La verdad es que ha tenido bastante repercusión, el “speech” del amigo Manu Sánchez en su espacio de las noticias de mediodía en televisión, pero… realmente piensan ustedes que nos toman por tontos. A ver, la verdad es que la gestión de esta pandemia en nuestro país, no está siendo, y a los datos y pruebas fehacientes y contrastadas –que haberlas haylas– me remito, la mejor de las gestiones, pero es que, teniendo en cuenta que esto, ni nadie lo esperaba ni existían expertos que nos guiaran, un problema como el que aún nos azota, dejado en manos de la clase política actual, con la degeneración que todos sabemos que lleva adosada de unos años a esta parte, podía ser de todo, menos lógica y de sentido común.

Toda esta gestión ha sido política, o lo que es lo mismo, no querer asumir ninguna responsabilidad, ni en la fecha, ni a posteriori, por eso el gobierno central hablaba de cogobernanza –que ha habido que añadir la palabreja a las muchas que hemos aprendido durante el tsunami de olas– y dejaba en manos de las Comunidades Autónomas las decisiones para sostener los efectos y las consecuencias de lo que se venía encima. Estas Comunidades Autónomas, de cualquier signo político, proponían debates y decisiones importantes, muy importantes, para que fuesen debatidos en las administraciones locales, en los ayuntamientos de nuestras ciudades y pueblos, y a su vez, estos consistorios, aludían a la responsabilidad individual, y las actitudes a llevar a cabo, si sucedía lo que todos sabíamos que iba a suceder, eran al final lo que cada uno de nosotros decidiéramos hacer.

Y ahora viene la pregunta, y entonces ¿para qué queremos tantos políticos, tantos asesores, tanta gente colocada –a dedo índice o pulgar– en los innumerables chiringuitos que aún quedan en nuestra España?, ¿para qué? En la siguiente cita con las urnas, que no nos tomen por tontos. ¡Gracias siempre!