viernes 19 abril 2024
InicioCofradíasCristina González recupera el esplendor del trono de la Cruz de Jerusalén

Cristina González recupera el esplendor del trono de la Cruz de Jerusalén

“Hoy presentamos la restauración de una importante pieza del patrimonio histórico español”. Así empezaba el historiador del Arte Jesús Romero, el acto público del trabajo realizado por Cristina González en el trono de la Cruz de Jerusalén de la Cofradía de “Arriba” de Antequera.

Tras la presentación del Paño de la Verónica, el directivo Daniel Herrera dio paso a Romero Benítez quien se encargó de presentar el trabajo. Tras un saludo, pidió al hermano mayor de insignia de la Cruz de Jerusalén, José María Matas Alamilla, y a su camarera, Pilar Gallardo del Pino, que descubrieran el trono, que había sido colocado en el presbiterio, tapado con un damasco. Una fuerte ovación recibió al trabajo realizado por Artekira, empresa que regenta Cristina González Carbonero.

Una recuperación para un trono único en España
El historiador expuso que “estaba muy deteriorada y devaluada”, pero la cofradía que preside Antonio Cabello apostó por recuperarla, en unos tiempos donde “quieren renovar todo por lo de la globalización, ¿por qué no se hace uno nuevo porque éste está viejo?”. Pero se apostó desde un primer momento por mantenerla y ahora se recogen los frutos. “Nos encontramos con una pieza muy importante”.

Y es así por su carácter histórico, realizada entre 1860 y 1875 y por el simbólico de ser un trono que procesiona con las cinco llagas de Cristo en las cinco cruces recogidas en este trono único que no se procesiona uno igual en España. Lo define como un estilo historicista, eclecticista con elementos del estilo imperio francés y otros sacados del vocabulario del barroco sevillano.

Atribuye su realización a los talleres de los Astorga, con Gumersindo Jiménez Astorga y Gabriel de Astorga y Miranda, quien realizara la imagen del Cirineo del Nazareno en 1876. Lo haría encargado por un devoto, ya que no consta su encargo en los archivos de la cofradía.

El trabajo ha consistido en restaurar la parte original y remodelar la canastilla que se le añadió con la ampliación de andas hace 40 años. Para ello, Bartolomé García Pérez ha tallado la base en madera, dorada en oro fino por Cristina González. Además, la graduada en Historia del Arte, especializada en Conservación, Restauración e Interpretación Patrimonial, ha conservado el poco oro original que quedaba y recuperado todo el perdido con la misma calidad de oro y aplicando la misma técnica.

Todo con un trabajo de carpintería de consolidación y renovación de la tornillería por parte de José Portillo Castillo, contando en todo momento por el asesoramiento tanto del propio Jesús Romero como del padre de Cristina, Francisco González Rodríguez. Para terminar, llamó a la propia Cristina para que recibiera la ovación del público, reconociendo su trabajo que ha conseguido recuperar un trono que respalda el estilo propio antequerano.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes