Con la llegada del verano, es importante que mantengamos un cuidado de nuestra piel. Es fundamental el asesoramiento profesional, como el que nos brindan en las farmacias.

 

Mariano Mir, de Farmacia Mir Muñoz en el Barrio Girón de Antequera, nos explica que “a lo largo del año en las farmacias, como centros de salud que somos, tenemos diversas campañas; y en verano hay que incidir en la importancia de la protección solar”.

“La exposición al sol en esta época del año aumenta, y también su incidencia en nuestra piel, por lo que hay que prevenir muchas enfermedades como el melanoma”, advierte.

“Está muy bien que nos vayamos de vacaciones, pero lógicamente eso no implica que tengamos que correr más riesgos”, una circunstancia sobre la que “parte de la población está muy concienciada, pero otra, quizás la más joven, probablemente no lo esté tanto”

No obstante, “cada edad tiene lo suyo, y también encontramos casos de personas mayores que, cuando llegan los periodos de vacaciones, descuidan sus tratamientos farmacológicos, que no se pueden ir de vacaciones”.

Un lugar de consulta de patologías menores

Desde su farmacia en la calle Pío XII, los hermanos Mir Muñoz observan cómo en esta época aumentan las consultas que les realizan “para patologías menores, no solo por quemaduras por el sol, sino también por picaduras de insectos u otras incidencias que nos se observan en otras épocas”. No obstante, insiste en que “las patologías mayores que son diagnosticadas siempre tienen que tener supervisión médica”.

También es habitual que “cuando la gente viaja, además de olvidarse sus medicamentos en casa, también se dejan atrás la tarjeta sanitaria, que hoy en día es fundamental para acceder a los tratamientos”. En ese caso, nos expone una solución: “Los nuevos DNI tienen el mismo chip, y nos permite dispensar los medicamentos”.

Después de más de 50 años en el barrio, desde que su padre la instalara (como tradición familiar alcanzan ya la sexta generación desde 1816), se han convertido en ‘farmacia de cabecera’ para muchos vecinos y ciudadanos en general, estableciéndose “una relación cercana al conocer a las patologías de muchos de los usuarios que vienen”.

“El paciente suele ir a su farmacia”, lo que “es una ventaja para todos, para nosotros como profesionales que conocemos a los usuarios, y para ellos que entran a un sitio donde ya conocen su vida farmacológica”“Hemos crecido con el barrio, y es una satisfacción ver cómo va evolucionado y los niños que venían a pesarse ahora acuden con sus hijos”, indica agradecido a esta confianza.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 25 de junio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).