martes 23 abril 2024
InicioReportajesLa iglesia barroca del exconvento de Madre de Dios (BIC) cerrada a...

La iglesia barroca del exconvento de Madre de Dios (BIC) cerrada a cal y canto durante más de quince años

La iglesia del exconvento de agustinas de Madre de Dios de Antequera está considerada como uno de los más destacados ejemplos del Barroco andaluz, siendo declarado todo el conjunto como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento el 14 de noviembre de 2006. La propuesta la hizo al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía la entonces consejera de Cultura, la antequerana Rosa Torres Ruiz. En el decreto de declaración como BIC se protegían todos los bienes vinculados (retablos, esculturas, pinturas y piezas de platería), incluyendo naturalmente la titular del templo, la magnífica escultura de la Virgen de Monteagudo (1748), obra realizada por el gran escultor José de Medina, autor asimismo de todas las imágenes que decoran el retablo mayor de la iglesia del Carmen de nuestra ciudad.

Con respecto a la iglesia de Madre de Dios de Antequera, hay que recordar lo escrito por el arquitecto e historiador Fernando Chueca Goitia, autor de todo el exterior de la catedral de la Almudena de Madrid y del edifico Gómez Serrano de calle Infante de Antequera, quien dijo que en el interior de la iglesia antequerana “nos invadía el embrujo oriental de la arquitectura española”. Por su parte, el profesor Antonio Bonet Correa definió a Madre de Dios “como una de las iglesias de monjas más bellas de España”.

Sin embargo, el templo de Madre de Dios de Monteagudo lleva más de quince años cerrado a cal y canto, sin que nadie de Antequera sepa cómo está el interior y los bienes vinculados de este BIC. Solo las agustinas de Sevilla entran y salen cuando quieren, hacen y deshacen a su libre albedrío, sin que a la administración autonómica competente en la materia –según la ley– les preocupe lo que pueda estar ocurriendo en el interior del Monumento. Ahora salta la noticia de buenas fuentes según la cual se han llevado a la clausura del convento de la Encarnación de Sevilla (Plaza Virgen de los Reyes) la mismísima imagen de la Virgen de Monteagudo. Algo de lo que no hay plena certeza por el oscurantismo que envuelve todo lo relacionado con este exconvento antequerano. Esperemos que no sea para introducirla en el mercado de arte. Hace cuatro o cinco años las clarisas del convento de los Ángeles (Vistillas) de Granada, que ya está cerrado, se deshicieron de una escultura de Santa Margarita de Cortona, obra de José de Mora, que apareció en un mercado de arte de Nueva York; se formó el escándalo porque salió en los medios informativos y el Ministerio de Cultura tuvo que intervenir. Hoy dicha obra de José de Mora está almacenada en el Museo de Bellas Artes de Granada (Palacio de Carlos V, en la Alhambra) a la espera de la decisión judicial. Algo que ocurrió por culpa de la opacidad de ciertas comunidades que saltándose la ley a la torera actúan como les parece.

En este punto no debemos olvidar como en 2005, estando ya incoado el expediente de la iglesia y convento de Madre de Dios para ser declarado BIC, las agustinas de Sevilla autorizaron a los frailes agustinos de Málaga a arrancar los marcos y las puertas, situadas a ambos lados de la reja del coro bajo de la iglesia antequerana, para incorporarlas al presbiterio de la iglesia de San Agustín de Málaga. Y allí siguen en Málaga esas dos magnificas piezas de la ebanistería barroca, con sus escudos tallados y sus incrustaciones de limoncillo, a pesar de los intentos realizados desde la Consejería de Cultura en 2008 para que fuesen devueltas a su lugar cuando se tuvo conocimiento de aquel expolio. La devolución se quiso hacer con la máxima discreción y el resultado fue que, al final, nada se hizo. Pero desde el punto de vista legal, las puertas barrocas de Madre de Dios, hoy en la iglesia de San Agustín de Málaga, siguen siendo parte del BIC antequerano.

Además, se da la circunstancia de no estar claro que la propiedad de la iglesia de Madre de Dios corresponda a la orden de las monjas agustinas de Sevilla, pudiendo ser en realidad la titularidad del obispado de Málaga. Cuando la Desamortización de Mendizábal de 1835, las iglesias conventuales de Antequera pasaron a propiedad del obispado, mientras que las casas conventuales salieron a pública subasta para ser adquiridas por particulares. Cuando algunas de las órdenes religiosas volvieron tuvieron que comprar sus antiguas casas conventuales, mientras que las iglesias les fueron cedidas “en uso” por el obispado. En época relativamente reciente, no hace más de veinte años, las monjas clarisas del convento de Belén consiguieron del obispado la propiedad de la iglesia, pero no parece que éste fuese también el caso de Madre de Dios.

Está claro que algo debería hacer la administración autonómica andaluza,que es la competente en materia de Patrimonio Histórico para estos casos. Salvo que el tema, al día de hoy,ya no interese a nadie. Y todo ello sin contar que la ley de Patrimonio Histórico de Andalucía obliga a los propietarios de los edificios protegidos como BIC a mostrarlos gratuitamente al público al menos un día a la semana o cuatro días al mes. Pero eso ya sería pedir peras al olmo.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes