lunes 20 mayo 2024
InicioAntequeraFernández Roales: “He querido crear una espiral visual entre su mente, la...

Fernández Roales: “He querido crear una espiral visual entre su mente, la pluma y el libro”

Desde el viernes 8 de marzo, las calles de Antequera tienen un nuevo reclamo en su callejero: la escultura de la poetisa Cristobalina Fernández de Alarcón. Ha sido realizada por el escultor Pedro Fernández Roales (Zamora, 12 de julio de 1980) que suma una nueva aportación tras el monumento a la Semana Santa, Muñoz Rojas y José María Fernández en San Sebastián y Michael Hoskin en el Arco de los Gigantes.

Se trata de un artista que vive en nuestra ciudad desde 2007 cuando llegó para comenzar en unas fundiciones artísticas y más tarde creó su propio taller. Hoy tiene dos espacios de creación: uno en Casabermeja y otro en Antequera. Vive en nuestra ciudad y a la escultura, se le una la pasión de pasear con su hijo por las calles y barrios de la ciudad.

Sobre la escultura, comparte su idea que nos ayuda a comprenderla: “He querido crear una espiral visual entre su mente, la pluma y el libro”. En el momento de la entrevista, a pie de escultura, nos dibuja con sus brazos esa línea imaginaria. Su inspiración llegaría a su mente que se comunicaría con la pluma para que la escribiera en sus libros.

Cristobalina Fernández fue una poetisa del siglo de oro (1576-1646) que escribió temas religiosos y místicos, así como profanos. Fue destacada por Francisco de Quevedo, Luis de Góngora y Lope de Vega quien la llamó como la musa antequerana o la sibila de Antequera.
Este proyecto empezó cuando hace años “José Ramón Carmona me expuso querer hacerle un homenaje a la mujer antequerana y surgió que fuera a Cristobalina Fernández al ser un referente”. Pero “estos proyectos son largos, empezaron maquetas, bocetos y hace un año, fue el alcalde Manuel Barón el que me dijo que la hiciera tras tener claro que era el momento y que se iba a colocar en la remodelada fachada de San Agustín”.

No existe ninguna referencia de ella, por lo que Fernández Roales ha idealizado su rostro y vestimenta: “Busqué los trajes de su época en un vestido de una mujer en el siglo XVII con la redecilla por ser mujer casada y su rostro es idealizado al no tener ningún retrato”. Ha buscado “una mujer joven, intelectual, guapa, con una belleza contemporánea”. La pluma “es por la referencia a la escritura, muy de Santa Teresa”.

Representa a una Cristobalina “ausente en su mirada, y la sonrisa es porque acaba de llegarle la inspiración, la frase que quería, y va a escribirla, de ahí tener su pluma y libro listos”.

Una escultura que la modeló en barro, “primero en pequeño para tener una referencia y luego la hago en grande”. Realizada entre Casabermeja y Antequera y luego fundida en bronce en la Fundición Moliné Segovia de Atarfe en Granada.

De la figura de barro original se realiza un molde “sobre el que se reproduce de nuevo la figura en cera, la cual se puede retocar y modelar.

Estas ceras son las que pasan a fundición. En este caso están fundidas a la cera perdida y a la arena.

Una vez en bronce, se suelda y retoca. Y para terminar, se le añade la pátina con ácido. En este caso sulfuro de sodio, que le da el color final”.

Y ya sólo resta colocarla en su lugar. Lleva una semana y tiene por delante toda una vida de recuerdos, de fotografías, de ser una persona más que a pie de suelo, será protagonista del día a día de cada año en la ciudad. Ahora a esperar su próximo proyecto en Antequera y fuera de ella.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
NOTICIAS RELACIONADAS
FincaEslava

Más recientes