martes 16 julio 2024
InicioAntequeraLuis Olmedo baraja sus cartas para el Mundial de Magia en Canadá

Luis Olmedo baraja sus cartas para el Mundial de Magia en Canadá

Es un superhéroe; lo mismo va como un vecino más que fue portero de balonmano, comunicador  que pregonero de carnaval. Ahora está preparando su participación en el acontecimiento internacional más importante: el Mundial de Magia de la Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM), a celebrar entre el 25 y 30 de julio en Quebec, Canadá.

Es Luis Olmedo (Antequera, 6 de mayo de 1989), quien a sus 33 años, puede decir que vive y trabaja en lo que le apasiona: la magia, el ilusionismo. Ya sabe lo que es quedar entre los mejores en competiciones  intercontinentales y lleva con orgullo el nombre de su tierra.

Después de estos dos años de pandemia, con tantas malas noticias, vamos tener un poco de magia, esa magia que siempre nos trae Luis Olmedo, el mejor mago de la historia de Antequera. Un verano soñado después de estos tan complicados. “La verdad es que ya tocaba. Este verano la verdad es que está siendo una mezcla de sensaciones porque hasta hace muy poquito el público tenía la mascarilla, nosotros teníamos que llevarla y estamos retomando el contacto con el público y la verdad que me siento muy, muy contento”. 

Como muchos equipos deportivos, preparando el Mundial… “A final de julio nos vamos a Canadá, Antequera se va a Canadá. Nos vamos a Quebec y la verdad que va a ser también un Mundial muy especial. Lo digo porque el Europeo fue el año pasado y tuvimos esas restricciones, tuvimos esa locura de PCR, de estar hasta el último momento que si doy dispositivo, que si no, que si no me puedo contar con la gente y este año va a ser el primer congreso grande, potente a nivel mundial que se va a hacer sin restricciones, dentro de del tema Covid”. 

¿Cuánta gente participa? “Va mucha gente. Por ejemplo en el Mundial de Italia quiero recordar que eran entre 2.000 y 3.000 personas. En el de Corea había lo mismo. Estamos hablando de un congreso que este año se espera, vamos por lo menos yo estimo, que si no se superan esas cifras raro será por las ganas que hay de un sarao de estos”. 

Magia de cerca, Micromagia. “La idea es presentar el número de Corea con el que gané el subcampeonato de Europa el año pasado, mejorándolo un poquito, ya que he tenido tiempo en estos dos años, sobre todo en este año, he tenido tiempo de sentarme, parece que va volviendo esa sensación creativa, de ponerte enfrente del papel y me ha dado tiempo a darle alguna pinceladita para mejorarlo, sobre todo para poder compartirlo y un campeonato del mundo no deja de ser un escaparate gordísimo”. 

¿A qué le temía más en pandemia, a que pudieran ver su habilidad de cerca o que pudiera contagiarse con ese virus dichoso? “La verdad que el tema del contagio, como también creo que he sido muy respetuoso y he cumplido bastante con lo que han ido diciendo los expertos sanitarios, tanto por vacunación como porque he tenido que llevar mascarillas, gel hidroalcohólico, sí que ha sido un poco rollo, vamos a dejarlo ahí. Porque sobre todo si te acercas a alguien tienes que echarte gel hidroalcohólico, echarle gel al espectador, es decir no se crea una sensación de naturalidad. Eso es lo que más me ha preocupado en estos dos años, llegarle al espectador. El espectador con mascarilla, yo con mascarilla, la sonrisa, la expresión de la cara, el escuchar las risas amortiguadas detrás o la sorpresa amortiguada. Eso es lo que más miedo me ha dado en estos dos años, o lo que más me ha preocupado mejor dicho, el poder llegarle al público”. 

Todo tras el lleno en la carpa de la Plaza de Toros de su tierra. “Fue muy, muy especial, no solamente por volver a casa, sino por volver por el recibimiento, por el lleno, se agotaron las entradas en cuestión de media hora y ver que vino todo el mundo, que lo llenó, ese aplauso final, fueron casi dos minutos, tres minutos de ovación en pie… se me ponen los pelos de punta al recordarlo. Sobre todo por eso, porque en estos dos años no he podido disfrutar de esa forma aquí en Antequera, ya que alguna actuación que he hecho la situación era muy limitada. Recuerdo una que hicimos en una Navidad que las restricciones tan tan grandes que en una sala de 140 a 160 personas cabían 20”. 

¿Cómo se puede mejorar lo inmejorable? “La palabra inmejorable no existe y yo tengo muchas carencias, tengo muchos puntos de mejora, entonces en lo que me he centrado en estos dos años ha sido en intentar trabajar mejores guiones, en intentar llegar a la gente de otra forma. He estado estudiando un poquito de humor, he estado estudiando un poquito de teatro, he estado mejorando la puesta en escena al fin y al cabo. También el hándicap de la mascarilla ha hecho que ahora cuando nos la hemos quitado o nos la estamos quitando progresivamente, haga que vaya volando”. 

¿Tanta diferencia hay? “Me noto como si me hubiera quitado dos pesos de los tobillos y ahora corriera. Sobre todo por eso, porque he tenido que esforzar tanto la máquina que ahora  es como… no libertad, pero sí recuperar esa sensación con todo lo aprendido también de estos años”.¿Dónde está esa magia de seguir viviendo de lo que nos gusta? Recordamos cuando decidió dejar su trabajo. Y sigue, sigue llegando a final de mes pagando sus seguros… “Sigue la ilusión y si bien es verdad que en estos dos años ha habido momentos complicados, ya no tanto económicamente sino mentalmente, creo que también hay que hacer un reset. Recuerdo el año pasado me llamaste para una entrevista para este medio y me pillaste en una casa rural y te dije: “Mira, llámame otro día” (risas). Yo creo que hace falta un reset y yo creo que ha sido más a nivel mental, porque entran las dudas, entra no la inseguridad, como te digo económica-laboral porque eso está por suerte, si no el tema de ¿puedo? ¿merece la pena? ¿soy bueno como para dedicarme? Esas cosas siempre están ahí volando y en estos dos años he tenido que pelear un poco más contra eso”. 

 

 

La piña de la selección española de magos

¿Cuál es nuestra selección de ilusionistas, de magos que van a ir al Mundial? ¿sois mucho los españoles? “Pues esta año se ve que ha habido ganas y hay bastantes. De hecho hicimos una gala en Gran Vía en Madrid el día 20 de junio todos los que los que vamos a ir al campeonato del mundo. Una gala que va a ser como una muestra de todos los números que vamos a competir o a hacernos ver”.Es decir, que tenéis ese grupo en el que estáis unidos en el sector, no como otros gremios… “Sí, la verdad es que en este sentido la piña que se hace y normalmente cuando toca ir a algún sitio, cuando hay una gala fuera… nos apoyamos entre bambalinas justamente antes de salir a concursar, estamos pendientes de lo nuestro, por supuesto por los nervios y por las cosas, pero también estamos con el de al lado, de ‘Oye cómo te ha salido’, ‘venga, vamos’, ‘ánimo’. Por así decirlo yo nunca he sentido un concurso como una competición sino como una gala, una actuación, en la que estamos para ayudarnos, para hacerlo lo mejor que podamos y luego el jurado que se las apañe para dar las puntuaciones”. 

Pues para cuando el jurado diga vamos a buscar por internet Luis Olmedo a ver si encontramos algo, ¿qué es lo que ha cambiado Luís Olmedo de los dos mundiales anteriores a este? “Yo creo que hay un salto en cuanto a la madurez artística a nivel de comunicación; creo que también hay un pequeño cambio y un poco quizá cómo entiendo la magia, cómo entiendo el arte ahora. No un cambio sino una evolución”. 

Seguridad en uno, seguro de lo que hace, que disfruta con ello… “Más disfruto que seguro. (Risas). Te lo aseguro. Lo que pasa es que ese disfrutar me da seguridad porque me lo quiero pasar bien, quiero siempre que esté todo perfecto, lo que pasa es que al final esa seguridad es como una espiral que cuando está en el momento alto está a tope y hay días que uno no tiene la seguridad de que lo que haga guste”. 

Para recordar. Eso de micromagia, magia de cerca, ¿qué es? “La Micromagia, magia de cerca, es la magia que te puedo hacer aquí, a esta distancia, lo que pasa que ante cuatro mil personas puedes poner la cámara. Se pone la cámara y puedes tener gente alrededor. Es magia que se podría hacer en unas condiciones como estas, así cerquita”.Si pudiera hacer algo de magia para mejorar las instalaciones culturales o de ocio en Antequera, ¿qué haría?  “Yo lo tengo claro, yo hago así (chasquido de dedos) y arreglo el teatro, los camerinos…”. 

Diego Moyano se ha retirado con 51 años. ¿puede ser que Luis vuelva algún día a la portería a jugar al balonmano? “Lo dudo mucho. Y eso que tengo un mono de balonmano… pero de soñar con que juego…”. ¿Lo ha intentado? “Tú imagínate que me rompo un dedo. Es un riesgo que ahora mismo, a día de hoy, no puedo asumir. Y sobre lo de Diego Moyano, un ejemplo. Tuve el privilegio de coincidir con él en el Balonmano Antequera y no puede ser mejor compañero, más noble, más profesional y encima, por encima de todo, pedazo de persona y porterazo”.

Hablando de Mundial, a nivel económico si ganara… “No se gana nada. El título, el reconocimiento y como te he dicho antes, es un escaparate”. Sin palabras. Cuando vio que el equipo de Segunda que lleva el nombre de Antequera gana la Copa del Rey… ¿se demuestra que no todo es dinero y poderío? “Es lo de siempre, la humildad, el trabajo y la constancia son tres pilares que pueden con lo que sea; y un punto de suerte”.

Que el Mundial le vaya bien. Si fuéramos magos haríamos que apareciera un Efebo ahora mismo al lado suya. Muchas gracias y a seguir disfrutando.

 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de julio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
NOTICIAS RELACIONADAS
FincaEslava

Más recientes