pues una pregunta me hace girar en la temática.

Bien, a lo que voy, ¿qué lleva Carmen en esos bolsos tan enormes que se cuelga al hombro?

Me encontré con este interrogante en facebook y antes de que me dieran la oportunidad de hacer el recuento de mi saco-supermercado, como yo lo denomino, un antiguo alumno mío, Carlos, que trabaja en TV y va con el equipo de Españoles por el mundo, estaba respondiendo sin dudar. No le temblaba la mano al escribir la lista de mis objetos queridos.

"...pues Carmen lleva: clínex, lágrima natural para lo de las lentillas, cuadernos de notas de sus escritos, una grabadora, barras de labios, cepillo del pelo, ¡¡agua!!, un pequeño perfumador con su perfume Champs Élylisées, crema para las manos, carpetas, exámenes, pañuelos para su garganta, el monedero, y pilot rojos y negros, porque Carmen siempre escribe en negro".

¡¡Dios santo!! ¿Cómo puede recordar esto después de catorce años? Y pensé que además de él se iba a enterar medio mundo del contenido de mi bag, Pienso: ¿siempre ha sido así?

¡Sorpresa!, empieza la gente a entrar en mi página de facebook ¡¡y todos están de acuerdo!!

Está bien, voy a inspeccionar mi bolso, ya puestos. Pues miren, además de todo lo que ha dicho Carlos, llevo, al día de hoy, algún rotulador de color, una agenda pequeña y lo que no se ve, en uno de los bolsillos de la cartera hay folios escritos, doblados, con aquellos pensamientos más significativos para mí. Mis pensadores favoritos y sus frases van siempre conmigo, son como una fuerza añadida. Ahora no llevo exámenes, pero sí un libro: "La biblioteca de los muertos". Acabo de empezarlo y si tengo que estar en la consulta del dentista, como es el caso, aprovecho para leer, tomar notas o subrayar esto o aquello.

Me río sanamente, ¡mi bolso motivo de conversación en la red!

Por cierto lo de llevar bolsos grandes, es genuino, no me apaño con los clutch. ¡No cabe nada en ellos!!

La culpa va a ser de mis hijas y amigos que alimentan esta tendencia regalándome estos recipientes, para los que pido una condición, qué no pesen nada vacíos ya me encargaré yo de llenarlo de objetos mágicos, físicos y palabras sabias. Bueno se ve que este objeto es una más de mis señas de identidad.

Parece que estoy oyendo a alguien decir: ¡¡sigan a ese bolso!!