martes 20 febrero 2024
InicioAntequeraRecordar cómo era el ‘Efebo’ de Antequera y emocionarse con el San...

Recordar cómo era el ‘Efebo’ de Antequera y emocionarse con el San Francisco de Pedro de Mena

Hablemos de Margarita, Carmen, Tomasa, Lola, Encarni, Pepe y Jesús. Aunque podrían ser otras decenas de nombres. Son usuarios de la Residencia de San Juan de Dios que este martes decidieron visitar de nuevo el Museo de la Ciudad.

No les dolieron esta vez ni las piernas, ni el cuello, ni la cabeza. Recordaban a Manolo Cascales mostrando ese Efebo grisáceo o el “Paquete” de Cristóbal Toral.

Para ellos era volver a su etapa escolar en la que un día les decían en el colegio que iban a visitar el Museo. No lo hicieron esta vez andando, corriendo con sus compañeros desde clase. Lo hicieron en taxi desde la Residencia.

Llegaron y comprobaron lo necesarias que son las rampas de acceso a las plazas y calles hasta antiguos edificios, como lo son voluntarios como Luisa Casero y ese animador magnífico que es José González.

Miraban los espacios y se aventuraban a una mañana diferente. Algunos fueron maestros, otros comerciantes, algunas amas de casa, pero todos padres y abuelos. Sacaron a relucir sus anhelos y lo primero que querían ver era, cómo no, ¡el Efebo de Antequera!

 

José María Fernández en sus vidas
Hubo quien buscaba la puerta de la antigua sala y se encontraron el mausoleo de Acilia Plecusa. Embobados, no podían creer esa maravilla que había ahí de la época romana. No veían al “joven niño” y sin esperar, se lo encontraron al fondo. Hubo quien osó acariciarlo levantando la mano y todos se quedaron mudos ante tan espectacular belleza.

Subieron por el ascensor y sin tiempo a recuperarse, maravillados quedaron al abrirse las puertas del San Francisco de Asís. No paraban de preguntar y la hora se convertía en dos. Querían llegar a ver a José María Fernández, de quien están haciendo un trabajo y hacerle una foto a la famosa muñeca oriental.

Terminaron en la Sala de Toral, admirando su obra adelantada a los tiempos. Y querían seguir, pero llegaba la hora de volver a casa. Se fueron con el deseo de volver al Museo y a ser niños… como lo son, en sus recuerdos y corazones.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
NOTICIAS RELACIONADAS
FincaEslava

Más recientes