Desde hace 29 años, la Asociación Resurgir está dedicando su tiempo y sus esfuerzos a una finalidad y a una misión concretas: la prevención, la sensibilización, el tratamiento y posterior reinserción de la problemática de las adicciones y otros comportamientos de riesgo y sus consecuencias para las personas, para sus familias y para la sociedad en general.

Surgió la Asociación Resurgir de la inquietud y el esfuerzo de un grupo de personas voluntarias preocupadas por una realidad social desbordada por una epidemia, la heroína, a la que nadie sabía hacer frente porque no había conocimientos. El objetivo fundamental para este grupo era ser una opción de vida para todos aquellos que estaban en situación de vulnerabilidad. Fue la respuesta a un grito de auxilio de una de las partes más débiles de la sociedad del momento, en base a  valores como la dignidad, el respeto y la solidaridad.

Poner a la persona en el centro y creer en su capacidad de cambiar y superar las dificultades que le están impidiendo crecer con plenitud, esa es la filosofía en la que se asienta Resurgir para dar forma a la ardua tarea  en favor de los más desfavorecidos.

La persona no nace, la persona se hace construyendo su fortaleza interior, dando sentido a su vida, trabajando su dignidad y su autoestima. Se va descubriendo y formando en base al esfuerzo, la responsabilidad y la libertad que deberán vertebrar su paso por la vida. Pero hay momentos y situaciones personales, de índole social, familiar, económica... que impiden y frustran el crecimiento de la persona, dando lugar a diversas manifestaciones: drogadicción, ludopatía... Pérdida del sentido de la vida en definitiva. Y es ahí donde cobra pleno sentido la labor de la Asociación Resurgir en Antequera, acompañando a las personas a recuperar su alegría.