lunes 24 junio 2024
InicioEditorialQue el Adviento mitigue las dos posturas de la vida de hoy

Que el Adviento mitigue las dos posturas de la vida de hoy

Si no fuera por el Adviento y la Navidad, no se celebrarían estas fiestas que tienen su origen religioso, pero que en muchas parcelas de nuestro día a día se están apagando, disipando, cambiando.Lo hacemos tras llevar un tiempo comprobando y analizando del radicalismo que se está instaurando. No es algo exclusivo de Antequera, ni de Andalucía o España, tal vez de todo el mundo; por lo que nos afecta.

Seguramente, en su familia, en su grupo de amigos, en el trabajo, en el colectivo al que pertenecen, en su vida social, personal y laboral, perciba que o estás conmigo o estás contra mí. Una postura que se hace cada vez más patente, algo que no ocurría tan extremadamente llevado a cabo, pero que así se está imponiendo.

¿Será porque ya no hay cuatro estaciones y pasamos del verano al invierno sin primavera ni otoño? ¿Será porque cada vez se piensa en uno mismo y no se piensa en la comunidad? Si me va bien, perfecto y no tengo por qué pensar en el otro.

¿Será porque se está rompiendo la estructura familiar de los abuelos como centro o la separación de parejas donde el hombre y la mujer crean su propia estructura individual con sus hijos y amigos por separado? ¿Será porque creemos controlar todo y vivimos creyendo que todo depende del botón, aplicación o pantalla del móvil?

Con el ánimo de mejorar y vivir mejor, hacemos un recorrido por la vida de finales del año 2022, por si nos sirve para reflexionar o mejorar, dejando a un lado esos dos puntos, dos frentes encontrados que se están imponiendo en nuestro día a día.

Quien sea padre o madre, ¿cuánto hace por su hijo en sus primeros años? La vida, alimentarle, pendiente de él, darle lo que necesite, estar a su lado en sus primeros pasos, en sus enfermedades. Cuando pasan los años, ¿devuelve el cariño recibido a sus padres cuando son mayores y lo necesitan?

Hermanos. Aunque siempre hay excepciones, ¿promueven esas reuniones familiares en casa de los abuelos como sus padres hicieron? Amigos. ¿Están detrás de la vida del otro, con el que creció, por si necesita de él algo? ¿O se olvida de aquellos años de juventud?

Así estaríamos en multitud de circunstancias. Pero tras la pandemia, ¿se nos han olvidado las personas que murieron solas, lo que hicieron esas personas que siguieron saliendo a la calle para darnos alimento o atención médica? ¿Se nos olvidó el abrazo virtual por no poder acompañarle cuando ni ellos mismo pudieron despedirse de su ser querido?

Creemos, entendemos, consideramos, que tenemos una memoria corta. Tendríamos que saborear, aprovechar, disfrutar de la vida porque en cualquier momento, se nos puede complicar y hasta desaparecer.

Por eso, ¿vale la pena esos enfrentamientos que creemos son innecesarios? Puedes ser de “Abajo” o de “Arriba” y no pelearte o dejarte de hablar con alguien y llevarte estupendamente. Se puede conseguir buscando el lado que nos une: el estilo antequerano. Ponemos el ejemplo cofrade por no poder el cultural, político o social…

Por ello, ¿servirá el espíritu de esta Navidad  para al menos llevarnos bien, aceptarnos tal y como somos y no promover lo de estar conmigo o contra mí? ¿Se podrá conseguir respetando que no todo es como creemos nosotros que es? De todos nosotros depende.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes