domingo 21 abril 2024
InicioCofradíasGabriel Robledo ofrece sentimiento y religiosidad en la presentación del paño de...

Gabriel Robledo ofrece sentimiento y religiosidad en la presentación del paño de la Verónica, pintado por Jesús Romero con dos guías de referencia: su padre y el Patrón de Antequera

La iglesia de Santa María de Jesús acogió este domingo 8 de marzo a las 12,30 horas la Presentación del Paño de la Verónica, a cargo del hermano mayor del Patrón de Antequera, el Señor de la Salud y de las Aguas, Gabriel Robledo López, que compartió en el 400 aniversario de la Cofradía del Socorro, su devoción, sentimiento y religiosidad bajo el amparo del Señor de la Salud y de las Aguas, una gran obra del artista e historiador Jesús Romero Benítez.

El directivo Daniel Herrera Checa condujo el acto que comenzó con un concierto de la Banda de Música Villa de Otura, donde interpretaron las marchas: ‘Nuestro Padre Jesús’, ‘Jerusalén’, ‘Tras la Virgen Coronada’ y ‘Socorro, Reina del Portichuelo’. Tras ello, Herrera dio paso a presentar el estreno de la nueva marcha ‘Madre del Cielo’, de Genaro Peralta Calero que la banda de Otura ha regalado a la Cofradía de Arriba.

Tras el agradecimiento a la banda, su directiva y compositor de la misma, Herrera le cedió la palabra al presentador del pasado año, Lorenzo Corado Pérez, quien hizo un repaso por la vida cofrade de Gabriel Robledo.

 

A continuación, llegó el momento en el que Robledo cogió su sitio en el atril y tras unas bellas palabras a los titulares de la Cofradía del Socorro, recordando cuando el hermano mayor Antonio Cabello se lo propuso: «Era veinticinco de diciembre, acababa de terminar la Misa Parroquial en la iglesia de San Juan y entre los que formamos esa gran feligresía que magistralmente ha sabido ir formando nuestro querido párroco Tomás, intercambiábamos los habituales saludos navideños. Cuando Antonio Cabello y yo acabábamos de desearnos una Feliz Navidad, él va y me dice, así de repente; sin más: hemos pensado en ti para que presentes el Paño de la Verónica. Me quedé callado. No sé si mucho rato o no. Y respondí que sí. No iba a negarle a la Madre del Socorro, a su Hijo Nazareno y a mis hermanos archicofrades lo que me pedía nuestro Hermano Mayor”.

Y compartió con todos los presentes. «Vengo aferrado a dos manos que hoy y siempre me guían hasta este templo: Una la de mi padre, de quien recogí el testigo cofrade en la nómina de esta Archicofradía. La otra, la de mi Cristo y Guía de la Salud y de las Aguas, Ése que cuando llego a su Capilla y le miro, veo que con su mano derecha me señala el retrato, que como un buen hijo, tiene de su Madre del Socorro en el arco de entrada».

Seguidamente, Robledo recordó dos efemérides importantes para él con un nexo de unión entre el Señor de la Salud y de las Aguas y la Cofradía del Socorro, una la entrada del Patrón de Antequera al templo durante su procesión en 1983 y otra en 1997 cuando tuvo que salir desde Santa María por las obras de su templo de San Juan, así como cuando la Cofradía del Socorro acogió al Patrón de la ciudad en la última etapa de dichas obras. 

Antes de desvelar la obra, habló del autor, el historiador antequerano, Jesús Romero Benítez: «Su conocimiento, amor y entrega por el Patrimonio de nuestra ciudad le desborda. Y su disposición para aportar su valía en cuanto a ello se refiere creo que es sabida y contrastada. Labor toda ésta conocida y muy reconocida a nivel personal por los antequeranos pero que adolece de un reconocimiento oficial que considero, confío y solicito no debe quedar para generaciones futuras» y cuyas palabras concluyeron con los aplausos del público que se dio cita en la iglesia de Santa María de Jesús.

 

 

Robledo describió el paño explicando: «El tratamiento de los ojos ha sido estudiado y trabajado para que a esa mirada te interpele e interrogue… Mantiene los rasgos originales de nariz, barbilla, pelo, o cuello, mas nos lo presenta y configura en un rostro que ha querido alejar de una fidedigna y realista representación del original, todo en aras a que pueda establecerse un diálogo buscado con el espectador centrado en esa mirada. Si algo ha de definir una obra religiosa para darle su verdadera dimensión es que tenga “Unción Sagrada”; el elemento o principio que suscite a la oración como fin primordial del icono».

Para terminar, y como no podía ser de otra manera, Robledo dedicó un verso a la Virgen del Socorro en forma de ruego: «¡Quién si no en mi amor!, ¡Quién si no en mi plegaria!, Tú, divina candelaria; Luz, verdad y flor. ¡Quién si no en mi dolor!, ¡Y en mi noche solitaria!, Tú, fulgor y luminaria, Amparo y refugio mejor. Y aunque Dios a ti te encumbra, Mi alma rauda vislumbra, Y lanza Señora mi ruego, Pues tu rostro todo lo alumbra, Que hasta la luz haces penumbra, Socorro…, Reina del Portichuelo».

Muy aplaudida la presentación del hermano mayor del Patrón de Antequera, quien junto a su esposa, recibió de la Cofradía del Socorro, unos detalles como agradecimiento. Para concluir el acto, la Banda de Música Villa de Otura volvió a interpretar la nueva marcha ‘Medre del Cielo’ y el himno nacional.

Más información, edición impresa sábado 14 de marzo de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes