El 25 de Noviembre es el Día Internacional contra la violencia hacia las Mujeres. No es una celebración, ya que indudablemente no hay nada que celebrar cuando a estas alturas de la evolución humana aún es necesario que siga existiendo un día que nos recuerde esta pesadilla por la que tantas mujeres pasan.

El 25 de Noviembre es el Día Internacional contra la violencia hacia las Mujeres. No es una celebración, ya que indudablemente no hay nada que celebrar cuando a estas alturas de la evolución humana aún es necesario que siga existiendo un día que nos recuerde esta pesadilla por la que tantas mujeres pasan.

Si se pudiera eliminar este día, sería signo de que las convicciones machistas de posesión y dominio del hombre hacia la mujer habrían desaparecido. Cómo se consigue es el punto clave y primordial y esto es a través de la EDUCACIÓN. Educar en valores como el respeto, la humildad, la tolerancia, la igualdad de oportunidades, la diversidad, el cuidado a la persona, el amor real al otro... Educar sin tapujos a esos niños que siguen reflejando actitudes y comportamientos machistas porque así lo aprenden en casa, en el cole, con los amigos.

También educar desde la infancia el control emocional y reforzar la autoestima, no buscándola en el maltrato al otro sino en las propias cualidades y potencialidades. Jóvenes que admiren y refuercen a los demás, que se alegren por los logros ajenos, serán adultos autónomos que expriman sus  talentos sin pisotear a nadie y sin dejarse pisotear.

La sociedad está pasando por momentos de escasez, de agua, de pudor, de sentido crítico, … y lo que hay tras esto es una falta de valores inmensa. Desde los modales en situaciones cotidianas a esa base personal que nos guía en nuestro paso por el mundo, la carta de navegación a través de la cual dirigir nuestro camino. Los padres necesitan ayuda para educar, y la juventud necesita ayuda para ser educada y tener no solo el dominio de sus impulsos sino también la conciencia del respeto a los límites que existen en la vida real y el respeto a los demás y a uno mismo.