domingo 21 abril 2024
InicioCofradías1947: Se reorganiza la Cofradía del Consuelo en la Semana Santa de...

1947: Se reorganiza la Cofradía del Consuelo en la Semana Santa de Antequera

Tras 1943, Antequera vive la reorganización alterna de procesiones de las cofradías de los Dolores, Consuelo, Paz y Socorro, siendo en esta ocasión la de San Pedro y Jesús. Un año en el que la lluvia sorprende a ambas cofradías, sobre todo a la del Socorro por calle Cantareros.

El año 1947 es muy positivo para las cofradías, reorganizándose la Hermandad de Nuestra Señora del Consuelo “que ha ido por delante en el deseo de volver a la normalidad la vida de estas asociaciones religiosas interrumpida por las causas de todos conocidas”. También se promovieron las juntas provisionales en las cofradías del Socorro, Paz, Salud y Aguas y Dolores. “Las juntas provisionales tienen como misión la formalización de inventarios de los bienes de las Hermandades respectivas y presentación de nuevos Estatutos, reformados y adoptados a las disposiciones del Obispado en materia de Cofradías. Están facultadas, además, para organizar sus cultos solemnes y procesiones, con arreglo a lo que se dispone en el decreto del señor Obispo, que dicta asimismo normas especiales para la designación de los hermanos mayores de insignia”.

Desde que en 1943 se fundara la Agrupación de Cofradías se intenta cada año devolver a la Semana Santa sus procesiones históricas, aunque tuvo sus altibajos en los siguientes años. Un año en el que el Nazareno de Arriba era portada del Especial de Semana Santa, con 28 páginas y al precio de 2 pesetas. Entre las firmas de las mismas: el arcipreste José Carrasco, Miguel Rodríguez Lara, Antolín Gutiérrez, Esperanza (el pseudónimo de Isabel Lóepz Torres), Ángeles Gracia Navas, Rafael de la Linde, Francisco Santos Sánchez, Fray Santiago de Fuengirola, y cómo no, José Muñoz Burgos. 

 

 

 

Los directivos de las cofradías en funcionamiento en el año 1947

La Junta Directiva de la Agrupación de Cofradías tenía como presidente honorario y director espiritual, al arcipreste José Carrasco Panal. Presidente, al alcalde Francisco Ruiz Ortega. Vicepresidente, Manuel Cuadra Blázquez. Secretario, Francisco Gálvez Cuadra. Tesorero, Antonio Rojas Pérez. Cronista, José Muñoz Burgos. Vocales: Francisco Muñoz Checa, Jerónimo Santolalla Salguero, Ramón Sorzano Santolalla, Gonzalo Ruiz Ortega, Francisco Ruiz Burgos,Antonio Gálvez Cuadra, Manuel Blázquez de Lora, José Vergara Usátegui y Ramón Cabrera García. 

En San Pedro, la Cofradía del Cristo de la Misericordia y la Virgen del Consuelo. Presidente, Manuel Blázquez de Lora; vicepresidente, Francisco González Guerrero; mayordomo, Carlos Lería Báxter; tesorero,  José Puche Aragüez; secretario, Antonio Martín Álvarez; y vocales, Gustavo Miranda Roldán y José Villalón Gallardo. 

Del Cristo de la Misericordia era camarera, Remedios Jiménez Campos de Vergara; hermano mayor de insignia, Rafael Tortosa Alarcón. Celadores, José Durán Frías, Pedro González Bermúdez y Pedro González Aragón. Campanillero de orden, Sebastián Vergara del Pino. “Llevan este hermoso «paso» veinte y seis hermanos, y le preceden cincuenta penitentes, de morado”. 

En la Virgen del Consuelo era camarera, Rosario del Pino Navarro de García; hermano mayor de insignia, Antonio García Cabello. Celadores, Rafael del Pino Paradas, José Villalón Ramírez y Juan Antonio Espinosa Zavala. Campanillero de orden, Antonio Cantos Daza. Campanillero de lujo, Pepe Puche Vergara. “El «paso» de esta bellísima imagen de la Virgen es llevado por treinta y dos hermanos y acompañado por cincuenta penitentes con vestidura negra”. 

En la iglesia de Jesús la Archicofradía de la Santa Cruz en Jerusalén y Nuestra Señora del Socorro.  Era presidente, Jerónimo Santolalla Salguero; vicepresidente, Francisco Muñoz Checa; secretario, Gonzalo Ruiz Ortega; tesorero, Carlos Mantilla Mantilla; vocales: Jerónimo Moreno Jiménez, Francisco Ruiz Burgos y Manuel Blázquez de Lora. 

En la Santa Cruz de Jerusalén era camarera, Carmen Bellido, viuda de Cuadra; hermano mayor de insignia, Francisco Ruiz Burgos. Celadores, Santiago Pérez Palma y José María Moreno Rojas. Campanilleros de orden, Rafael Jiménez Blázquez y José Laude Álvarez. 

Jesús Nazareno ayudado por el Cirineo. Camarera, Dolores Bellido Lara de Santolalla; hermano mayor de insignia, Pedro Ruiz Rojas. Celadores, Pedro González Aragón; campanillero de orden,  José Casaus Alvarez. 

Virgen del Socorro. Camarera, María Teresa Rojas Sarrailler de Jiménez; hermano mayor de insignia, José Rosales García. Celadores, Juan Álvarez Sorzano, Joaquín Moreno Laude y Manuel Rosales Laude. Campanilleros de orden, Juan Espinosa Zavala, Francisco de las Heras Espinosa y Francisco Rosales Laude. 

“Llevan el primer «paso» dieciocho hermanos, acompañados de treinta penitentes de vestidura roja; el segundo, veintiocho hermanos, con cuarenta penitentes de morado; y el tercero, treinta y seis hermanos y cien penitentes con túnica y capirote negros. Los cargos de los tres «pasos» llevan capa blanca, y en la procesión figuran maceros, tarjetas, estandartes, etc., de gran valor artístico”.  

1944 misericordia EspecialSS2022

 

 

Oficios con el Ayuntamiento presente y Vía Crucis a mediodía del Viernes Santo

La fecha de la Semana Santa de 1947 fue del 30 de marzo al 6 de abril. Con “Solemnidad de la Semana Santa” se titula cómo fueron las fiestas en las que “se celebraron los cultos y procesiones con gran brillantez”.  Fue “con animación y brillantez, tanto en los cultos anunciados como en las procesiones. Todos los actos verificados en las iglesias han tenido gran concurrencia de fieles, y las dos procesiones se han visto rodeadas de la multitud, que les ha dado calor de entusiasmo, demostración del real fervor que el pueblo antequerano siente por sus imágenes veneradas. El tiempo, tan inseguro y propicio a la lluvia, impidió la procesión de las palmas y ha deslucido a última hora la del Viernes Santo, causando unos lamentables daños a la Archicofradía de “Arriba”, que confiamos no sean de importancia, porque siempre sería sensible el deterioro de túnicas y de ricos ornamentos, tan costosos y difíciles de reparar o sustituir hoy día”.  Termina la crónica con el deseo: “Esperemos que para otro año podamos tener la satisfacción de ver en la calle a todas nuestras ricas Cofradías, para que nuestras fiestas tengan la importancia que deben y de la que pudimos congratularnos en años anteriores”. 

El Domingo de Ramos tuvo lugar “los actos religiosos de costumbre en todas las iglesias de la ciudad. En San Sebastián se efectuó la bendición y procesión de las palmas y olivas, que por la lluvia no pudo salir a la calle. Asistieron el alcalde, comandante militar y otras autoridades y representaciones, así como las asociaciones de la parroquia, celebrándose después la misa con Pasión cantada”. El Jueves Santo se celebraron los Divinos Oficios con asistencia del Ayuntamiento, presidiendo  el alcalde, Francisco Ruiz Ortega; el comandante militar, Leopoldo Góméz Hortigüela; juez de Instrucción, Miguel Quijano Martínez; capitán de la Guardia Civil, Antonio Florido García; jefe de Policía, Juan González de Lara Revilla; tenientes de alcalde Alfonso González Guerrero, Francisco de P. Robledo, Ramón Sorzano y Baldomero Bellido; concejales Francisco Ruiz Burgos y Carlos Lería; capellán municipal y párroco de San Miguel, Antonio Mochón; secretario del Ayuntamiento, Rafael Pérez Écija; secretario de la Alcaldía, Gonzalo Ruiz Ortega; notario, Rafael Jiménez Vida; Manuel Chaves, por el Instituto, y otras representaciones, así como numerosos miembros de la Hermandad Sacramental, Apostolado, Adoración Nocturna, Conferencias de San Vicente de Paúl, de las cuatro ramas de Acción Católica y demás asociaciones de la parroquia, actuando el coro de las Juventudes de Acción Católica y oficiando el vicario José Carrasco Panal ayudado por Pedro Pozo y Carlos Martín, carmelita. “La Comunión fue numerosísima y después se celebró la procesión hasta el Monumento, recibiendo las llaves del Arca Santa el vicario, el alcalde y el hermano mayor de la Sacramental, don Francisco González Guerrero”. Los Oficios del Viernes Santo se verificaron “con la misma solemnidad y parecida concurrencia de fieles”. En las parroquias de San Pedro, San Miguel, y Santa María (iglesia del Carmen), tuvieron lugar los Oficios ambos días, con numerosísima asistencia de feligreses, participando en las funciones las respectivas Juventudes de Acción Católica, Hermandades Sacramentales, “y lo mismo puede decirse de las demás iglesias, especialmente en Capuchinos han estado muy concurridos los Oficios y el sermón de las Siete Palabras, predicado por padres de la Comunidad en la tarde del Viernes”. 

También a las tres de la tarde salió de San Sebastián el Vía crucis de penitencia organizado por la Juventud de Acción Católica, formándose dos largas filas de devotos dirigidos por el vicario. “En cabeza era llevada a hombros una hermosa imagen del Crucificado, ante la cual se rezaban las estaciones del Vía crucis. La procesión recorrió las calles de Estepa, Tercia, Cantareros, Lucena y Estepa, cantándose con fervor y resultando con ello el acto muy piadoso y edificante”. 

La procesión del Consuelo con donativos a los pobres de los barrios próximos

A las siete de la tarde “del jueves y en la casa del mayordomo de la Cofradía, se reunieron los invitados y cofrades del Consuelo. Los señores de Lería (don Carlos) atendieron y obsequiaron a todos con esplendidez. Se formó la comitiva en la calle de Santa Clara, desde donde partió por la de Duranes y Lucena hasta la iglesia de San Pedro. De ésta salieron poco después de las ocho los «pasos” del Santísimo Cristo de la Misericordia y Ntra. Sra. del Consuelo. El primero es sin duda admirable, no ya por la escultura del Crucificado, sino por el conjunto que ofrece la Cruz severa sobre que va enclavado y el trono, reformado hace dos años y en éste mejorado al dorarle. El de la Virgen también ha sido nuevamente decorado y lucía preciosos ramos de claveles y otras flores blancas. Es un “paso» muy bonito y que mejorará aún más con las reformas que proyectan sus entusiastas cofrades”.

Estos tuvieron “el plausible acuerdo de distribuir un cuantioso donativo entre las familias pobres de los barrios de Santiago y San Pedro el mismo día de la salida procesional, para que todos participaran de la alegría de la fiesta y se acuerden de su Virgen. También y para fomento de la Cofradía llevaron a cabo el acuerdo de que para tomar para la procesión como penitentes, habían de inscribirse todos como hermanos por módica cuota, que les da derecho a la túnica mientras lo sean. La procesión recorrió el itinerario señalado con buen orden, siendo presenciado su paso por infinidad de gente. Una ligera lluvia amenazó con deslucir el desfile, cuando se hallaba la procesión en calle Cantareros, pero afortunadamente la alarma fue de corta duración”. 

En la Cruz Blanca, “invadida por la multitud, se desbordó el entusiasmo de todos, cantándose saetas y vitoreándose a las imágenes, sobre todo al regresar éstas para dirigirse a la iglesia”. Acompañando al guión con el hermano mayor de la Cofradía, Manuel Blázquez de Lora; el mayordomo Carlos Lería Báxter; directivos y cofrades José Puche, José Vergara, Antonio Martín, José Villalón, José Hidalgo, José de la Cámara, Francisco Cantos; el presidente de la Hermandad de Servitas Antonio Rojas Pérez; superiores de los Carmelitas, Trinitarios, Capuchinos y Hermanos de las Escuelas Cristianas. Llamaron la atención “los niños Pepe Puche Vergara, que vestía de campanillero de lujo; Antonio García Jiménez, de celador y José Caros del Pino Rubio,de campanillero de orden”.

1947 especialsemanasanta EspecialSS2022

 

La lluvia sorprende a la Cofradía del Socorro en plena calle Cantareros

La comitiva de la procesión de “Arriba” se formó ese año de 1947 en el Ayuntamiento, “desde donde salió por la puerta de calle de la Tercia, a las cinco, dirigiéndose por la calle de Cantareros y Estepa a la plaza de San Sebastián. La salida de los «pasos» de Jesús tuvo lugar a las seis, sin que fuera de presumir la lluvia que después se produjo, pues el cielo aparecía con pocas nubes y corría un aire norteño y frío. La procesión se organizó en la calle de la Encarnación y transcurrió con muy buen orden y más ligera que otras veces por la Calzada y calles Diego Ponce y Cantareros, que estaban llenas completamente de público en las aceras, bocas de calle y balcones, admirando todos la riqueza y lujo de los «pasos» y sobre todo el de la venerada Virgen del Socorro”.

En el guión se alternaron el alcalde, Francisco Ruiz Ortega; el juez, Miguel Quijano; los sacerdotes Dionisio Nogales y Pedro Pozo; el vicario José Carrasco Panal; “y otros señores y religiosos acompañaban, invitados ‘por el presidente de la Archicofradía don Jerónimo Santolalla Salguero… Preciosamente ataviados de campanilleros iban los niños Gonzalito Ruiz Rojas, con la Cruz; Enrique Herrera León, con el Señor, y Manolo López Checa y Pepe Moreno Muñoz, con la Virgen”. 

Por desgracia, “ya en la calle de Cantareros empezó el aguacero, que se prolongó bastante rato, y dio lugar a que se desorganizara la procesión y se produjera la natural confusión y desorientación, ya que no era posible cubrir los “pasos” ni entrarlos en la iglesia de los Remedios, como se intentó hacer con el primero. Amainó la lluvia y en medio del mayor entusiasmo, alentándose a los hermanos porteadores de aquéllos, se hizo el desfile por calle Infante y plaza de San Sebastián, a paso ligero. La subida de las cuestas fue aún más impresionante que otros años. La multitud, sin temor a la posible caída de nueva lluvia, invadió aquéllas vitoreando a las imágenes, que pese a lo resbaladizo del suelo fueron subidas hasta el Portichuelo en un portentoso esfuerzo de los devotos hermanos, para los que hubo hasta aplausos”. 

Multitud de bengalas iluminaron el grandioso espectáculo, tan típico y lleno de emoción como siempre. En el Portichuelo y antes de entrar la Santísima Virgen en el templo, se cantaron muchas saetas y se dieron fervorosos vivas. Ojalá se recupere el espíritu de 1947 con calles llenas de vecinos y el fervor durante todo el recorrido y el amplio cuerpo procesional. 

 

 

 ¡Busque el Especial de Semana Santa de Antequera de 2022! Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de abril de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes