Estos dos parajes, juntos a los de Torre Hacho y Valsequilllo, forman el verdadero pulmón verde de Antequera. Esa mañana quería visitar al amigo Juan, el guarda de medio ambiente y encargado de la torreta de vigilancia del Infoca, situada en lo más alto de Guerrero.