domingo 24 septiembre 2023
InicioComercio y EmpresasManuel Gil Cañas: “Ha venido muy bien abrir la calle, hay bastante...

Manuel Gil Cañas: “Ha venido muy bien abrir la calle, hay bastante más ambiente”

Mucho ha llovido desde que Bar La Herradura abrió sus puertas en el año 1985 en calle Codo, ahora en pleno centro de la ciudad se preparan para recibir el verano que ya se nota con los primeros días fuertes de calor.

Su gerente, Manuel Gil Cañas, nos atiende entre tapas y cañas del mediodía cuando su bar casi se ha despedido de los desayunos, y comienzan a llegar los primeros pedidos del mediodía.

Tras las obras de calle Infante, es inevitable no preguntarle por cómo han sido para ellos y lo que supone ver la calle principal de Antequera con este nuevo aspecto: “Ha venido muy bien abrir la calle, hay bastante más ambiente, han sido unos años muy duros, dos de pandemia y uno de obra, lo hemos pasado regular, y ahora gracias a Dios, todo ha vuelto a su sitio y estamos muy contentos”.

Esta nueva zona había quedado con menos trasiego de gente, algo que se ha recuperado: “Se ve más gente paseando porque la calle invita a eso, es lo suyo. Pero como negocio, hasta que la gente no se anime y vayan abriendo más negocios, por ahí está más flojito”.
Y ahora, con la llegada del calor la terraza es uno de sus puntos fuertes y llamamiento para los clientes: “La terraza va de viento en popa, a partir de la semana que viene se abre también por las noches con las vacaciones de los niños, ya entonces será verano total”.

La adaptación a las tendencias actuales

El mantenerse abierto tras tantos años, tiene un misterio, y es que Bar La Herradura ha sabido adaptarse a los tiempos.

“Las tendencias, cambian, no es lo mismo si miramos un poco atrás, mis abuelos vivieron unas décadas, mis padres otras, nosotros otras y nuestros hijos otras, son décadas distintas donde van cambiando las formas de todo, desde pedir hasta el viajar, ahora se viaja, antes no. Antes se pedían unas clases de comidas, y la gente salía antes a comer calamares y ahora es a comer bocadillos, es normal; la vida va cambiando, tenemos que adaptarnos a lo que hay”.

Eso lo saben a la perfección: “La Herradura se ha ido adaptando a esos tiempos, los bocadillos soy yo casi quien los inventé aquí en Antequera”, y por un momento nos vemos entrar en aquel bar con la pandilla de amigos a tomarnos unos bocadillos que eran lo más moderno que había en el momento.

Los tiempos cambian, como muy bien señala Manuel Gil, pero lo auténtico permanece, y si Bar La Herradura nos lleva acompañando tanto tiempo es que ha sabido conservar su esencia para Antequera.

NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes