lunes 4 marzo 2024
InicioServiciosEsquelasSe nos fue doña Socorro González Fernández, mujer muy conocida y querida...

Se nos fue doña Socorro González Fernández, mujer muy conocida y querida por su familia de Rico

El pasado viernes 6 de octubre, entregó su alma a Dios, doña Socorro González Fernández, Corrini de Panadería y Confitería Rico. Esposa de Pepe Rico, madre de Carmen María, Verónica y José Luis. Hermana, abuela, tía y amiga de su familia y de tantas y tantas familias que durante tantos años han tenido en el obrador de calle Merecillas, un lugar de encuentro, de compartir su día a día.

Pasar esa tarde, al día siguiente y durante esta semana por calle Merecillas, era pensar en ella, en tantos y tantos momentos en compartir un saludo, la pregunta de cómo estaban nuestros padres, nuestros hijos, nuestra familia, mientras nos llevábamos el pan, ese dulce o encargábamos la tarta de ese día tan feliz.

Como madre que era, sus niños eran lo primero, lo más grande. Junto a su marido llevaron tantos y tantos años, el negocio familiar, de día y de noche, más allá del aguante físico de un trabajo tan sacrificado como es el de la panadería. Y era capaz de de llevarlo todo para adelante, como sólo lo son capaces de hacer las madres y abuelas.

Pasaban los años, los hijos les daban el regalo de los nietos y ella, junto a su marido, tenían otro aliciente más para seguir mirando para adelante. Su corazón se sentía de cerca, con su forma de mirarte y de desearte lo mejor.

Tantos años trabajando, tanta faena, tantos obstáculos y ya jubilada, se le fueron presentando problemas en su salud. Hablamos por última vez en las pasadas elecciones, cuando fue a votar con los suyos. Antes que te diera tiempo a preguntar por cómo estaba, ella se adelantaba y era quien se preocupaba por ti.

La vida es una constante de buenas y malas noticias. Y el pasado viernes, recibimos una mala, la pérdida de Corrini, como se le conocía entre sus más próximos. Estos días, al pasar por calle Merecillas, ha sido la primera vez que no nos fijamos en el olor del pan o del horno… nos llega el recuerdo de una mujer trabajadora, entregada a los suyos, que con su mirada, sabía qué te pasaba y con una sonrisa, aliviaba tus inquietudes.

Que la Virgen del Socorro siga protegiendo a los suyos y que ellos mantengan su forma de ser y de vivir.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel.
¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción)
 
NOTICIAS RELACIONADAS

Más recientes