martes 23 julio 2024
InicioEducaciónDos antequeranos en la cima de la Ingeniería de Competición universitaria

Dos antequeranos en la cima de la Ingeniería de Competición universitaria

La Universidad de Málaga (UMA) se proclamó el pasado domingo 7 de octubre campeón del Torneo ‘Motostudent’ en su categoría ‘Eléctrica’, celebrado en Alcañiz (Teruel), contando con dos antequeranos en su equipo: Javier Cano Valle y Juan Carlos Artacho Márquez. Se trata de una competición internacional entre estudiantes de todo el mundo en la que se sumergen en un proyecto industrial real, diseñando y fabricando un prototipo de motocicleta de carreras, ya sea de gasolina o eléctrica.

 

Entre las 20 personas que componían el equipo de la Universidad de Málaga había dos antequeranos. Ellos son Javier Cano Valle y Juan Carlos Artacho Márquez, con quienes hemos hablado para que nos cuenten en primer persona esta experiencia.

Con el título de Ingeniero Industrial e Ingeniero Mecánico, respectivamente, bajo el brazo, ambos aseguran que ha sido una vivencia “espectacular” en la que, además de divertirse, han aprendido muchísimo: “En la carrera estudias algo teórico, pero aquí te das cuenta de cómo son las cosas de verdad. Se aprende muchísimo, practicas de todo y lo llevas a la realidad”, explica Javier.

Una victoria a base de trabajo y unión de equipo

La UMA tenía un presupuesto de 30.000 euros, uno de los más bajos de los 27 equipos que participaron en la categoría eléctrica. Como antítesis, los italianos contaban con una cuantía de 350.000 euros. “Los italianos no se lo creían. Tuvieron problemas mecánicos, tenían mucha presión por ganar, ya que tenían el apoyo de Ducati detrás… y eso les sobrepasó”, asegura Juan Carlos.

Ambos compañeros están de acuerdo en que el dinero no asegura el triunfo: “Al final, lo que más influye son las horas de trabajo y la unión del equipo. Nosotros íbamos a disfrutar de la experiencia y eso nos llevó al éxito”.

A pesar del gran resultado, los antequeranos reconocen que no esperaban ganar: “Nosotros sabíamos que la moto estaba bien hecha y que tenía potencial, pero teníamos que ver que no fallara nada”.

Estos dos ingenieros ya no olvidarán ese 7 de octubre de 2018: “Es inolvidable. Cuando nuestro piloto pasó por la meta fue locura total. Es un año de trabajo, días sin dormir, montando, diseñando, investigando”. Desde luego, ha merecido la pena. Está claro, Antequera también brilla en el ámbito de la ingeniería.

Más información, edición impresa sábado 20 de octubre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 

 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes