martes 27 febrero 2024
InicioServiciosEsquelasEl Señor llama a Manuel Grau: militar, belenista, pero sobre todo esposo,...

El Señor llama a Manuel Grau: militar, belenista, pero sobre todo esposo, padre y abuelo

Antequera despierta este sábado 29 de agosto con la triste noticia del fallecimiento de don Manuel Grau Martín, quien con 81 años nos ha dejado en la Residencia de San Juan de Dios de la ciudad, donde estaba atendido en los últimos meses tras padecer un empeoramiento en su salud.

Granadino de nacimiento, militar de profesión, pero enamorado de Antequera. Se casó con María del Carmen Lebrón Pérez, con quien tuvo cinco hijos: María del Carmen, Silvia, Manuel, Alejandro y Germán. 

Teniente coronel de ingenieros y zapadores del Ejército de Tierra hacía sus galas en los actos policiales y en procesiones, teniendo gran relación con la Esclavitud de los Remedios, siendo además uno de los que intentó reorganizar la Cofradía de la Humildad y promotor, junto a Antonio Bracho, de la Hermandad de los Belenistas.

La pasada Navidad, justo después del Día del Nacimiento del Señor y tras montas su Belén en Santa Clara, sufrió una dolencia que mermó su estado de salud, precisando ser hospitalizado hasta que se trasladó a la Residencia de San Juan de Dios, donde nos dejó esta noche.

Manuel Grau es un destacado personaje de nuestra Antequera de los últimos años, recibiendo «El Efebo de Antequera» en 2017. A pesar de nacer en Granada y tener varios destinos militares (Zaragoza, Granada y Málaga), su vinculación con Antequera comenzó a los 9 años en una visita con su padre, donde casualmente conoció a una niña de 2 años, que 16 años después fue su mujer. Cuestión de fechas. Su corazón, por tanto, sintió la pasión de esta ciudad.

En sus años en Málaga, ya era conocido por los grandes belenes que hacía en su casa, y desde hace 16 años, siempre ha sido el encargado de realizar el Belén Municipal de Antequera, con esos homenajes a nuestros monumentos, plazas y calles entre San Juan de Dios y Santa Clara. Difícil tarea la de este año reemplazar su Belén.

El mundo de los Nacimientos fue su última labor en nuestra ciudad cuando junto al también recordado Antonio Bracho “se me ocurrió organizar la Hermandad de Gloria del Nacimiento, con el fin de fomentar la cuestión cultural y las raíces tan nuestras como son el montaje de Belenes”, nos decía en una de las entrevistas que le realizamos.

“No es complicado ni difícil. Cualquier rincón que cojas de Antequera, ya de por sí es un Belén. Por ejemplo, estoy muy satisfecho este año con el Belén que se ha montado”. Siempre buscaba superarse y lo conseguía.

Su familia era en realidad su fin y pasión, junto a su mujer, sus hijos, sus otros «hijos»: Francisco, Jesús, Gracia y Patricia; y, cómo no, sus nietos: Alejandro, Cristina, Silvia, Antonio Jesús, Alejandro y Antonio. ¡Lo que disfrutó desde la distancia, poder saber que su pequeño Alejandro pudo hacer antes su Primera Comunión a finales de julio, llevando una de sus gorras militares.

Descanse en paz un buen hombre, pero sobre todo un gran esposo, bondadoso padre y feliz abuelo. Allá arriba, tendrán tanto trabajo con el coronavirus, que San Francisco de Asís le habrá encargado a Antonio Bracho que prepare el gran Belén de esta Navidad que se presenta complicada, y le pidió que subiera a ayudarle Manolo Grau, quien a pesar de dejar a su familia aquí en la tierra, ya habrá empezado a dar ideas para que la estrella de Navidad de este año, anuncie más que nunca, que hay esperanza para superar la pandemia.

Será el deseo que todos pidamos al Niño Dios, los regalos más preciados de los Reyes, recogidos todos en ese Belén que montaremos teniendo en cuenta a uno de sus defensores en nuestra ciudad: Manuel Grau, que se une a tantos padres, abuelos, tíos… que se marchan de nuestras vidas con sus tradiciones y formas de entender la vida y que nosotros estamos llamados a mantenerlas.

El velatorio es en el Tanatorio de Antequera, en la sala 1 y será despedido este domingo 30 de agosto a las 11 horas de la mañana en la iglesia parroquial de La Trinidad, al lado de donde vivía en la calle de La Vega.

«Si muero, dejad el balcón abierto. El niño come naranjas (desde mi balcón lo veo). El segador siega el trigo (desde mi balcón lo siento). ¡Si muero, dejad el balcón abierto! Que los belenes del cielo han encendido sus luces para recibir a nuestro abuelo (tus nietos). Siempre en nuestros corazones vivirás eternamente (tu familia). Palabras que le han dedicado tras su fallecimiento.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 5 de septiembre de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción). 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes