domingo 14 julio 2024
InicioOpinionesLa película perdida de Antequera: ‘Solange Du Lebst’

La película perdida de Antequera: ‘Solange Du Lebst’

Hace tiempo me propuse poner orden, sobre los rodajes realizados en el Torcal de Antequera, toda una maraña de fechas, títulos y “copia-pegas” de datos sin cotejar y lo peor publicados una y otra vez por periodistas y escritores con nula vocación de investigación y muy poco amor por la veracidad. 

Un breve apunte, la obra maestra del afamado director Roman Polanski “La Semilla del Diablo”, seguían dándola rodada en la Sierra del Torcal, por una errata en el libro de Manuel Romero “El Hombre y el Torcal”, cuando jamás Polanski piso tierras antequeranas, tan sencillo como ponerse a visionar la película y darse cuenta que no hay ni una sola toma realizada en el Torcal de Antequera y así multitud de ejemplos.

Aquel trabajo me llevó varios meses de investigación, tirando de hemerotecas, archivos digitales, pero sobre todo de personas mayores que habían trabajado en estos rodajes. Al final pude hacer una relación cronológica de las películas mayores y series rodadas en nuestro Torcal, la cual podéis encontrar en forma de artículo con el título de “Rodajes Torcaleños” en las páginas de este mismo periódico y con el mismo título, en un vídeo que podéis encontrar en mi canal de YouTube “Antequera Oculta”.

Durante mis entrevistas con personas mayores de nuestra ciudad que habían trabajado en dichos rodajes, siempre terminaba en una especie de “leyenda urbana” que todos me repetían, pero que ninguna de mis investigaciones llegaba hacerla realidad. Me hablaban de una película rodada en Antequera sobre la Guerra Civil, donde se fusilaron a las “fuerzas vivas” de la ciudad, donde las milicias republicanas, paseaban a sus anchas, ondeando la bandera del partido comunista por la Plaza de San Sebastián, en pleno corazón de Antequera y en plena dictadura franquista.

Cada vez que me referían alguna anécdota de esta película rodada en Antequera, más increíble y surrealista me parecía la historia. “Si Miguel Ángel así fue, es más, al cura lo fusilaron en el Arco de los Gigantes…”. Nadie me supo decir un título con claridad, un actor… Aunque todos coincidían que la película se rodó hacia los años 50 del pasado siglo y que se contrató a muchísimas personas de Antequera como figurantes para esta “película perdida”.

“Mientras Viva”, “Mientras yo Viva” y frases similares me daban por título de aquella película olvidada para unos y desconocida para la mayoría. Cada vez que intentaba buscar información sobre esta película, entraba en un callejón sin salida, aquellos títulos me derivaban hacía una película de 1946 que para nada tenía que ver con el argumento que me trasmitían los mayores de mi ciudad, qué en definitiva son la memoria oral de Antequera.

Una y otra vez chocaba con aquel muro, al final publiqué mis trabajos sobre los “Rodajes Torcaleños” y me intenté olvidar de aquella película, hasta que un correo electrónico que provenía desde Alemania me abrió la puerta que tanto había buscado. Aquel correo me daba las gracias por los vídeos de mi canal de YouTube y por acercar Antequera a un hijo de emigrantes que llevaba la ciudad de su padre en el corazón.

 

Reportajes Pelicula Perdida 02 23102021

El texto era muy escueto, pero lleno de intriga e ilusión para mí. “Miguel Ángel, he visionado tú último vídeo y tengo que decir que me ha gustado muchísimo, pero te falta una película que se rodó en Antequera”. Recuerdo quedarme varios minutos mirando y releyendo aquel correo y pidiendo que por favor se refiriera a aquella película perdida de la que tanto me hablaban los mayores de mi ciudad.

Después de varios intercambios de correos, todo empezaba a tomar forma y aquella película perdida comenzaba a tener verdaderos tintes de veracidad. Esta persona me pidió quedar por voluntad propia, en el anonimato y me hizo llegar una copia, que su padre visualizaba una y otra vez, cuando la añoranza por su Antequera lejana lo consumía.

Aquella noche inserté aquel DVD en mi ordenador personal y aunque la calidad no era la mejor y el audio no existía por un fallo de grabación, las imágenes me pusieron el corazón en un puño. En aquel metraje podía observar una Antequera totalmente desconocida, una Antequera cargada de historia, de localizaciones ya perdidas por el afán demoledor del urbanismo imparable.

Calles, barrios, zonas de Antequera, que podíamos ver en movimiento, vivas y en calidad cinematográfica. Estaba ante un verdadero incunable de la ciudad que me vio nacer, un documento único de la evolución arquitectónica y urbana de mi Antequera, un archivo histórico sin parangón alguno.

Aunque aquella copia no tenía la calidad óptima apropiada, si me dio numerosísimas pistas, año de producción, director, actores y por supuesto el título original de la película.¡Ahora sí!, me dije, ¡por fin te encontré! “Solange Du Lebst” es toda una superproducción alemana rodada al noventa por ciento en nuestra Antequera.

Una verdadera joya, un viaje en el tiempo hacia una Antequera llana, sin edificios altos a excepción de sus iglesias y casas palaciegas. ¿Cómo nadie había buscado antes este tesoro? Fue lo primero que me pregunté…

Imágenes fotográficas de archivos  privados y públicos de mediados de los años cincuenta teníamos en Antequera, pero imágenes en calidad cinematográfica de nuestra ciudad, de sus gentes, sus monumentos, sus calles… No teníamos nada.

Panorámicas de nuestra Antequera, con todo lujo de detalles, donde podemos visionar barrios como el de San Juan, Santiago, Vera Cruz… calles como la de Belén con su “Arco de Granada”, zonas monumentales como la antigua Real Colegiata de Santa María, el Portichuelo o la Plaza de San Sebastián, se nos ofrecían tal y cómo eran en el año 1955 y así sucesivamente por toda nuestra Antequera.

Aquellos días andaba nervioso y la angustia hacía mella en mí… tenía una verdadera joya en mis manos, una joya de Antequera y sus gentes. Hablé con familiares, amigos y todos me animaban a hacer pública esta película perdida.

Recuerdo hablar con el antiguo alcalde de Antequera Jesús Romero y comentarle el incunable que tenía en mi poder. Jesús, lleno de alegría y emoción, me contaba anécdotas sobre la película, que a su vez a él le había contado su madre.  Anécdotas como la del “Padre Pimienta”, un tendero de la Plaza de Abastos, que regentaba una tienda de especias y que fue elegido para encarnar el papel de sacerdote y cómo los días del rodaje se paseaba con la sotana puesta por las calles de Antequera o cómo la productora pidió que los extras contratados, vistiesen con ropas humildes y aquellos figurantes aparecieron vestidos con harapos sucios y deshilachados… y así numerosísimas anécdotas.

Quizá la historia del “Padre Pimienta” sea la más interesante de los extras contratados en la película. De nombre Segundo Calzada Cano y originario de La Mancha y de oficio guardia civil, que al estallar la Guerra Civil Española, se encuentra en zona republicana y por su forma de pensar y servir al prójimo, se niega a luchar en la guerra, desobedeciendo a los mandos y teniendo una actitud neutral. 

Cuando el conflicto termina, los vencedores lo castigan por no unirse al bando nacional y es licenciado con deshonor y obligado prácticamente a abandonar su tierra natal. En Antequera comienza una nueva vida, con un pequeño puesto de especias en la Plaza de Abastos y que anteriormente vendía de casa en casa con un pequeño carrito de mano. Un día estando sentado en un banco de la Plaza, se le acerca un productor alemán y un intérprete, para contratarlo en el papel de sacerdote, a la pregunta del por qué se fijan en él, el productor alemán le dice tajantemente “por su cara de buena persona y por su pelo blanco”. 

Segundo acepta la oferta y desde entonces se convierte para el pueblo de Antequera en el querido “Padre Pimienta”, apodo que le quedara para toda la vida. El destino o más bien la censura franquista jamás quiso que la película se estrenase en España, y el “Padre Pimienta” y toda Antequera jamás pudieron ver aquella película alemana rodada en nuestra ciudad. 

 

Reportajes Pelicula Perdida 03 23102021

 

 

El rodaje de la película en 1955 sobre la Guerra

Volvamos a la investigación. Lo primero fue poner en contexto el rodaje y cómo una película sobre la Guerra Civil Española y con una carga tan simbólica con el bando perdedor, se había podido rodar en plena dictadura.

¿Por qué se eligió Antequera? ¿Por qué nunca se estrenó la película? ¿Cómo se permitió ese argumento? Mil preguntas sin respuesta…

Una vez más los mayores de nuestra ciudad me darían las respuestas que no lo lograba obtener por mí mismo. Francisco Tobarias Luque, un vecino de calle Hornos de 90 años de  edad y que en 1955 se encontraba realizando el servicio militar obligatorio en Granada en el regimiento de Infantería Mecanizada “Córdoba N° 10”, con acuartelamiento en Granada. Por cierto uno de los regimientos más antiguos de España, creado por el Maestre de Campo Lope de Figueroa en 1566.

El amigo Paco cómo así gusta que lo llamen, me cuenta cómo estando realizando el servicio militar, se crea un gran revuelo en el cuartel, cuando hace acto de presencia una avanzadilla de la productora Alemana “EVA-Film GmbH” para contratar a toda una compañía de soldados, hablamos de unos cien soldados con sus mandos respectivos.

Dicha compañía rodaría las escenas del bombardeo por los aviones republicanos, hacia el ejército nacional, en las faldas de Sierra Nevada y las escenas de la entrada triunfal de las tropas nacionales en la ciudad de Antequera, para ser liberada del yugo marxista.

A la pregunta de cómo se pudo rodar está insólita película en Antequera, Paco me responde sin cortapisas: “Miguel por el dinero que traían los alemanes, diez millones de pesetas del año 1955. Con ese dinero se le dio carta blanca, no hay más…”.

Sin duda la respuesta respondía en parte a la gran pregunta: “Don dinero poderoso caballero”. ¿Pero hasta el punto de que en plena dictadura se dejará ondear la bandera de la hoz y el martillo, se gritara por una abarrotada Plaza de San Sebastián el grito de lucha republicano “UHP” (Uníos Hermanos Proletarios) aquel que las milicias republicanas gritaban antes de entrar en combate?

 “Pues sí, lo que la Guerra Civil no consiguió, una película alemana lo hizo realidad…”, apunta Paco, y me da otro detalle más: “El día del rodaje de esas escenas, fue un día de fiesta interior para muchos perdedores del bando republicano…”.

La cifra de entre 3.500 y 4.000 personas, que llenaron la Plaza de San Sebastián, el enclave más emblemático de la ciudad de Antequera, para poder ondear libremente las banderas republicanas y gritar sus proclamas, fue sin duda una victoria moral para aquellos vecinos con una ideología más de izquierdas.

Tengo que puntualizar, que esta película y su argumento, revolucionó aquella Antequera tranquila de los años 50, la Antequera de los vencedores, que durante algo más de un mes, vieron cómo las milicias republicanas de una forma ficticia tomaban Antequera.

En los cafés, en los bares, en las calles se volvía hablar de recuerdos prohibidos, de hazañas y avatares de la guerra… Como bien apunta la reseña sobre el rodaje de la película, publicado por “El Sol de Antequera” el 8 de mayo de 1955.

Paco sigue contándome cómo a cada soldado se le pagó 70 pesetas más la comida “…cuando grabábamos en exteriores, la comida era muy abundante, fiambres de primera calidad, pan del día y vino para todos los soldados…”.  “Y el mes largo que duró el rodaje en Antequera, comíamos caliente todos los días, en diferentes casas de huéspedes, más nuestras 70 pesetas diarias, todo un capital…”.

¿Si a cada soldado le pagaron 70 pesetas, cuánto le pagarían a los mandos, al Ayuntamiento por dejar rodar, a la Guardia Civil por intervenir en la película? Aquella España no difiere mucho a la actual, donde con dinero todo se compra…

El amigo Paco también me cuenta cómo a cada soldado se le contrató un seguro de vida y accidentes. “Por si acaso en las escenas de las explosiones ocurría una desgracia…”, añade con orgullo. Algo impensable en las producciones de hoy en día, donde con un bocadillo y un pequeño sueldo, las productoras pagan las largas jornadas de rodaje a los sacrificados extras.

En la película existe una escena muy real, el derribo del avión de la “Legión Cóndor” perteneciente a la Luftwaffe ( fuerza aérea alemana) por la aviación republicana y que el amigo Paco una vez más nos desvela como se llevó a cabo “para la escena del derribo del avión del capitán alemán, se contrató a uno de los mejores carpinteros de Granada, el cual realizó un trabajo increíble Miguel Ángel, construyó un esqueleto de madera, con las medidas exactas del avión alemán y lo forró con chapa fina. Después se lanzó desde lo alto de un terraplén que daba a un río fluvial, que por aquellas fechas tenía el cauce muy seco…”. 

Una muestra más del poderío de aquella producción alemana que no escatimó en medios. La escena es tan realista que es imposible distinguir entre un avión de atrezo o real. Otro dato de esta escena y de las palabras de Paco que no podemos obviar, es la afirmación que nos hace la película y la propia productora alemana, sobre la implicación de la Alemania Nazi en la Guerra Civil Española, hecho que hoy en día, todavía algunos negacionistas e historiadores siguen negando.

La prensa malagueña y local se hicieron eco del rodaje, con pequeñas notas de prensa, donde eran muy cuidadosos con la forma de presentar la información. De esta forma titulaban los artículos sobre la película: “Se están impresionando en Antequera escenas sobre la revolución española” o “En Antequera se rueda unos impresionantes episodios de la revolución Roja y la Guerra de Liberación Española”. Dicen que la historia la escriben los vencedores, pues aquí tenemos el ejemplo.

Esta película sin duda fue un lavado de cara para el régimen franquista, que pasó de ser un aliado de la Alemania nazi a convertirse en uno de los mayores aliados de los Estados Unidos en Europa, de hecho entre el año 1953 y 1955 se reanudan las relaciones entre los dos países y se llega a los acuerdos del llamado “Pacto de Madrid” y el 14 de diciembre de 1955 España ingresa en la ONU.

¿Casualidad o Causalidad? No hay que ser muy listos para leer entre líneas… Tengo que recordar que aunque en España la película fue censurada y nunca llegó a estrenarse por motivos obvios, en los demás países democráticos que intervinieron en la Segunda Guerra Mundial, en todos fue estrenada y anunciada como la España que lucha contra el comunismo.

 

Reportajes Pelicula Perdida 04 23102021

 

Un documento histórico por recoger la Antequera de 1955

Si nos olvidamos del argumento de la película y nos centramos en la calidad de imágenes de nuestra Antequera, estamos ante un verdadero documento histórico, donde podemos visionar el Cerro de Vera Cruz sin urbanizar, a excepción del depósito de agua municipal, el cual hace las veces de hospital en la película. Por primera vez tenemos imágenes de la cantera de Vera Cruz al completo, con todo su esplendor, de donde salieron los grandes bloques para el dolmen más grande del mundo, el dolmen de Menga. Otra localización muy curiosa, es el rodaje en la zona final de la calle Belén, donde podemos visionar el antiguo arbitrio de la Puerta de Granada y panorámicas del cerro San Cristóbal sin urbanizar, así como poder contemplar la Peña de los Enamorados desde esta misma zona, algo totalmente impensable hoy en día. O el testimonio cinematográfico de la desaparecida Ermita de la Virgen de la Cabeza construida sobre las ruinas de una antigua Rábita o Rápita de la Antaqira islámica.

Otras imágenes inéditas, son las panorámicas sobre el cerro de las Ánimas, hoy conocido como el pinar de Torre de Hacho, sin un solo pino de repoblación  y con la silueta soberbia de su torre vigía. Y qué decir de las panorámicas sobre la ladera del Torcal, una verdadera maravilla para los sentidos, sin el edificio del nacimiento de la Villa y con el entorno natural del Torcal y del Río de la Villa, sin la intervención de las a veces desafortunadas  manos del hombre.

El director encargado de llevar este proyecto, el austriaco Harald Reinl, un todoterreno de la industria cinematográfica  con más de setenta películas a sus espaldas y muy recordado por los extras que intervinieron en la película, ya que dio orden a los camarógrafos de hacer primeros planos a los figurantes o peliculeros como popularmente son conocidos. Una decisión que hay que agradecer, ya que podemos distinguir a multitud de antequeranos de todas las edades que intervinieron en la película.

La actriz principal Marianne Koch, toda una estrella del cine de los años 50 y 60 del pasado siglo, con más de sesenta y cinco películas a sus espaldas, tuvo numerosos papeles en Hollywood junto a estrellas de la categoría de Gregory Peck o Clint Eastwood. Terminó su carrera como presentadora de televisión en su país natal, Alemania, y pasado un tiempo se alejó de los focos, para dedicarse a su verdadera pasión: la medicina.

El actor principal Adrian Hoven, apareció en más de cien películas entre 1947 y 1981, toda una estrella del cine europeo del pasado siglo, productor y director con multitud de premios en su carrera.

Entre los actores secundarios podemos destacar a Karin Dor, la joven que muere asesinada bajo las ruedas de un camión republicano. Su carrera como actriz a partir de esta película, la llevó hasta el estrellato, alcanzando la fama con  papeles en películas del mítico director Alfred Hitchcock y llegó a actuar en películas de James Bond. También tenemos que destacar la interpretación del malogrado actor español Luis Rodríguez Arroyo, en el papel de capitán del ejército nacional. Realizó multitud de papeles como el eterno galán del cine español, hasta que el 4 de noviembre de 1956 a la temprana edad de 40 años falleció de forma repentina, cayendo en el más absoluto de los olvidos. Su último trabajo: la película perdida de Antequera.

Solange Du Lebst no fue una película menor, ni mucho menos. Fue toda una superproducción de la industria cinematográfica alemana y un regalo histórico para la ciudad de Antequera.

Se contrataron cientos y cientos de extras, los cuales recibieron un sueldo digno y un vale de comida por cada día de interpretación, alquilaron toda la flota de camiones de la empresa antequerana Trasportes Campos, “los campitos” como popularmente se les conocía, llenaron durante más de un mes todas las casas de huéspedes, hostales y hoteles de Antequera, se contrataron los servicios de la Guardia Civil, de mozos, electricistas, operarios… la prensa local llego a publicar una nota en la que decía “en Antequera está lloviendo maná..”.

Las cifras de las cuantías económicas, que la productora alemana dejó en Antequera, son muy difíciles de cuantificar. Pero os dejo solo un dato que publicaba en mayo de 1955 El Sol de Antequera, “en solo una semana de rodaje los alemanes han dejado en nuestra ciudad más de medio millón de pesetas”.

No quiero terminar este artículo sin agradecer públicamente la colaboración de Chema Lebrón por su asesoramiento y ayuda incondicional para hacer posible la publicación en mi canal de YouTube, de “La película perdida de Antequera”. Así como los consejos de Ramón López Reina y Craig Stuart. Mi último deseo para este incunable, sería verlo doblado al castellano y con el estreno público que jamás tuvo en Antequera.

Y cómo no, reproducimos lo que el recordado Ángel Guerrero escribía en estas páginas: “3 de mayo. Comienza en el Cerro de la Cruz el rodaje de una película alemana sobre la Revolución Española. Tuvo un pequeño pero brillante papel, la joven antequerana María Palomo”.

Sinceramente creo, que sería el regalo más bonito para los extras y sus familiares, que intervinieron en esta película. Hoy ya son ancianos y muchos ya han fallecido, pero sus familiares estarían siempre agradecidos a nuestro Ayuntamiento.

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de octubre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes